Notas
Rafael Spregelfurd regresa al Teatro de la UC con “Ap√°trida, doscientos a√Īos y unos meses‚ÄĚ
Publicado por: Cesar Acosta
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Premiado dramaturgo, actor y director argentino, Rafael Spregelburd, nos presenta: La obra estará en la cartelera del Teatro de la Universidad Católica, sólo por 3 funciones, los días 23, 24 y 25 de julio, en el marco del Congreso Mundial de Investigación Teatral.

La puesta en escena nos relata la pugna entre el artista Eduardo Schiaffino y el cr√≠tico espa√Īol, radicado en Argentina, Eugenio Auz√≥n. Donde Spregelburd es el √ļnico actor haciendo alternativamente el papel de ambos personajes

Luego de exitosas presentaciones por Argentina y Brasil, el trabajo ha logrado numerosos premios como: mejor montaje, mejor m√ļsica y mejor dramaturgia.

Biobiochile.cl convers√≥ con Spregelburd, para saber m√°s sobre ‚ÄúAp√°trida, Doscientos A√Īos y Unos Meses‚ÄĚ y, por cierto, para conocer, c√≥mo el autor tras el estudio de cartas, lleg√≥ a la conclusi√≥n de que el Bicentenario de la Independencia debe ser re interpretado.

La obra nace por el asunto del Bicentenario en tu pa√≠s ¬Ņpero como surge la idea de llevar a las tablas la pugna de estos dos personajes?

Lo del Bicentenario fue una casualidad, en realidad no hizo nada más que detonar algo que estaba de antes. Cuando fue toda esta fiebre del Bicentenario una institución Suiza, en conjunto  con el Instituto Goethe de Buenos Aires, decidieron como parte de estos festejos, coproducir obras entre artistas argentinos, suizos y alemanes. Me propusieron que escribiera una obra sobre aspectos de la historia Argentina, pudiendo elegir cualquiera de los episodios, para de alguna manera, encuadrar una obra que tuviera que ver con el tema de estas celebraciones.

Yo no sé como lo han vivido ustedes en Chile pero para nosotros ha sido una especie de sorpresiva invasión de lugares comunes y repeticiones un poco asfixiante de cierto deseo de autoafirmar una identidad. Esto me ha perecido muy jugoso, por que el teatro siempre mete el dedo en llaga y es el lugar donde se desacraliza todo este tipo de discurso.

Yo ten√≠a las cartas de este pintor, Eduardo Schiaffino y de este cr√≠tico espa√Īol, Eugenio Auz√≥n, que hab√≠an comenzado a debatir en los peri√≥dicos de 1891 y que terminaron bati√©ndose a duelo en la navidad del mismo a√Īo por no ponerse de acuerdo. Y me pareci√≥ sorprendente, que en medio de toda esta fiebre bicentenaria, estos textos sonaran de manera tan pat√©ticamente prof√©ticos y me pareci√≥ la m√ļsica adecuada¬† para estos festejos que no son tales.

¬ŅEntonces este Bicentenario provoc√≥ una relectura de la historia de tu pa√≠s?

Fue sorprendente, porque de alguna forma toda la historia de Argentina esta siendo revisitada a partir de una escusa absurda que es una fecha, entonces ha habido un muy buen replanteamiento de quienes son los verdaderos próceres, y de pronto la historia comenzó a ser muy moderna, se puso de moda que los jóvenes leyeran historia, que discutieran sobre estos acontecimientos. Existe incluso un movimiento enorme encabezado por Osvaldo Bayer, filósofo y escritor argentino, para tirar abajo todos los monumentos de Julio Argentino Roca, el gran genocida de los indios de la Patagonia, quiere en un principio quitar el nombre en las avenidas y bajar los monumentos.

Volviendo sobre tu obra, te divides en dos personajes¬† ¬ŅCu√©ntame sobre esa experiencia y la magia de entender cual de estos personajes es el que est√° m√°s cercano a una ‚Äúverdad‚Ä̬† en esta discusi√≥n?

Se trata de teatro, y este arte siempre se caracteriza por descentralizar toda discusi√≥n, lo m√°s m√°gico de esta profesi√≥n es que uno puede, moment√°neamente mientras dure esa extra√Īa ilusi√≥n, pensar como uno no piensa, de lo contrario, uno no encarnar√≠a a los villanos porque ser√≠a moralmente condenable.

Me atrajo much√≠simo esta discusi√≥n, pues me pareci√≥ que yo pod√≠a prestarle mi cuerpo a ambos personajes y as√≠ demostrar que toda discusi√≥n es una especie de encerrona dial√©ctica, en la que llega un momento que ya no se sabe que se discute. ¬†Me parece que discutimos con palabras, pero pensamos con el coraz√≥n, por lo tanto las dos cosas no se encuentran. Realmente hoy nadie se debate a duelo por una diferencia ideol√≥gica o est√©tica, en esa √©poca era muy com√ļn,¬† hoy lo vemos con cierta picard√≠a. Me parece que el teatro es un muy buen lugar para recrearlo.

