Notas
Republicanos victoriosos podrían paralizar actividades del gobierno en Estados Unidos
Publicado por: Gabriela Ulloa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La determinación del Partido Republicano, reciente vencedor de las elecciones legislativas, de disminuir el déficit presupuestal de Estados Unidos, será rápidamente puesta a prueba en los hechos y podría llevar a la paralización temporal de ciertas actividades del gobierno.

Contrariamente a una creencia extendida, el gobierno estadounidense no puede ordenar gastos a su antojo. Como cualquier operador de una cuenta bancaria, Washington tiene un límite para operar en descubierto.

Pero en lugar de solicitar una ampliación a su banco, los presidentes norteamericanos deben demandar un permiso del Congreso. Un ejercicio ordinario que esta vez podría transformarse en un asunto delicado para el presidente demócrata Barack Obama.

En enero pr√≥ximo, un a√Īo despu√©s del √ļltimo aumento autorizado de la deuda, el gobierno posiblemente sobrepasar√° el techo actual de su deuda.

Obama deber√° entonces mendigar amablemente un nuevo umbral para la deuda ante un Congreso que ahora incluye a numerosos republicanos conservadores y a los candidatos del ultraconservador movimiento “Tea Party”, quienes estiman que los 1,43 billones de d√≥lares actuales ya es un nivel bastante elevado.

Uno de los responsables más influyentes de la derecha, el ex presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, exhortó a los republicanos a rechazar un incremento del umbral de la deuda. Y la amenaza es tomada muy en serio tras el cambio en la mayoría de la Cámara y con una minoría fortalecida como para bloquear cualquier acción del Senado.

“Normalmente eso es autom√°tico”, explic√≥ a la AFP el ex secretario de Trabajo Robert Reich. “Pero el nuevo bloque del ‘Tea Party’ del Partido Republicano insistir√° en hacer que sea un gran tema” el incremento de la deuda, a√Īadi√≥.

Las encuestas muestran que los estadounidenses están enfadados ante lo que consideran como gastos excesivos en momentos en que muchas familias han sido obligadas a ajustarse el cinturón. Y los republicanos ya han votado en el pasado por el cierre temporal de servicios del Estado para ajustar el gasto.

En 1995, el Partido Republicano no autorizó el incremento de la deuda estadounidense, lo cual obligó a cerrar por varios días todos los servicios no esenciales del Estado con el fin de evitar un default que sería catastrófico para la economía.

Seg√ļn Reich, quien sirvi√≥ bajo el gobierno del presidente dem√≥crata Bill Clinton, la l√≠nea dura de los nuevos congresistas del ‘Tea Party’ deber√≠a chocar con algunos personajes importantes del Partido Republicano, reticentes a alimentar el argumento dem√≥crata que los califican de “obstruccionistas”.

“Los republicanos m√°s tradicionales, incluyendo (al muy probable futuro presidente de la C√°mara de Representantes) John Boehner, no querr√°n comprometerse en una lucha contra la Casa Blanca (…) para ver qui√©n cede primero”, estim√≥ Reich.

Ciertas se√Īales indican que la derecha dura podr√≠a no estar lista para disparar contra la pol√≠tica presupuestal, debido a que ello enviar√≠a una se√Īal muy negativa a los mercados.

“Nadie, cualquiera que sea la mayor√≠a en el poder, quiere ver a Estados Unidos decretar un default de su deuda”, afirm√≥ Mattie Corrao, del grupo conservador estadounidense American for Tax Reform (Estadounidenses por una reforma de impuestos), que habitualmente aconseja votar contra un incremento del techo de la deuda.

Los expertos financieros ya han prevenido que todo cierre, ya sea por una semana o dos, de los servicios p√ļblicos ser√≠a un completo desastre econ√≥mico.

Seg√ļn David Min, del Center for American Progress, un grupo de reflexi√≥n asociado a la izquierda, un cierre de servicios neutralizar√≠a el efecto de relanzamiento econ√≥mico de 600.000 millones de d√≥lares anunciado la semana pasada por la Reserva Federal.

Tendencias Ahora