Sociedad
La valiosa “Lechuga” que viaj√≥ en primera clase desde Colombia a Madrid
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Casi 1.500 esmeraldas y unas 200 piedras preciosas adicionales engarzadas en ocho kilos de oro finamente trabajado: conocida popularmente como ‘La Lechuga’, la custodia de la iglesia de San Ignacio de Bogot√° sali√≥ por primera vez de Colombia entre fuertes medidas de seguridad para ser expuesta en Madrid.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en visita de Estado a Espa√Īa, y el jefe del ejecutivo espa√Īol, Mariano Rajoy, fueron los encargados de inaugurar este martes la exhibici√≥n de este tesoro del arte barroco en el Museo del Prado en Madrid.

La exposici√≥n se enmarca en los cerca de 50 actos culturales organizados por el gobierno de Colombia en la capital espa√Īola, coincidiendo con su participaci√≥n como pa√≠s invitado en la feria de arte contempor√°neo ARCO, que Santos clausur√≥ el domingo.

Formada por 1.485 esmeraldas, un zafiro, 13 rub√≠es, 28 diamantes, 62 perlas barrocas y 168 amatistas, esta custodia, apodada ‘La Lechuga’ por su intenso color verde, “es la primera vez que sale de Colombia desde 1707 que se hizo”, explica a la AFP √Āngela P√©rez, subgerente cultural del Banco de la Rep√ļblica, propietario de la pieza.

Museo del Prado

Museo del Prado

Un fuerte dispositivo de protecci√≥n fue necesario para sacarla del museo de la instituci√≥n, donde se encontraba desde que en 1985 la compr√≥ a la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs, quien la hab√≠a encargado en el siglo XVIII al orfebre espa√Īol Jos√© Galaz para exponer la hostia consagrada a la adoraci√≥n de los fieles.

“Se fabric√≥ en Bogot√° y siempre ha estado en Bogot√°”, explica P√©rez, recordando que los jesuitas, expulsados varias veces del pa√≠s, la mantuvieron all√≠ escondida.

La obra, considerada una de las joyas religiosas m√°s ricas de Latinoam√©rica, viaj√≥ en una caja de seguridad, de metal y madera, “hecha especialmente para que ninguna de sus piezas se mueva ni un mil√≠metro”, subraya P√©rez.

“Cerrada con sellos de seguridad que s√≥lo pueden abrir los funcionarios del Banco de la Rep√ļblica”, la caja fue escoltada por la polic√≠a colombiana hasta el aeropuerto de Bogot√° donde embarc√≥ en la cabina preferencial de un vuelo comercial.

“Estaba sentada la caja en una silla de primera clase, con tres emisarios custodi√°ndola”, explica la responsable.

A su llegada a Madrid, fue transportada por la Guardia Civil espa√Īola hasta al Prado, donde se expondr√° hasta el 31 de mayo en una vitrina equipada con un dispositivo de seguridad que los responsables no quieren detallar.

Tasada en m√°s de dos millones de d√≥lares, “su valor art√≠stico e hist√≥rico es incalculable, eso no hay como ponerle precio”, afirma P√©rez.

Tendencias Ahora