Notas
Ex empleado delata duro sistema de trabajo al interior de Apple y confirma que Jobs es muy controlador
Publicado por: Gabriela Ulloa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas
El CEO de Apple Steve Jobs

El CEO de Apple Steve Jobs

Si bien trabajar en una de las empresas m√°s prestigiosas y populares del mundo como Apple es el sue√Īo de muchos, en un art√≠culo publicado por The Times los ex empleados del CEO Steve Jobs, quienes fueron entrenados para “cambiar el mundo”, dan cuenta de que no todo es un parque de diversiones al interior de la manzanita.

Como informaron en Diario Ti, la organización que fabrica el smartphone más venerado del planeta, el iPhone, se maneja en torno a un secretismo casi extremo y las decisiones más mínimas no se concretan sin antes pasar por las manos de Jobs.

Lo anterior tiene estrecha relaci√≥n con el ‚ÄúC√≥digo del Silencio‚ÄĚ, comparado con el de la mafia, que castiga firmemente a aquellos chismosos que comentan de m√°s sobre las nuevas ideas y lanzamientos, lo que incluso lleva a pr√°cticas poco comunes como desinformar a conciencia a los empleados con tal de identificar a los que no est√°n cumpliendo con las reglas.

Sin embargo, m√°s all√° de la mordaza que imponen a sus trabajadores, la empresa se sostiene sobre el pilar fundamental que representa Jobs, a quien caracterizan como un individuo sumamente controlador de los procesos productivos y las personas. Adem√°s, afirman que est√° pendiente desde los procesos m√°s peque√Īos -como el dise√Īo y materiales de los envoltorios de sus gadgets- hasta las animaciones de los sistemas operativos.

Seg√ļn Chad Little, un ex empleado de Apple quien actualmente trabaja paa Facebook, antes de firmar contrato los interesados deben saber que no deben contar detalles de su labor a sus c√≥nyuges, no pueden dar charlas o conferencias ni mucho menos dejar a la vista las maquetas de los productos.

Pero, sobre todo, ese compromiso con la manzanita se siente en la preparaci√≥n previa al lanzamiento de un nuevo dispositivo: ‚ÄúAh√≠, el compromiso de los empleados adquiere un car√°cter casi religioso‚ÄĚ y, de ser necesario, se encierran a realizar sus funciones hasta 16 horas diarias con tal de que est√© todo dispuesto para el gran d√≠a. Aunque, seg√ļn Little, lo mejor es cuando ‚Äúte sientas en la cafeter√≠a con tus colegas para disfrutar del evento; es un sentimiento fant√°stico”.

Muchos se preguntar√°n ¬ŅY qu√© ganar√°n con todo esto? La mayor√≠a debe presumir que los trabajadores tienen muchas regal√≠as producto de su gran esfuerzo. Pero eso no es as√≠. De acuerdo a Chad, los empleados deben pagar todo lo que consumen en la cafeter√≠a -que, por cierto, asegura que no es barata- y tambi√©n por ingresar al gimnasio.

Incluso, una de las pocas cosas que los favorece por el hecho de trabajar all√≠ es recibir descuentos en algunos dispositivos -25% para una Machintosh al a√Īo y 50% para adquirir un sistema operativo-.

Consultado por esta situaci√≥n espec√≠fica, el ex empleado confidenci√≥ que en una oportunidad un colega le pregunt√≥ a su jefe por qu√© no ten√≠an m√°s beneficios, a lo que Jobs contest√≥: ‚ÄúMi trabajo es que suba el valor de las acciones de la empresa, para que puedas tener c√≥mo comprar los productos que fabricamos‚ÄĚ.

Tendencias Ahora