Tecnología
Especies del inhóspito Cabo de Hornos están actuando como centinelas del cambio climático
Publicado por: Guido Focacci La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Con las aguas más prístinas y los bosques más australes del planeta, las especies que crecen en el inhóspito Cabo de Hornos de Chile, en el extremo austral del continente americano, están actuando como centinelas del cambio climático.

En el fin del mundo, donde casi no hay intervención humana, lejos de las emisiones industriales, el paso del tiempo parece haberse detenido, permitiendo la conservación de extensas poblaciones de musgos, líquenes, insectos y pájaros.

“Esto es un Jurassic Park para el Hemisferio Norte. Eso es incre√≠ble”, dice Ricardo Rozzi, bi√≥logo y director del programa de conservaci√≥n Biocultural Subant√°rtica, a un grupo de periodistas que lo acompa√Īan a recorrer la Reserva de la Bi√≥sfera Cabo de Hornos, protegida por la Unesco desde 2005, en la localidad de Isla Navarino de Puerto Williams, la ciudad m√°s austral del mundo.

Integrante del archipi√©lago de Tierra de Fuego, en el extremo meridional de Sudam√©rica, constituye un laboratorio natural √ļnico para el estudio de las interrelaciones entre las regiones subant√°rticas y ant√°rticas chilenas.

Sin azufre ni plomo ni elementos qu√≠micos que se encuentran en otras regiones del planeta, se le considera “un laboratorio natural, que genera una l√≠nea de base preindustrial para estudiar lo que ha pasado en los bosques de Escocia, Canad√°, Escandinavia, Siberia, previo a la lluvia √°cida”, explica Rozzi.

Situada entre los oc√©anos Atl√°ntico y Pac√≠fico, debe su biodiversidad √ļnica a su aislamiento y a que ha logrado escapar a la industrializaci√≥n y a la presencia masiva del ser humano.

Por lo mismo, las aguas del río Róbalo, que alimentan a la ciudad de Puerto Williams y cruzan la Reserva, son las más prístinas del planeta, con cero presencia de contaminantes inorgánicos.

Centinelas del cambio clim√°tico

Pero poco a poco esta inh√≥spita regi√≥n reacciona al aumento de las temperaturas provocado por el cambio clim√°tico en esta lluviosa zona al sur del Canal de Beagle, donde la temperatura media anual alcanza los 6¬ļ.

Los investigadores detectaron que el ciclo de vida de insectos acuáticos, como los jejenes o moscas negras, se ha adelantado, terminando antes de lo que había sido durante todo su tiempo de evolución.

Les llamamos centinelas del cambio clim√°tico porque nos est√°n dando aviso temprano” de las transformaciones, explica a la AFP la investigadora del Programa de Conservaci√≥n Biocultural Subant√°rtica Tamara Contador.

A mayor temperatura, el metabolismo de estas especies es m√°s r√°pido y por eso “las generaciones est√°n terminando antes de lo que sol√≠an hacerlo”, explica Contador.

Y ese cambio está causando un completo desacople a nivel ecosistémico, como en algunas aves migratorias, que tradicionalmente venían a alimentarse a esta zona en la época de eclosión de algunos insectos y ahora no han encontrado alimento.

La Reserva concentra tambi√©n una gran cantidad de especies de briofitas o peque√Īas plantas que viven en lugares h√ļmedos, tan chicas que la mayor√≠a pueden apreciarse solo con lupa, explica Rozzi, profesor tambi√©n de la Universidad de North Texas.

Ante el aumento de las temperaturas y en b√ļsqueda de lugares m√°s fr√≠os, la pregunta que se hacen los cient√≠ficos es si ser√°n capaces de saltar a la Ant√°rtica y empezar a colonizar el continente blanco.

Y aunque el √°rea es protegida, “¬Ņser√°n capaces de resistir la invasi√≥n con especies que vienen del norte y que son competitivamente m√°s fuertes?”, se pregunta este profesor.

Estas interrogantes a√ļn no tienen respuesta en esta zona cr√≠tica para monitorizar el cambio clim√°tico y evaluar el impacto del calentamiento global.

URL CORTA: http://rbb.cl/gou3
Tendencias Ahora