Notas
Berl√≠n celebra por todo lo alto los 20 a√Īos de la ca√≠da del Muro
Publicado por: Felipe Delgado
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Unas 100.000 personas abarrotaban este lunes las calles de Berl√≠n para brindar por los 20 a√Īos de la ca√≠da del Muro, que sell√≥ el final de la Guerra Fr√≠a y permiti√≥ la reunificaci√≥n de Alemania y de Europa.

La canciller alemana √Āngela Merkel y sus ilustres invitados, los jefes de Estado y de gobierno de una treintena de pa√≠ses, cruzaron por la noche una Puerta de Brandeburgo iluminada, s√≠mbolo de la divisi√≥n de Berl√≠n por donde pasaba el “Muro de la Verg√ľenza”, construido en 1961 para impedir que los ciudadanos de la Rep√ļblica Democr√°tica de Alemania (RDA) huyeran al Oeste.

Pese a la lluvia, unas 100.000 personas se agolpaban en el centro de la ciudad a lo largo de las mil fichas de un dominó gigante de poliestireno que serán derribadas para simbolizar la caída del Muro, del que sólo quedan algunos fragmentos en Berlín. La policía berlinesa no ha confirmado esta cifra.

El ex l√≠der sindical polaco Lech Walesa y el ex dirigente h√ļngaro Miklos Nemeth ser√°n los encargados de hacer caer la primera ficha del domin√≥ de 2,5 metros de alto.

Nemeth autoriz√≥ a los alemanes del Este cruzar la frontera austro-h√ļngara, desatando un √©xodo.

El 9 de noviembre de 1989, el régimen comunista de la RDA, presionado por cientos de miles de manifestantes que pedían libertad, optó por dejar viajar libremente a sus ciudadanos al extranjero.

La muchedumbre se había reunido en los pasos fronterizos del Muro. Desbordados, los guardias levantaron las barreras y los alemanes del Este y del Oeste se fundieron en abrazos, mientras los primeros martillazos rompían el Muro.

Berlín lo recordará esta noche con conciertos al aire libre, fuegos artificiales y una cadena humana, mientras los invitados de Merkel acuden a una cena de gala en la cancillería.

Horas antes, Merkel cruz√≥ uno de los lugares simb√≥licos del Muro, el puente de la Bornholmer Strasse, en compa√Ī√≠a de Walesa y del √ļltimo dirigente sovi√©tico, Mijail Gorbachov.

Este antiguo paso fronterizo, uno de los primeros en abrir la noche del 9 de noviembre de 1989, estaba decorado para la ocasi√≥n con grandes fotograf√≠as en blanco y negro sobre escenas de alborozo de entonces. “¬°Somos el pueblo!”, se o√≠a de nuevo a voces, como en aquel hist√≥rico d√≠a.

“No es un d√≠a de fiesta s√≥lo para Alemania, sino para toda Europa y para las personas que tienen m√°s libertad, desde Rusia hasta muchas partes del mundo”, dijo la canciller.

Y agradeci√≥ “de todo coraz√≥n” a Gorbachov que hubiera “dejado que las cosas pasaran, con valent√≠a” en 1989, sin reprimir al pueblo de la Rep√ļblica Democr√°tica de Alemania (RDA), ni los movimientos reformistas en otros lugares.

Salud√≥ asimismo “el incre√≠ble aliciente” del sindicato polaco Solidaridad, el primero en desafiar el yugo comunista, en 1980.

Las celebraciones habían comenzado con un servicio religioso en la iglesia de Getsemani, símbolo de la disidencia de Berlín Este, en presencia de 700 personas.

Toda Europa se dio cita en Berl√≠n para festejar los 20 a√Īos de la ca√≠da del Muro con los representantes de las potencias que ocuparon Alemania desde la derrota en 1945 hasta la reunificaci√≥n en 1990, es decir Estados Unidos, Rusia, Gran Breta√Īa y Francia.

En Mosc√ļ, el primer ministro Vladimir Putin dijo que fue “una fecha especial” que permiti√≥ a Alemania “tachar un pasado doloroso”, pero signific√≥ para Rusia “comenzar de nuevo casi de cero, en condiciones muy dif√≠ciles”.

La secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton llam√≥ a Europa y a Estados Unidos a hacer esfuerzos para “derribar los muros” de la intolerancia religiosa y Merkel incit√≥ a Washington a ceder terreno a las organizaciones internacionales para crear “un orden mundial” capaz de resolver desaf√≠os como el terrorismo.

La canciller, criada en la RDA y cuya carrera pol√≠tica empez√≥ cuando cay√≥ el Tel√≥n de Acero, record√≥ durante los √ļltimos d√≠as que la ca√≠da del Muro la pill√≥ por sorpresa: “Incluso en los a√Īos 80, nunca habr√≠a cre√≠do que el Muro caer√≠a estando yo viva”.

En la misma l√≠nea, Gorbachov afirm√≥ en Berl√≠n que “el canciller Kohl pensaba que no caer√≠a antes del siglo XXI. No √©ramos muy clarividentes

Tendencias Ahora