Opinión
Elecciones municipales y la carrera por el corte de cintas
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Es realmente increíble ver cómo muchos de los actuales alcaldes que van nuevamente a la reelección guardan parte importante de su batería presupuestaria para inaugurar y cortar cintas en los meses previos a los comicios. Habitualmente contra el tiempo, en condiciones poco presentables y en otras tantas ni siquiera con los permisos legales.

Hace recordar las ya anecd√≥ticas y ultra comentadas historias del ‚Äúcumplimos‚ÄĚ de Trivelli en relaci√≥n a la Alameda, haciendo referencia a su reinauguraci√≥n, llena de baches por los dem√°s; algunas m√°s vergonzosas que otras, como la reinaguraci√≥n ya ultra comentados del Hospital de Curepto, con enfermos imaginarios que inaugur√≥ la presidenta Bachelet en su anterior per√≠odo; al aterrizaje del presidente Pi√Īera en el aeropuerto de Temuco que no ten√≠a torre de control; o la primera piedra del hospital de Puente Alto que se inaugur√≥ y al d√≠a siguiente fue removida por no existir nada. En fin, historias hay varias, unas m√°s vergonzosas que otras, pero es una t√≥nica con un denominador com√ļn, inducen a error y confunden, exprofeso, al electorado.

Un buen alcalde, que administra sus recursos de manera seria, no puede postergar proyectos para que calcen con las elecciones. El actual alcalde de Calama, Esteban Vel√°squez, rompi√≥ todo el centro de la ciudad justo este a√Īo para inaugurarlo en fechas de campa√Īa, dejando en el camino un tremendo da√Īo a la actividad comercial de la ciudad. El alcalde Guevara de Lo Barnechea invit√≥ al presidente Pi√Īera a la inauguraci√≥n del ascensor del Cerro 18, pese a que en ese momento no contaba con la recepci√≥n final de su propio municipio.

Un buen administrador destina sus recursos de acuerdo a las necesidades, a los requerimientos y demandas, y no para mostrar resultados cortoplacistas que inevitablemente saltarán después; no nos olvidemos que lo barato cuesta caro, qué mejor ejemplo que el Puente Cau-Cau, o el mismo ascensor de Lo Barnechea que por la premura de inaugurarlo ha estado más tiempo arreglándose que funcionando y no dudo que las nuevas instalaciones municipales, inauguradas en estos días van a caer en las mismas irregularidades y falencias.

El 23 de septiembre todos los alcaldes deben dejar sus cargos, por lo mismo es que en estos escasos d√≠as (que incluye Fiestas Patrias) los veremos m√°s activos que nunca, para que ya logrando la reelecci√≥n, pasen al olvido hasta la pr√≥xima campa√Īa. Somos una sociedad cortoplacista, de resultados inmediatos y ello nos ha llevado en m√°s de una oportunidad a elegir con la √ļltima sensaci√≥n que nos quedamos, olvidando lo que se haya hecho anteriormente o dejado de hacer. Como el voto es un proceso reflexivo y no impulsivo, es bueno analizar en el global el actuar edilicio. Meter un gol en el √ļltimo minuto no significa necesariamente que el partido fue bueno, y esa analog√≠a es la que es recomendable hacer al momento de acercarnos a las urnas.

Elegir a nuestras autoridades municipales es una decisi√≥n que nos acompa√Īar√° por los pr√≥ximos cuatro a√Īos, y como es tradici√≥n en pol√≠tica lo que se prometi√≥ hacer en cuatro a√Īos y no se hizo, no se va a hacer en ocho. Quedan entonces las preguntas abiertas ¬ŅC√≥mo y cu√°ndo este alcalde se preocup√≥ por mis intereses comunales? ¬ŅCu√°ntas veces el concejo hizo eco de mis demandas? Es una tremenda oportunidad para analizar entre la continuidad y el cambio; para no restarse de un proceso tan relevante, sino que sumarse y concurrir a las urnas a plantear su parecer con el rumbo de nuestra comuna, y la idoneidad y √©tica de nuestros representantes.

En la elecci√≥n municipal pasada vot√≥ s√≥lo el 43% del electorado, que adem√°s es un votante ya identificado por los alcaldes y es a ellos a quienes les hablan; no es de sorprender la cantidad de visitas a hogares de adultos mayores, comidas, bingos, paseos que hacen con ellos en precampa√Īa (sirvi√©ndose obviamente de recursos municipales), ese es su voto duro, ese es parte importante del 43% que concurrir√° el 23 de octubre a votar. Sin embargo, si el otro 57% -en su mayor√≠a ciudadanos entre 18 y 36 a√Īos (millennials)- decide sumarse en estos comicios, el rumbo de la elecci√≥n ser√° un enigma que puede cambiar el rumbo de la pol√≠tica tradicional chilena y de la manera de c√≥mo √©stas se hacen.

Por:
Felipe Vergara
Académico UNAB

URL CORTA: http://rbb.cl/etmy
Tendencias Ahora