Notas
La sabiduría de los imanes
Publicado por: Waldemar Méndez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Desperté como cada día, pensando en que era uno de las tres veces a la semana que me tocaba correr, practica adquirida por una vida llena de deporte y costumbre a esto, claro que ahora el esfuerzo es válido como para poder comer un asadito sin remordimientos, o para mantener cierta forma.

Normalmente el tiempo que dura mi trote lo utilizo mucho para pensar, de hecho he decidido por aquello no llevar m√ļsica.
Ideaba mi próxima columna, sobre qué hablaría o lo que expondría, dejando que mi mente me hablase, y la repuesta fue bastante rápida: Apareció en mi el pensamiento del por qué un equipo hoy debe jugar cuando se posee el balón con doble pivote por la franja central, traducido al barrio, el contención y el creación.

Se me ocurrió mientras mi respiración se agitaba por el trote, estudiarlos con los imanes de mi refrigerador -sí, esos que uno va recopilando con algunos viajes-, que se pegan allí y que muchas veces sirven para dejar alguna nota adosada al mismo.

Llegu√© del trote y r√°pidamente recog√≠ varios imanes y me sent√© a pensar c√≥mo juega el contenci√≥n. Puse un im√°n que representaba aquel contenci√≥n que ha mutado -y mucho-, ya que al momento de tener el bal√≥n es mi pivote en campo propio y dije ‚Äúbueno, aqu√≠ es m√°s f√°cil jugar‚ÄĚ, porque es un sector en donde no hay muchos otros imanes cerca, ya que quiz√°s el creaci√≥n del rival intentar√≠a tomarlo y lo √ļnico que debe de hacer mi jugador es arrancarse.

Enfrenté allí dos imanes y me di cuenta que siempre había un sector por donde se repelían debido a su polaridad. Fue allí que encontré el sentido de su movimiento en el campo, ya que siempre debía desplazarse para desmarcarse por el lado en que ambos se repelen.
Ahora era momento de ver c√≥mo se mover√≠a mi creaci√≥n y all√≠ puse mi im√°n, pero r√°pidamente me di cuenta que en ese sector hab√≠a muchos otros que lo rodeaban. Claro, es una zona de muchas marcas y siempre hab√≠a uno que se lo llevaba, por lo que all√≠ surgi√≥ mi idea y dije: ‚ÄúBueno, entonces lo que voy a hacer es que siempre est√© entrando en esa zona un im√°n que se repela con el polo que va a la marca‚ÄĚ y fue as√≠ que comenc√© a rotar el im√°n del creaci√≥n y comenc√© a encontrar respuestas.

Claramente en el sector deben entrar y salir jugadores constantemente. Por momentos un delantero retrasado, en otras ocasiones un volante mixto se sume allí, y fui probando imanes y esto resultaba. Decidí entonces probar también con un volante externo, que en vez de seguir en dirección a línea de fondo, se metiera en diagonal por la zona central y también me resultó.

Concluí que la clave está en saber ocupar aquel sector con el imán que repela por ser de la misma polaridad de quien va a la marca, para así encontrar los espacios en un sector donde no lo hay.

Muchas veces en las cosas simples de la vida están las respuestas a grandes incógnitas.

Tendencias Ahora