Los empresarios deben abandonar “toda actividad conspirativa” y ratificar su apego a la institucionalidad en América Latina, estimó este lunes la primera dama salvadoreña, Vanda Pignato, durante un foro en la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre democracia.

“El sostenimiento de la democracia presume obligaciones éticas en el sector privado, con el abandono de toda actividad conspirativa contra la democracia y su compromiso con la institucionalidad”, señaló Pignato, en el foro sobre el papel que debe jugar el sector privado en la democracia en la región.

Pignato, secretaria de Inclusión Social, afirmó que el sector privado tiene el papel de crear riqueza pero en “la distribución de ésta y el desarrollo social debe sin duda intervenir el Estado”.

Los empresarios y los Estados pueden “hallar un punto de encuentro muy valioso” en el compromiso con grupos vulnerables y en la defensa de los derechos humanos, destacó Pignato.

La primera dama defendió el gobierno del presidente Mauricio Funes, quien logró “por primera vez en la historia” de El Salvador “una transición ordenada y sin ruptura que permitió al pueblo de manera libre optar por un cambio ideológico y político”.

Grupos empresariales en El Salvador han manifestado en el pasado su preocupación por la falta de seguridad jurídica, conflictos de poderes y alta criminalidad en el país que generarían un clima negativo para la inversión privada y la creación de empleo.

En el evento en la OEA en el que participaron representantes de los países miembro y observadores, como Italia, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, saludó en un mensaje grabado el “enorme progreso” en el trabajo conjunto entre gobiernos y empresarios para generar crecimiento.