Notas
Preguntas versus Certezas
Publicado por: Margarita Hantke
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tienen raz√≥n los que piensan que aprende m√°s el que vive de preguntas que de certezas. La persona que cuestiona sin presumir que sabe la respuesta de algo est√° abierta a recibir varias explicaciones del hecho cuestionado. En cambio, la que cree que maneja la verdad absoluta ‚Äď la certeza ‚Äď se cierra inmediatamente a escuchar otras versiones que no sean la suya. O sea, no crece (en ideas, claro est√°).

Por lo anterior, en el análisis de cuál podría ser el objetivo del gobierno en acusar que son varios los responsables en que haya aumentado la delincuencia, prefiero plantear interrogantes. Es más, el propósito de los ministros de Interior y Justicia pareciera estar claro. Ellos mismos lo han aclarado: dejar en evidencia que cada actor relevante en la persecución criminal tiene sus aciertos y sus falencias y que no se puede llegar y afirmar que el Ejecutivo tiene la culpa de todo.

La pregunta que surge es por qu√© lo han hecho con tal dureza. Dicho de otro modo, si es de ‚Äúsentido com√ļn‚ÄĚ que ‚Äúel tono hace la m√ļsica‚ÄĚ, ¬Ņpor qu√© estas dos autoridades persisten en sus emplazamientos a entidades auton√≥mas?

Los ministros Hinzpeter y Ribera llevan semanas enfrascados en dimes y diretes con el Ministerio P√ļblico y el Poder Judicial. Al punto que el primero asegur√≥ que nadie puede pedirle que no hable de los fiscales – ‚Äúy lo har√© una y mil veces‚ÄĚ – porque no es para menos si uno observa que el ‚Äú80% de las causas de robo o hurto quedan en los archivos antes de ser vistas por un tribunal de garant√≠a‚ÄĚ.

El secretario de Estado hizo estas declaraciones justo cuando ten√≠a invitado en La Moneda al autor del plan ‚ÄúTolerancia Cero‚ÄĚ – que redujo ostensiblemente la criminalidad en Nueva York bajo la alcald√≠a de Rudy Guliani -, William Bratton, un convencido de que debe haber coordinaci√≥n entre las partes y que emplaz√°ndose unas a otras no se avanza bien. Y, encima, con el Fiscal Nacional, Sabas Chahu√°n, ausente del acto por razones que el Ministro Hinzpeter dijo no conocer.

A su vez, Teodoro Ribera, a ra√≠z del anuncio de que est√° entre las facultades del Presidente de la Rep√ļblica tomar en cuenta c√≥mo han fallado los jueces a la hora de decidir su ascenso, consigui√≥ que la m√°xima autoridad de la Corte Suprema, Milton Juica, dijera en la revista Occidente que ‚Äúexiste una actividad pol√≠tica a presionar la funci√≥n de los jueces frente a un fracaso a una promesa de seguridad que no se ha cumplido‚ÄĚ y que esas presiones no se ve√≠an desde la vuelta a la democracia.

No suelen dar opiniones los magistrados como la de Juica, as√≠ que uno esperar√≠a que el aludido ‚Äď el gobierno ‚Äď captara los niveles de tensi√≥n y que tratara de poner pa√Īos fr√≠os. Pero no. El Ministro de Justicia respondi√≥ duro: ‚ÄúSiempre hay situaciones que pueden significar mayor o menor presi√≥n, pero el ejercicio de un cargo p√ļblico implica someterse a la Constituci√≥n y las leyes, y respetar esos roles y saber resistir presiones que se puedan hacer‚ÄĚ.

¬ŅPor qu√© siguen con el tono confrontacional? ¬ŅEs porque saben que para el ciudadano com√ļn ‚Äď √©se que con esfuerzo y honestidad vive del fruto de su trabajo ‚Äď mientras m√°s fuerte se condene la delincuencia, mejor? ¬ŅSer√° porque calma los √°nimos sentir que hay una autoridad enrabiada ‚Äúporque otros no cumplen su trabajo‚ÄĚ en un tema que no admite matices? Alguien podr√° pensar que en este asunto hay ciertas premisas:

1)Vende deplorar todo lo que tiene que ver con lo criminal.
2)A nadie le gusta/ría ser víctima de un delito.
3)Los delincuentes son lo peor y merecen castigo firme.

A lo mejor, el costo/beneficio de esta actitud les va a dar réditos. Tratar de predecir qué efectos a largo plazo pueda tener que los jueces se sientan presionados a ser más duros con los imputados es otra certeza. Sólo queda la pregunta. Lo mismo corre para los fiscales. Lo que sí, es posible que el clima de tensión baje esta semana.

El Ministro Hinzpeter inform√≥ que va a haber reuni√≥n de coordinaci√≥n de seguridad y que entre los invitados a La Moneda estar√° el Fiscal Chahu√°n. Ahora, como las relaciones son de a dos (o m√°s), habr√° que ver c√≥mo act√ļa este √ļltimo. Si se siente afectado por todo lo anterior, es posible que no se abra a un di√°logo profundo y que est√© a la defensiva. Si el titular del Interior no aplica sabidur√≠a relacional y no trata de hacer sentir a su interlocutor c√≥modo con la instancia de conversaci√≥n, capaz que no resulte.

En la vida cotidiana, estos desencuentros son una de las causas más importantes por las que la mayoría de las relaciones no fluyen y se quiebran. Pero, para ser coherentes con la teoría de las interrogantes: eso pasa en la cotidianeidad, no necesariamente en la política.

Tendencias Ahora