Notas
Banderas a media asta en memoria de John F. Kennedy, asesinado hace 50 a√Īos
Publicado por: Alberto Gonzalez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Todas las banderas de Estados Unidos fueron colocadas este viernes a media asta para recordar a John F. Kennedy, asesinado hace cincuenta a√Īos y cuyos restos siguen en el pante√≥n de los presidentes estadounidenses.

Para “llorar la p√©rdida de un extraordinario servidor de Estado, visionario y sabio idealista”, las banderas de los edificios oficiales deben estar a media asta, anunci√≥ el jueves el presidente Barack Obama, quien decret√≥ el d√≠a 22 de noviembre como “Jornada del recuerdo del presidente John F. Kennedy”.

El presidente pidió a los ciudadanos -muchos de los cuales lucen con frecuencia la bandera de las estrellas en el frente de sus casas o empresas- a hacer lo mismo.

“Hagamos fructificar su herencia, hoy y en las d√©cadas por venir”, escribi√≥ Obama. “Enfrentemos los desaf√≠os actuales con el esp√≠ritu que √©l encarnaba: ese car√°cter valiente, tan t√≠picamente estadounidense, que siempre llev√≥ a nuestro pa√≠s a sobrellevar la adversidad, a escribir nuestro propio destino y a construir un mundo nuevo”.

A trav√©s de misas, minutos de silencio y lecturas, el pa√≠s entero se recoger√° para recordar al 35¬ļ presidente de Estados Unidos.

A las 12:30 (15:30 horas de Chile), el minuto de silencio que se guardar√° en Dallas (Texas) marcar√° el instante preciso en el que cay√≥ John F. Kennedy el 22 de noviembre de 1963 en Dealey Plaza como consecuencia de los disparos de Lee Harvey Oswald, seg√ļn la investigaci√≥n oficial de la comisi√≥n Warren.

Del otro lado del Atl√°ntico tambi√©n se conmemora el asesinato de Kennedy. sobre todo en Berl√≠n, con una ceremonia cerca del lugar donde el presidente estadounidense pronunci√≥ su hist√≥rica frase “Ich bin ein Berliner”.

En Londres, el museo de arte moderno Tate Modern expone la √ļnica pintura conocida del asesinato de JFK en Dallas.

Para el expresidente franc√©s Val√©ry Giscard d’Estaing, “con el hombre asesinaron el sue√Īo”. “Fue muy inspirador para m√≠”, declar√≥ a la radio RTL, recordando la atm√≥sfera que reinaba entonces en la Casa Blanca: “era la juventud en el poder. La juventud que quer√≠a cambiar el mundo”.

Medio siglo despu√©s, el “mito Kennedy”, eternamente joven, bello y moderno, sigue intacto en el coraz√≥n de los estadounidenses.

El 75% ubican a JFK a la cabeza de la lista de los l√≠deres estadounidenses modernos que quedar√°n en la historia como “destacados”, por delante de Ronald Reagan y Bill Clinton, seg√ļn un sondeo de Gallup.

“ICH BIN EIN BERLINIER”

John F. Kennedy, nacido en una familia rica e influyente de Boston (Massachusetts, noreste), se convirtió en el presidente estadounidense más joven y en el primero de religión católica, encarnando una era de esperanza para la generación de los denominados baby-boomers.

De su mandato trágicamente truncado, la historia se acuerda particularmente de su enfrentamiento con los soviéticos durante la llamada crisis de los misiles instalados en Cuba, la derrota de Bahía de Cochinos y el programa Apolo para enviar a un estadounidense a la Luna.

Su “Ich bin ein Berliner” (soy un berlin√©s) lanzada en un Berl√≠n dividido, y “No pregunten qu√© puede hacer su pa√≠s por ustedes; pregunten qu√© pueden hacer ustedes por su pa√≠s”, pronunciada el d√≠a de su investidura, permanecen grabadas en la memoria mundial.

Pero el mito tambi√©n es el de “Camelot”, la corte del rey Arturo trasplantada a la Casa Blanca, donde Kennedy viv√≠a con Jackie, su bella, joven y siempre impecable esposa, y unos peque√Īos hijos que eran retratados jugando en el Sal√≥n Oval.

El momento del anuncio del asesinato del presidente y las im√°genes de su desplazamiento en la limusina descapotable, al lado de Jackie vistiendo un traje Chanel rosado, donde fue alcanzado por los disparos, forma parte de la memoria colectiva.

JFK est√° enterrado en el cementerio de Arlington, en la suburbios de Washington, visitado por cerca de 3 millones de personas cada a√Īo y ante cuya tumba el presidente Obama ofrend√≥ el mi√©rcoles una corona de flores.

La ciudad de Dallas, apodada “la ciudad del odio” a causa del atentado, albergar√° una ceremonia de una hora en Dealey Plaza, lugar del magnicidio, donde ser√°n escuchados extractos de discursos del presidente, oraciones y m√ļsica solemne interpretada por militares de la Armada, el cuerpo militar en el que sirvi√≥ el mandatario. Aviones militares sobrevolar√°n la ciudad.

Todos los lugares que de alguna manera estuvieron vinculados a, o recuerdan, la vida del presidente, tienen programados eventos el viernes: un minuto de silencio y m√ļsica en la biblioteca JFK en Boston, misas en el museo JFK en Hyannis, lugar de veraneo familiar en el estado de Massachusetts; oraciones en la universidad JFK de Pleasant Hill, California.

Una corona de flores ser√° depositada cerca de su busto en el Kennedy Center, el gran complejo de espect√°culos de la capital que lleva su nombre, antes de observarse un minuto de silencio.

Decenas de emisiones y reportajes serán difundidos este viernes. Numerosos libros, películas y documentales fueron publicados o difundidos desde hace ya varias semanas en Estados Unidos para explorar el mito Kennedy.

La biblioteca p√ļblica de Nueva York organizar√° una exposici√≥n de cartas de condolencias enviadas a Jackie Kennedy.

Tendencias Ahora