Notas
Noticias absurdas
Publicado por: Margarita Hantke
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hay noticias que sencillamente no se entienden por los absurdos que encierran. Y utilizo el t√©rmino ‚Äúabsurdo‚ÄĚ no en un sentido provocador, sino literal: ‚ÄúContrario y opuesto a la raz√≥n, que no tiene sentido, chocante, contradictorio‚ÄĚ.

Una de estas informaciones la vamos a encontrar cuando empiece el nuevo a√Īo: el alza de un 7,5% en el precio de todas las autopistas, el mayor aumento de los √ļltimos a√Īos. La cifra surge del reajuste que estas empresas hacen de acuerdo al IPC acumulado en los √ļltimos 12 meses ‚Äď 3,9% esta vez – y el 3,5% que decidieron aplicar este a√Īo por ‚Äúcosto real‚ÄĚ. En este caso, viene a ser unos 7 pesos m√°s por cada kil√≥metro recorrido ‚Äď dependiendo de la hora ‚Äď e implica que en los √ļltimos 6 a√Īos el TAG ya ha subido un 50% su precio original. Es decir, desde el 2006, el valor ha aumentado en $30 pesos.

Los absurdos en este anuncio est√°n en que, de partida, el propio Ministro de Obras P√ļblicas, Laurence Golborne, reconoce que es un alza desmedida, pero explica que no puede hacer nada porque hay que cambiar estos contratos ‚Äúde construcci√≥n por unos de servicio‚ÄĚ, lo que nos dice que en la √©poca dorada de las concesiones viales el Estado fue capaz de ceder en muchos aspectos para lograr que privados quisieran hacerse cargo de levantar las autopistas. Esto, suponiendo que hab√≠a poco inter√©s de particulares en participar en esta iniciativa y que por eso hubo que ofrecerles muchas garant√≠as. El punto es que en el tema TAG hay mucho consenso en que los son contratos ‚Äúleoninos‚ÄĚ.

- Admiten un reajuste en torno al IPC y otro ‚Äúreal‚ÄĚ, estimado por las autopistas, que puede llegar a 3,5%.

- El cobro en horas punta es independiente de que el flujo de vehículos sea lento o que haya atochamiento. Y tacos hay casi todos los días. Es más, ha habido denuncias de este tipo de cobros en días feriados.

- El Estado les cedió a estas empresas la administración total de las vías concesionadas.

- Seg√ļn el diputado UDI, Gustavo Hasb√ļn, obligan a que cualquier reinversi√≥n en la autopista la tenga que financiar el Fisco.

Aunque un experto vial diga – como lo afirm√≥ Louis de Grange – ‚Äúque los automovilistas tienen que entender que utilizar su veh√≠culo no es un derecho, sino un privilegio porque hay poco espacio vial, contaminaci√≥n y congesti√≥n‚ÄĚ y que ‚Äúpor lo mismo, deben pagar un sobrecosto por el da√Īo que significa para la sociedad este uso excesivo de commodities‚ÄĚ, nada obliga a conformarse con que, por ser contratos de construcci√≥n y no de servicio, las autopistas no cumplan con ciertos requisitos m√≠nimos de buena atenci√≥n. Que si se opta por pagar, por ejemplo, una tarifa alta para poder circular por v√≠as no congestionadas, √©stas igual toleren ciertos niveles de atochamiento. O, como ocurre en otros casos, las empresas puedan desligarse de cualquier responsabilidad de hechos ocurridos en su y por su infraestructura. Como pas√≥ a√Īos atr√°s con el caso del ‚Äúpiedrazo‚ÄĚ a un auto que termin√≥ litig√°ndose en tribunales.

Otro absurdo ‚Äď contradicci√≥n ‚Äď lo encontramos en las √ļltimas declaraciones de Horst Paulmann, due√Īo de Cencosud. ‚ÄúCuando alguien mete la mano donde no hay que meterla…‚ÄĚ, dijo hace una semana cuando le preguntaron por el caso de repactaciones unilaterales en La Polar, ‚Äú(…) no todos somos sinverg√ľenzas. Es importante que en Chile se mantenga el prestigio‚ÄĚ. Y luego enfatiz√≥ en que ‚Äúhay muchos empresarios de buenas formas de hacer las cosas. Necesitamos que la gente crea en los empresarios, que el Gobierno tenga confianza‚ÄĚ.

