Notas
La historia del jesuita argentino Jorge Bergoglio, el nuevo Papa electo
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El argentino Jorge Bergoglio de 76 a√Īos, elegido este mi√©rcoles para suceder al papa Benedicto XVI, es un jesuita austero, de tendencia moderada, que lleva una vida discreta y cultiva el bajo perfil.

Su designaci√≥n para ocupar el sill√≥n de San Pedro es la primera de un americano para dirigir la Iglesia Cat√≥lica que jam√°s estuvo a cargo de un representante de la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs.

Arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina, este hombre tímido y de pocas palabras goza de un gran prestigio entre sus seguidores que aprecian su total disponibilidad y su forma de vida, alejada de toda ostentación.

Bergoglio nació el 17 de diciembre de 1936 en el seno de una familia modesta de la capital argentina, hijo de un trabajador ferroviario de origen piamontés y una ama de casa.

Asisti√≥ a la escuela p√ļblica, de donde egres√≥ como t√©cnico qu√≠mico y a los 22 a√Īos se uni√≥ a la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs, donde obtuvo una licenciatura en Filosof√≠a.

Tras incursionar en la ense√Īanza privada, comenz√≥ sus estudios de Teolog√≠a y se orden√≥ como sacerdote en 1969.

A los 36 a√Īos fue designado responsable nacional de los jesuitas argentinos, cargo que desempe√Ī√≥ durante seis a√Īos.

Fue en los a√Īos dif√≠ciles de la dictadura argentina (1976-83) cuando Bergoglio debi√≥ mantener a toda costa la unidad del movimiento jesuita, taladrado por la Teolog√≠a de la Liberaci√≥n bajo la consigna de “mantener la no politizaci√≥n de la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs”, seg√ļn su portavoz Guillermo Marc√≥.

Luego, viajó a Alemania para obtener su doctorado y a su regreso retomó la actividad pastoral como simple sacerdote de provincia en la ciudad de Mendoza (1.100 kilómetros al oeste de Buenos Aires).

En mayo de 1992, Juan Pablo II lo nombr√≥ obispo auxiliar de Buenos Aires y comenz√≥ a escalar r√°pidamente en la jerarqu√≠a cat√≥lica de la capital: fue vicario episcopal en julio de ese a√Īo, vicario general en 1993 y arzobispo coadjutor con derecho de sucesi√≥n en 1998.

Se convirti√≥ luego en el primer jesuita primado de Argentina y, en febrero de 2001, visti√≥ finalmente el p√ļrpura de cardenal.

Seg√ļn la prensa argentina, Bergoglio figur√≥ entre los m√°s votados en el c√≥nclave de 2005, que eligi√≥ a Joseph Ratzinger como sucesor de Juan Pablo II.

El Arzobispo goza de general prestigio por sus dotes intelectuales y dentro del Episcopado argentino es considerado un moderado, a mitad de camino entre los prelados m√°s conservadores y la minor√≠a “progresista”.

En un país de mayoría católica, se opuso tenazmente en 2010 a la aprobación de la ley que consagró el matrimonio homosexual, la primera en América latina.

“No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha pol√≠tica; es la pretensi√≥n destructiva al plan de Dios”, dijo Bergoglio poco antes de la sanci√≥n de la norma.

También se opuso a una más reciente ley de identidad de género que autorizó a travestis y transexuales a registrar sus datos con el sexo elegido.

Estas dos iniciativas enfriaron las relaciones entre la Iglesia argentina y la presidenta Cristina Fernández, aunque la mandataria, que se declara creyente, es contraria a la legalización del aborto.

Pese a su mete√≥rica carrera en la jerarqu√≠a cat√≥lica, sigue siendo un hombre “muy humilde”. Su rutina comienza a las 4 y media de la ma√Īana y termina a las 21:00 horas.

Es un gran lector de los escritores argentinos Jorge Luis Borges y Leopoldo Marechal y del ruso Fiodor Dostoievsky, amante de la √≥pera y fan√°tico del club de f√ļtbol San Lorenzo, curiosamente fundado por un sacerdote.

Tendencias Ahora