Notas
Acaban las restricciones para salir de Cuba pero no se prevén estampidas
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El disparo de arrancada sonar√° en Cuba este lunes cuando desaparezcan los engorrosos permisos para viajar al exterior vigentes durante medio siglo, aunque los cubanos afrontan otras dificultades como el precio de los billetes o la exigencia de visados por parte de Espa√Īa y Estados Unidos.

Antonio Aja, director del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana y uno de los principales especialistas en temas migratorios de la isla, no prevé una estampida de viajes, pues los cubanos deben obtener visas y cumplir otros requisitos exigidos por los países de destino, además de contar con el dinero para pagar los trámites y el boleto aéreo.

“Estamos viviendo una era de migraci√≥n, una era de migraci√≥n selectiva, controlada y por tanto no podemos pensar que los cubanos vamos a ser la excepci√≥n”, dijo Aja.

Si bien el Gobierno cubano eliminó el irritante permiso de salida y la carta de invitación que había que presentar ante sus consulados en el exterior, la mayoría de los países mantiene exigencias para otorgar visas a los cubanos, entre ellas que alguien asuma formalmente la responsabilidad por la manutención del cubano.

El lunes “va a aumentar el n√ļmero de solicitudes para obtener un pasaporte, quiz√°s aumente el n√ļmero de solicitudes de obtener visado ya sea de visita o temporal y tambi√©n aumenten los niveles de selectividad a los an√°lisis, la rigurosidad por parte de los pa√≠ses receptores”, dijo Aja a la AFP.

Jorge Lara, un joven de 20 a√Īos que aspira a viajar, dijo a la AFP que tiene planes de ir a Estados Unidos. “Quiero ir a visitar a mi pap√° que vive en Estados Unidos hace 20 a√Īos y a conocer a mis hermanos, y quiero hacerlo este a√Īo antes de iniciar mis estudios de medicina”.

Seg√ļn los acuerdos migratorios vigentes desde 1994-1995, Washington debe conceder a los cubanos 20.000 visas anuales.

Durante la administraci√≥n de George Bush (2001-09), “la cifra de visas concedidas estuvo en esos a√Īos por debajo de lo acordado”, dijo el acad√©mico Enrique Ubieta, en un art√≠culo publicado en el diario oficial Granma, pero admiti√≥ que “solo a partir de la toma de posesi√≥n (…) de la administraci√≥n (de Barack) Obama, se han expedido 20.000 visas al a√Īo seg√ļn lo acordado”.

Cuba mantiene convenios de excepci√≥n de visados con apenas una quincena de pa√≠ses, b√°sicamente del antiguo bloque comunista y peque√Īas islas del Caribe, pero “hacia ah√≠ no va el emigrante cubano”, destac√≥ Aja.

“Los grandes flujos (migratorios) tienen que ver con elementos de tradici√≥n, de cadenas migratorias que atraen, con ventajas comparativas para insertarme ah√≠ y no en otra parte, y tambi√©n con el tratamiento que da el pa√≠s receptor a los cubanos”, a√Īadi√≥.

Por ello, los expertos pronostican que el flujo continuar√° hacia los destinos tradicionales de los cubanos: Estados Unidos, donde reside el 80% de ellos y tiene leyes que privilegian a los cubanos, a Espa√Īa, Canad√°, M√©xico y otras naciones de Am√©rica Latina y Europa.

Aun as√≠, la crisis econ√≥mica en Espa√Īa y otros pa√≠ses europeos parece ser un elemento disuasorio para la emigraci√≥n. Los especialistas calculan que de los mas de 66.000 cubanos que adquirieron la ciudadan√≠a espa√Īola mediante la Ley de Memoria Hist√≥rica, menos del 50% emigr√≥.

La nueva norma migratoria ha sido criticada por la bloguera opositora Yoani S√°nchez, quien escribi√≥ este domingo en la red social Twitter: “la Reforma Migratoria no recoge las demandas del pueblo sino los deseos del Gobierno” de Ra√ļl Castro.

“Las Reformas Raulistas son a golpe de decretazos”, agreg√≥ S√°nchez, a quien el gobierno le ha negado una veintena de veces el permiso de salida, en alusi√≥n a que los cambios no fueron consultados con la ciudadan√≠a.

La nueva ley migratoria permite a los cubanos vivir en el exterior conservando sus derechos y propiedades en la isla, a diferencia de lo que ocurr√≠a antes, por lo que la categor√≠a de “emigrante definitivo” desaparece en la pr√°ctica.

Con una poblaci√≥n de 11,1 millones de habitantes que decrece y una emigraci√≥n legal de unas 38.000 personas anuales, fundamentalmente entre 15 y 35 a√Īos, Cuba encara tambi√©n un r√°pido envejecimiento de su poblaci√≥n.

La legislaci√≥n prev√© igualmente el retorno de los emigrados bajo ciertas condiciones, fen√≥meno que ya comenz√≥ a registrarse en los dos √ļltimos a√Īos.

“Pero no necesariamente el retorno se puede manifestar de una forma voluminosa, explosiva”, afirm√≥.

“Hay sencillamente los elementos comparativos, las ganancias comparativas hacia donde estoy, que tengo y si retorno que voy a tener y l√≥gicamente Cuba es una sociedad con carencias importantes que por supuesto no necesariamente van a atraer a toda esa emigraci√≥n de manera definitiva”, explic√≥ Aja.

El acad√©mico descarta √©xodos o retornos dram√°ticos: “No perdamos de vista que estamos hablando de un fen√≥meno social, demogr√°fico, particular, sociol√≥gico, pol√≠tico protagonizado por seres humanos que hacen un an√°lisis del costo de la decisi√≥n y sobre esa base viene el comportamiento”.

Tendencias Ahora