Notas
Acuerdo del G20 contiene fermentos de nuevas fricciones monetarias
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los responsables econ√≥micos del G20, reunidos en Corea del Sur, declararon una tregua en la “guerra de las divisas” pero el acuerdo logrado, y en particular la reforma del FMI, parece contener los fermentos de nuevos fricciones.

En esta reuni√≥n preparatoria de la cumbre del G20 el 11 y 12 de noviembre en Se√ļl, pa√≠ses ricos y emergentes se han comprometido a limitar los desequilibrios de sus cuentas corrientes y a abstenerse de intervenir para devaluar sus monedas, acuerdo que se basa en las propuestas norteamericanas.

En un clima enrarecido por los riegos de guerra de divisas, el G20 Finanzas abog√≥ por unos sistemas de tasas de cambio “m√°s determinadas por el mercado” y por “resistir a todas las formas de medidas proteccionistas”, compromisos saludados por los analistas.

El G20 aprob√≥ asimismo una reforma esperada desde hace mucho sobre le sistema de gobierno del Fondo Monetario Internacional (FMI), “la mayor jam√°s adoptada” seg√ļn su director general, Dominique Strauss-Kahn.

El proyecto de reforma, pendiente de validación por el Consejo de Administración del FMI, aumenta las sillas de los países emergentes en su Consejo de Administración en detrimento de los países europeos y amplía las atribuciones en materia de vigilancia de las políticas económicas de los Estados.

Para Domenico Lombardi, ex miembro del Consejo de Administración del FMI y del Banco Mundial, las conclusiones del G20 suenan como a victoria del ministro norteamericano de Finanzas, Timothy Geithner, que había recordado con firmeza que los desequilibrios por cuentas corrientes amenazan a la economía mundial.

“El consenso en el G20 se desplaz√≥ hacia la posici√≥n estadounidense, pero sin fijar l√≠mites cuantificados de esos desequilibrios es improbable que este compromiso tenga efectos vinculantes”, estim√≥ Lombardi.

“Los chinos se hab√≠an comprometido a una mayor flexibilidad de la tasa de cambio del yuan antes de la cumbre de Toronto (del G20 en junio) pero poco han hecho desde entonces”, a√Īadi√≥.

Mientras que Estados Unidos acusa a China de mantener el yuan a un nivel artificialmente bajo, numerosos países emergentes se quejan de la política monetaria norteamericana que hace caer el dólar y encarece sus exportaciones al tiempo que atrae capitales volátiles y especulativos.

Geithner asegur√≥ sin embargo este s√°bado al t√©rmino de los debates que es favorable a un “d√≥lar fuerte” y pidi√≥ una “apreciaci√≥n gradual de las divisas de los pa√≠ses con fuerte excedente comercial.

Para Marco Annunziata, economista del Unicredit Group en Londres, el acuerdo suscrito el s√°bado “contribuir√° a calmar los temores de los mercados frente a una guerra de divisas”.

Annunziata es m√°s reservado sobre la reforma y el papel ampliado del FMI “que ya se encargaba de vigilar los desequilibrios de las balanzas pero sin poder coercitivo”.

Algunos ministros indicaron claramente que el optimismo no venía a cuento en la inauguración de esta cita del G20.

“Llegamos a Gyeongju llenos de aprensi√≥n y nos vamos llenos de esperanza”, reaccion√≥ Christine Lagarde, ministra francesa de Econom√≠a.

“Nadie se esperaba realmente” los avances obtenidos en materia de cambios y en la reforma del FMI, dijo el ministro brit√°nico de Finanzas, George Osborne.

El presidente surcoreano, Lee Myung-Bak, amenazó con humor el viernes con cortar todos los medios de transporte a Gyeongju hasta que no hubiera acuerdo.

“¬ŅDurar√° el impacto positivo (del acuerdo de Gyeongju)? Esto estar√° condicionado al cambio en las pol√≠ticas nacionales con el fin de estar en conformidad con los t√©rminos del acuerdo”, subray√≥ Annunziata.

Y advirti√≥ que si no se hace efectivo, todo esto ser√° considerado una simple declaraci√≥n de principios”.

Tendencias Ahora