Sociedad
La tendencia que apunta a recuperar el control del consumo propio
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Cosechar lechuga en el balcón, alimentarse con huevos de gallinas propias, cultivar hongos en casa o tener una colmena doméstica: la tendencia del momento es el autocultivo y la producción casera.

“Junto con la necesidad de los productos naturales apareci√≥ la necesidad de producirlos uno mismo, porque cuesta m√°s barato y garantiza su origen”, explica Xavier Terlet, de la consultor√≠a XTC, que participa en Par√≠s en el sal√≥n internacional de la alimentaci√≥n.

Seg√ļn una encuesta TNS Sofres, 43% de los franceses cultivan frutas, legumbres o hierbas arom√°ticas en casa y uno de cada diez tiene huevos producidos a domicilio.

Seg√ļn Pascale Grelot-Girard, que analiza los comportamientos de consumo para el instituto Sofres, el fen√≥meno est√° creciendo y est√° vinculado en parte a la p√©rdida de confianza en los productos de alimentaci√≥n.

Los gallineros urbanos est√°n de moda, sobre todo desde que las colectividades los subvencionan porque las gallinas ayudan a reciclar la basura.

La novedad es la tendencia de querer producir cada vez más productos, en cualquier rincón de la casa, en el balcón, junto a una ventana o en el interior de un apartamento.

Granjas verticales de interior

En Estados Unidos hay “windowfarms”, es decir minigranjas verticales de interior.

Concretamente, se trata de columnas de diez plantas (lechuga, hierbas arom√°ticas, fresas, etc) regadas con cuentagotas y colocadas cerca de la ventana.

Mediante un par de tijeras de podar se cortan √ļnicamente las hojas necesarias para hacer la ensalada, y se deja el resto para otra oportunidad. Una buena manera tambi√©n de luchar contra el despilfarro alimentario.

Tambi√©n hay ideas m√°s audaces: Philips desarroll√≥ por ejemplo “Urban Beehive”, una colmena dom√©stica de interior.

Con moderno dise√Īo en forma de gota, el panal cuelga de la ventana. Las abejas van y vienen a trav√©s de un peque√Īo t√ļnel perforado en el vidrio.

Los chicos pueden observar en transparencia la actividad de la colmena y los padres cosechar la miel. Por el momento, se trata apenas de un prototipo, pero anticipa modelos del futuro.

“Recuerdo que hace dos o tres a√Īos, se hablaba de acuarios para producir peces en casa. El autocultivo nunca permitir√° la autosuficiencia ni alimentar al mundo. Pero esta tendencia es interesante porque apunta a recuperar el sentido y el control del consumo propio”, observa Grelot Girard.

Y aunque por el momento se trata s√≥lo de una tendencia emergente, dentro de diez a√Īos podr√≠a redise√Īar el modelo econ√≥mico de algunos productos porque “los consumidores esperan de los industriales que nos ayuden a hacerlo bien”. Y hasta ahora, opina, “no van lo suficientemente lejos”.

El autocultivo es precisamente uno de los temas principales del gran Salón internacional de la alimentación (SIAL), que se abre este fin de semana en Villepinte, cerca de París, y que es una cita ineludible de los profesionales de la industria alimentaria.

Tendencias Ahora