¬ŅC√≥mo se crea y se acepta una musicalizaci√≥n no tradicional, me refiero¬† que no son instrumentos popularmente conocidos,¬† para ambientar de manera m√°gica este contexto?

Pasaron dos cosas, en principio yo descubro que quiero escribir esta obra cuyas cartas me hab√≠a pasado una amiga investigadora Viviana Usubiaga, parec√≠an fascinantes, siempre me di cuenta de que no se pod√≠a realizar con mi compa√Ī√≠a. Ten√≠a que poner a dos actores para hacer la m√≠mica tonta, debatirse a duelo en el escenario, eso ser√≠a un teatro m√°s infantil, un tipo de asociaci√≥n que no hago. Entonces ten√≠a que hacer una obra radial en vivo, un g√©nero que ac√° no se cultiva y que en Alemania es muy com√ļn, se denomina la opera hablada, es decir el criterio es musical y el texto, que no es cantado sino hablado, sigue un criterio musical. Entonces, fue en ese momento, que decid√≠ que lo ten√≠a que realizar con Federico ¬†Zypce, ¬†el m√ļsico que me acompa√Īa y¬† autor de toda la m√ļsica de la obra. √Čl trabaja con instrumentos muy anacr√≥nicos, instrumentos industriales, yo no quer√≠a para esto un piano ¬†y unos violines, sino que quer√≠a destruir y prestarle a este texto, tan solemne y antiguo, toda nuestra modernidad.

¬ŅTe sientes a ratos como en un recital?

La sensaci√≥n es muy extra√Īa, la m√ļsica tiene esta capacidad tan curiosa de contradecir lo que uno dice o de potenciar lo que uno dice, hay m√ļsicas que nos ponen emocionalmente m√°s predispuesto para el golpe sin que nos demos cuenta del por qu√©, mientras que para las palabras tenemos una respuesta m√°s racional, entonces esta mezcla a mi me interesa mucho. Supongo que es un poco lo que resulta en los conciertos porque vamos a ver en vivo la misma m√ļsica que podr√≠amos escuchar en casa en un CD, me parece que hay algo de la presencia emocional, del aqu√≠¬† y ahora de la m√ļsica en vivo muy impresionante. En este caso tenemos un set alternativo, porque gran parte delos instrumentos de Zypce no se pod√≠an transportar – tanque de gasolina de un Fiat 600 con unos resortes ‚Äď algunos los hemos reemplazado, en este caso por unas cuerdas¬† de cortadoras de c√©sped, nylon tensado que son tocadas con arcos de viol√≠n, es decir, es m√ļsica industrial y tiene una impronta muy extra√Īa.

Hoy te encuentras con 3 fusiones en el Teatro de la Universidad Cat√≥lica ¬ŅPiensas volver a nuestro pa√≠s con una presentaci√≥n mas extendida?

Espero que si, me gustar√≠a volver a Chile ya sea con esta obra o con otra. En estos momentos estoy con otro trabajo denominado: ‚ÄúTODO‚ÄĚ, que es una obra con mi compa√Ī√≠a, la misma que me presente el a√Īo 2006 en este mismo teatro con la obra ‚ÄúLA ESTUPIDEZ‚ÄĚ. Lo cierto que este espect√°culo, en particular, se adapta mucho ¬†al temario del congreso del FIRT, entonces parec√≠a mucho m√°s atinado. El congreso me hab√≠a propuesto hacer una ponencia y la verdad que yo soy un hacedor de teatro, si bien he escrito y reflexionado sobre lo que hago y veo, yo disfruto mucho m√°s presentando mi obra.

¬ŅExiste el arte nacional?

La respuesta que les da Auz√≥n es que no, que el arte no tiene patria sino que es la patria universal, el mundo. Me parece que la trampa est√° en el adjetivo ‚ÄúNacional‚ÄĚ. El arte siempre ha estado muy re√Īido con la idea de Patria, porque por un lado ruega y se somete a sus subsidios, es decir, ¬†si no exisitiera un Estado que subsidie el arte √©ste estar√≠a al servicio de una √ļnica clase social, la clase m√°s pudiente, que puede disfrutar de los frutos art√≠sticos. a los imperialismo y me parece que es bueno ponerla en crisis.

Acá te dejamos con un avance de la obra y te invitamos a visitar www.teuc.cl para conocer más detalles de la cartelera del Teatro de la Universidad Católica:

Tendencias Ahora