Notas
Estudios comprueban vínculo entre consumo de bebidas y epidemia de obesidad en Estados Unidos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tres nuevos estudios publicados este fin de semana refuerzan el vínculo entre el consumo de sodas y bebidas frutales azucaradas con la epidemia de obesidad en Estados Unidos.

El consumo de estas bebidas m√°s que se duplic√≥ desde los a√Īos 70 as√≠ como la tasa de obesidad entre los estadounidenses en ese mismo periodo, que afecta actualmente al 30% de la poblaci√≥n adulta, destacan los autores de estas investigaciones divulgadas en l√≠nea en el New England Journal of Medicine.

El primer estudio, realizado sobre más de 33.000 estadounidenses, hombres y mujeres, indica que consumir estas bebidas azucaradas actuaría sobre los genes afectando el peso y amplificando las predisposiciones genéticas de una persona a engordar.

Los investigadores utilizaron las 32 variaciones de genes conocidos por actuar sobre el peso con el fin de establecer un perfil gen√©tico de los participantes del estudio. Los autores determinaron tambi√©n sus h√°bitos alimenticios, de consumo de bebidas azucaradas y de pr√°cticas de ejercicios basados en las respuestas a un cuestionario durante cuatro a√Īos.

Los otros dos estudios demostraron que el hecho de dar a los ni√Īos y adolescentes bebidas sin calor√≠as, como agua mineral o sodas azucaradas con edulcorantes llevaron a una p√©rdida de peso.

El primero fue realizado en el hospital de ni√Īos de Boston con 224 adolescentes obesos o que ten√≠an un peso excesivo, a quienes los investigadores les enviaron regularmente a domicilio botellas de agua o de sodas “light”.

Tambi√©n los alentaron a consumir esas bebidas durante un a√Īo, el tiempo que dur√≥ el estudio.

Esos adolescentes no aumentaron más que 1,5 kilogramos durante ese periodo, comparativamente con los 3,4 kilogramos que aumentó un grupo testigo, una diferencia que desapareció tras culminar el estudio.

El √ļltimo estudio fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad VU de Amsterdam (Holanda) con 641 ni√Īos de entre 4 y 11 a√Īos con un peso normal, de los cuales la mitad bebi√≥ cotidianamente un cuarto litro de bebidas frutales azucaradas y la otra mitad la misma cantidad de esa bebida, pero azucarada con edulcorantes.

Luego de 18 meses, los ni√Īos que consumieron las bebidas de bajas calor√≠as aumentaron 6,39 kilogramos en promedio, comparativamente con los 7,36 kilogramos de aumento que se registr√≥ en el grupo que tom√≥ bebidas frutales azucaradas.

“Tomados en conjunto estos tres estudios parecen indicar que las calor√≠as provenientes de sodas y otras bebidas frutales hacen una diferencia”, destac√≥ en un editorial publicado en el New England Journal of Medicine la doctora Sonia Caprio, del servicio de pediatr√≠a de la Universidad Yale, al noreste de Estados Unidos.

Seg√ļn ella, “lleg√≥ el tiempo de actuar y de apoyar vigorosamente la puesta en marcha de las recomendaciones del Instituto de Medicina, del American Heart Association (Asociaci√≥n estadounidense del coraz√≥n) y de la Obesity Society…para reducir el consumo de sodas y otras bebidas azucaradas entre ni√Īos y adultos”.

La municipalidad de la ciudad de Nueva York prohibi√≥ desde este mes la venta de porciones “gigantes” (m√°s de medio litro) de sodas y otras bebidas frutales azucaradas en restaurantes y salas de cine.

La “American Beverage Association/ABA”, agrupamiento profesional que representa a la industria de las sodas y las bebidas frutales, rechaz√≥ vigorosamente las conclusiones de estos estudios.

“La obesidad no es debida √ļnicamente a un s√≥lo tipo de alimento o bebida”, escribi√≥ la ABA en un comunicado, afirmando que “las bebidas azucaradas juegan un papel menor en la alimentaci√≥n de los estadounidenses” y no representan en promedio m√°s que el 7% de las calor√≠as absorvidas por los norteamericanos.

URL CORTA: http://rbb.cl/3mie
Tendencias Ahora