Notas
Rafael Gumucio se elimina de Twitter y difunde dura carta donde compara a animalistas con Hitler
Publicado por: Gabriela Ulloa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El escritor Rafael Gumucio, autor de libros como “Comedia Nupcial” (2002), cerr√≥ su cuenta en Twitter tras perder la batalla contra decenas de animalistas que reprocharon un comentario suyo en torno a la tragedia de Valpara√≠so.

Todo comenz√≥ el domingo, cuando por medio de su cuenta en la red de microblogging Gumucio escribi√≥: “Algunos hipster fueron a salvar gatitos y perros mientras Valpara√≠so ard√≠a y miles de sus compatriotas luchaban por sus vidas #verguenzaajena‚ÄĚ.

Luego de apretar el bot√≥n ‘Twittear’, el artista fue objeto de un sinf√≠n de cr√≠ticas, insultos e incluso amenazas de parte de los cibernautas, gran parte de ellos animalistas, quienes condenaron sus dichos.

Ante esta situación, Gumucio decidió cerrar su cuenta en Twitter -donde contaba con cerca de 100 mil seguidores- y escribir una carta en el diario The Clinic, donde comparó a los defensores de los animales con el dictador alemán Adolfo Hitler.

A continuación, te dejamos con extractos de la carta:

“Esos twitter (sic) que se convierten en pasto de insultos de todo calibre siempre tienen que ver con la defensa de los animales. Dudo que la turba que me insulta a m√≠ y a mi familia, que me desean las muertes m√°s horribles sea un grupo coherente de fieles a una sola ideolog√≠a. Creo que muchos s√≥lo ejercen el extra√Īo placer de odiar a alguien m√°s conocido que ellos”.

“Amantes de los perros, gente que adora a sus gatos que no puede terminar una frase sin llamarte escoria, imb√©cil, aweonado, hijo de puta y pedir tu muerte en las m√°s horribles circunstancias. Unos pocos, muy pocos discuten lealmente y no pocas de sus razones tienen l√≥gica o demuestran al menos un buen coraz√≥n, la mayor√≠a, una mayor√≠a aplastante, una mayor√≠a aterrante insulta y sigue insultando hasta que pidas disculpas por no pensar como ellos”.

“No pensar como ellos es un crimen al que aplican inmediato castigo, haciendo tu vida virtual completamente imposible. Twitter, Facebook, la sensaci√≥n desagradable de que esa enorme masa que usa nombre generalmente de fantas√≠a, ha decretado que eres una basura inservible, que te est√° vigilando, que en cualquier momento va a terminar la tarea”.

“Toda crueldad contra ese contingente que no puede defenderse y en el nombre del que se puede decir y hacer cualquier cosa sin que pueda tampoco quejarse es inadmisible. El que quiera regular, controlar o s√≥lo hacer preguntas es tratado de asesino con la misma severidad con que Hitler sol√≠a fulminar a los invitados a su mesa que se atrev√≠an a comer carne”

“Me abstendr√© aqu√≠ de enumerar todas las filiaciones que ligan la filosof√≠a de Hitler con la de estos animalistas rabiosos. Me abstengo aqu√≠ a su m√©todo que es rigurosamente el mismo. La repetici√≥n de lemas, el insulto repetido, el asalto sin fin del otro deshumanizado, desnudado de toda dignidad y derecho para lanzar sobre √©l m√°s y m√°s palabras hirientes. Amantes de los animales que act√ļan siempre en jaur√≠as, que ladran m√°s de lo que muerden buscando un objetivo evidente y claro, el pensar dos veces si quieres meterte en el l√≠o de contestarle o cuestionarlo. No de otra forma Hitler logr√≥ que los jud√≠os fueran para todos ‚Äúun problema‚ÄĚ y que la invasi√≥n de Polonia se convirtiera en una necesidad”.

Ante el tweet y la carta de Gumucio hubo muchas reacciones. Una de ellas provino de la animalista Janet Noseda, psicóloga y columnista de El Dínamo, quien escribió una carta abierta al escritor.

“Le√≠ sus desafortunados tweets menospreciando a las personas que acudieron en ayuda de los cientos de animales quemados, lesionados y perdidos en Valpara√≠so. Tambi√©n tuve la desdicha de leer sus comentarios negativos acerca de la gente que estaba preocupada de salvar a sus mascotas. Reconozco que tanta frialdad me dio curiosidad y me met√≠ a su twitter, donde le√≠ sus respuestas a los animalistas que lo increpaban. No deb√≠ hacerlo, porque en sus comentarios usted dej√≥ muy claro que ante una cat√°strofe, s√≥lo los seres humanos importan y los dem√°s animales, quedan en tercer lugar para abajo”.

“Creo que los animalistas que lo ofendieron (seg√ļn usted), sintieron la misma rabia que yo al leer c√≥mo usted menospreciaba la vida de un animal indefenso que siente el mismo dolor que usted si su piel se quema. (…) Personalmente, me da miedo alguien que no se conmueve por un perrito que se est√° quemando vivo”.

“M√°s rabia me dio cuando le√≠ su columna en The Cl√≠nic, cuando nos compar√≥ a los animalistas con Hitler, en una pseudo intelectual charla sobre un Hitler vegetariano y la matanza al pueblo jud√≠o. Hitler no mat√≥ a los jud√≠os porque era vegetariano (de hecho el comentario es bastante absurdo). Hitler mat√≥ a los jud√≠os porque era un psic√≥pata con delirio de persecuci√≥n y porque precisamente, se cre√≠a superior”.

“Los animalistas no andamos apaleando gente porque no piensan como nosotros. Nosotros somos los que andamos con los pies en el barro rescatando perritos abandonados por gente que piensa como usted (…) Su actitud me parece cobarde. Mejor h√°gase cargo de un tweet desafortunado o por √ļltimo qu√©dese callado”.

Tendencias Ahora