Notas
Las curiosas observaciones del creador de “Pulseras Rojas” en su paso por Chile y Argentina
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La semana pasada, el escritor y guionista Albert Espinosa hizo un breve recorrido por el Cono Sur de Am√©rica, como parte de la promoci√≥n de “Pulseras Rojas”, su aclamada serie de televisi√≥n que en Chile es emitida en una versi√≥n local por TVN.

En ella se exploran las alegr√≠as y tristezas de un grupo de ni√Īos por un hospital, reflejo de las propias dolencias del catal√°n, quien fue diagnosticado de c√°ncer a los 13 a√Īos, sufriendo la amputaci√≥n de su pierna, un pulm√≥n y parte de su h√≠gado.

Esto no le ha impedido convertirse en un prol√≠fico artista, con 7 pel√≠culas a su haber y una veintena de programas de televisi√≥n, adem√°s de libros y obras de teatro que le han valido 6 premios audiovisuales en Espa√Īa.

Inquieto, Espinosa plasma sus experiencias también en su blog, donde este domingo dejó algunas breves notas sobre situaciones que le llamaron la atención durante su recorrido por Chile y Argentina.

“En los casinos de Chile, hay una sala guarder√≠a para dejar a los ni√Īos‚Ķ Curiosa la imagen de ni√Īos jugando observando a sus progenitores probando suerte con los juguetes de los adultos”, escribe.

Una mirada m√°s positiva es la que se llev√≥ de los trasandinos. “Tambi√©n en Argentina me llamo la atenci√≥n que todo el mundo se saluda con un beso en la mejilla‚Ķ Chicos a chicas, chicas a chicos y chicos a chicos‚Ķ No importa la edad‚Ķ Hay un cari√Īo f√≠sico diario incre√≠ble por la calle”, asegur√≥.

Sin embargo, no por ello dejó de asombrarse del ingenio de los argentinos a la hora de los celos.

“Una chica explicaba que llev√≥ a su novio delante de la casa de la posible amante y observ√≥ si se conectaba el m√≥vil al WiFi. Si se conectaba, es que √©l ten√≠a la contrase√Īa y la conoc√≠a. Es curioso que los sentimientos ocultos se hagan evidentes por una simple conexi√≥n a una red ajena. A veces esos m√≥viles son m√°s sinceros que la gente que los porta”, consgina.

“Quiz√° por ello, yo me quedo con ese afecto en forma de beso. Ojal√° lo exporten los argentinos a todo el planeta. Nos sobran manos, nos faltan besos”, sentencia Espinosa.

URL CORTA: http://rbb.cl/9bl7
Tendencias Ahora