Curioso que el se√Īor Paulmann opine as√≠ y olvide que su propia compa√Ī√≠a enfrenta un l√≠o ‚Äď desde el 2006 – por aumento unilateral de la comisi√≥n por mantenci√≥n de la tarjeta Jumbo. Despu√©s de 6 a√Īos de que el Servicio Nacional del Consumidor presentara una demanda colectiva, la justicia dictamin√≥ en primera instancia que la empresa no pod√≠a cambiar las reglas del juego contractual sin el consentimiento de los clientes que firmaron esos contratos, que √©stos no pueden contener cl√°usulas abusivas y que la Ley del Consumidor se aplica al mercado financiero. Jumbo estim√≥ en su momento que pod√≠a repactar la comisi√≥n de su tarjeta porque el usuario no hab√≠a dicho nada en contrario (nunca le pregunt√≥ si estaba de acuerdo con el alza) y porque segu√≠a usando la tarjeta.

Es verdad, podr√≠a alegar el due√Īo de Cencosud, que despu√©s la 8¬™ Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago fall√≥ a favor de la compa√Ī√≠a, pero no refiri√©ndose al fondo del asunto, sino acogiendo el argumento de que la demanda la hab√≠an presentado a destiempo y que, por ende, el caso estaba prescrito. El Sernac, por lo dem√°s, apelar√° a la Corte Suprema, convencido de que la justicia no puede mantener silencio en torno al hecho de que Jumbo cobrara por meses una comisi√≥n que adopt√≥ e inform√≥ unilateralmente.

Un √ļltimo absurdo: Todas las noches ‚ÄúCostanera Center‚ÄĚ brilla por las luces de unos focos gigantes que hacen notar la altura considerable del edificio. Es m√°s, ya se realiz√≥ una simb√≥lica ceremonia de entrega de llaves a los nuevos locatarios en un paso m√°s hacia la inauguraci√≥n de este megaproyecto en abril del 2012. El 80% de los 340 locales del mall est√° vendido y el 20% restante est√° asignado. El ejecutivo que encabez√≥ el evento dej√≥ en claro que est√° todo listo: ‚ÄúEsta entrega les dice a los locatarios que a partir de ahora les corre el reloj‚ÄĚ.

Pero donde no corre el reloj es en la medida de mitigaci√≥n vial quiz√°s m√°s importante para que este proyecto no transforme el √°rea de ‚ÄúSunhattan‚ÄĚ en un verdadero infierno. El proyecto considera 6 mil estacionamientos, pero requiere construir un t√ļnel debajo de la Avenida Andr√©s Bello. Cencosud ha sido claro: las obras p√ļblicas son tema del gobierno y no de un particular. Y tiene algo de raz√≥n: el 2009, el ex ministro De Solminihac firm√≥ un acuerdo con Paulmann en el que el MOP declaraba la faja de esa v√≠a ‚Äúcamino p√ļblico‚ÄĚ y donde el empresario se compromet√≠a con un financiamiento de US $30 millones.

Sin embargo, no se ha logrado garantizar el pago total del t√ļnel de parte de Cencosud. Y, encima, al nuevo Ministro de Obras P√ļblicas no le parece bien que los chilenos tengan que costear un proyecto que, a su juicio, es responsabilidad del privado que inaugura un edificio que afecta el entorno de √©ste. Y en eso est√°n. En una controversia que atrasa todo el proceso y que, claramente, no va a alcanzar a dejar lista la v√≠a ‚Äúmitigadora‚ÄĚ para cuando, con bombos y platillos, la empresa inaugure el ‚ÄúCostanera Center‚ÄĚ.

Como dicen en Twitter: ‚Äúas√≠ con los absurdos‚ÄĚ.

Tendencias Ahora