Notas
Papa fustiga “la indiferencia” del mundo ante la inmigraci√≥n
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El papa argentino Francisco, hijo de emigrantes italianos y gran defensor de pobres y desfavorecidos, conden√≥ con firmeza este lunes en la isla siciliana de Lampedusa, en el sur de Italia, la “globalizaci√≥n de la indiferencia” ante el drama de la inmigraci√≥n ilegal.

“Hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraternal”, clam√≥ el Papa durante la misa que ofici√≥ en el peque√Īo estadio de la isla, puerta de entrada a Europa de miles de indocumentados que sue√Īan una vida mejor.

“La cultura del bienestar (…) nos vuelve insensibles a los gritos de los dem√°s, nos hace vivir en una burbuja de jab√≥n, bella, pero vac√≠a”, dijo.

A los “inmigrantes que han muerto en el mar, en barcos que en vez de ser un camino de esperanza se han transformado en camino de muerte”, el papa argentino pidi√≥ perd√≥n.

“Se√Īor, con esta liturgia, que es una liturgia de penitencia, pedimos perd√≥n por la indiferencia de hermanos y hermanas, pedimos perd√≥n por habernos acomodado, por habernos encerrado en nuestro bienestar que anestesia el coraz√≥n”, dijo.

Igualmente pidi√≥ perd√≥n para “aquellos que con sus decisiones a nivel mundial han creado situaciones que conducen a estos dramas”, a√Īadi√≥.

En su homil√≠a, en un altar instalado sobre una barca, ante cientos de inmigrantes e isle√Īos, el papa conden√≥ tambi√©n “el tr√°fico de personas que explotan la pobreza”, dijo.

“Acabo de escuchar a uno de ellos, c√≥mo han sufrido por traficantes de seres humanos que explotan la pobreza, algunos de ellos no han logrado ni siquiera llegar”, coment√≥ improvisando.

“Sent√≠ que ten√≠a que venir hoy aqu√≠ a rezar, a realizar un gesto de cercan√≠a y para que lo que ha sucedido no se repita, no se repita por favor”, cont√≥ el papa que cit√≥ la comedia de Lope de Vega “Fuenteovejuna”.

“¬ŅQui√©n es el responsable de la sangre de estos hermanos y hermanas? Nadie y todos. Hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraternal”, reiter√≥.

A los cientos de musulmanes que asist√≠an, el papa dese√≥ un buen inicio de ayuno por Ramad√°n, y en se√Īal de respeto les dijo que la Iglesia cat√≥lica est√° “cerca en la b√ļsqueda de una vida digna”.

El pont√≠fice arrib√≥ a las 08H50 local (06H50 GMT) a la peque√Īa isla italiana menos de una hora despu√©s de que 166 inmigrantes ilegales desembarcaran de una patera que fue socorrida por la guardia costera.

La visita del primer papa de Am√©rica Latina a la isla italiana, tristemente c√©lebre en el mundo por recibir cada a√Īo a miles de inmigrantes ilegales que atraviesan el mar en pateras de fortuna, ha sido organizada en uno de los meses en que el fen√≥meno se intensifica debido a las buenas condiciones del mar.

Se calcula que en los √ļltimos 20 a√Īos han perdido la vida 25.000 inmigrantes que trataban de llegar a Europa en pateras, botes o cayucos.

Francisco primero llegó a Cala Pisana, de donde se embarcó para recorrer escoltado por barcos de pescadores y de la marina italiana parte del trayecto que suelen realizar a su llegada los inmigrantes.

Mar adentro lanzó una corona de crisantemos blancos y amarillos para recordar a todos aquellos que se encuentran en el fondo del mar sin sepultura y denunciar con ese gesto emblemático la severa política de Europa hacia los prófugos y sin papeles.

Francisco, que estaba acompa√Īado por sus asistentes, el portavoz del Vaticano y varios guardaespaldas, se recogi√≥ para rezar por aquellos que han visto frustrado el sue√Īo de un futuro sin violencia ni miseria y cuyo n√ļmero exacto nadie conoce.

Tras regresar al muelle, Francisco saludó a numerosos inmigrantes, la mayoría de ellos africanos, provenientes de Somalia y Etiopía así como de Siria, Irak, Libia, Afganistán.

“Oremos por aquellos que no est√°n m√°s aqu√≠”, le dijo el papa a uno de ellos.

“Hemos huido de nuestros pa√≠ses por dos motivos: econ√≥micos y pol√≠ticos. Santo Padre, le pedimos que nos ayude tras tanto sufrimiento”, pidi√≥ uno de ellos, quien hablaba en √°rabe.

Ning√ļn cardenal, pol√≠tico o parlamentario acompa√Īa al Papa a pedido del mismo Francisco, quien pidi√≥ una ceremonia sobria, sin discursos ni autoridades, con la presencia s√≥lo de la alcaldesa Giuseppina Nicolini y de varios curas y obispos locales, entre ellos el arzobispo de Agrigento, Francesco Montenegro.

“Francisco, bienvenido entre los √ļltimos”, rezaba un cartel a la entrada del muelle.

Lampedusa, situada a menos de 100 km de las costas del norte de √Āfrica, es el puerto de entrada a Europa.

Durante los seis primeros meses del 2013, cerca de 8.000 emigrantes (7.913) desembarcaron en las costas italianas, el doble del a√Īo pasado durante el mismo lapso de tiempo.

La mayoría llegó a Lampedusa, 3.648 personas, tres veces más que en el 2012.

La muerte a mediados de junio en el Canal de Sicilia de siete emigrantes que se aferraban desesperadamente a las redes de un atunero tunecino después de que la tripulación cortó las cuerdas al descubrirlos, generó indignación en la península y motivó la visita papal.

URL CORTA: http://rbb.cl/5562
Tendencias Ahora