temas del día

Sociedad


Hipersomnia: Cuando duermes mucho pero no descansas

B Rosen
Publicado por
Envíanos tu corrección

Da lo mismo si duerme 10 ó 5 horas, una persona que padece Hipersomnia suele sentirse cansado a cualquier hora de día y no logra recuperarse independiente de tiempo que pase sobre su cama.

Fatiga, cansancio, pérdida de concentración y sensorial, y problemas de movimiento, son algunos de los problemas que afectan a quienes lo padecen. “A penas pueden mantenerse despiertos durante el día”, aseguran fuentes de la Asociación Española de Narcolepsias e Hipersomnias Centrales (AEN) al portal británico BBC.

Björn Bechstein

Björn Bechstein

“En la mayoría de los casos, no tienen dificultad para conciliar el sueño; éste es continuo, pero no es reparador. Sin embargo, suelen tener problemas al levantarse y sentirse confusos e irritables”, comenta.

Estas personas programan muchas alarmas para despertar y, cuando lo logran, se sienten desorientados. Según señala la AEN, esto puede llegar a influir en el autoestima de la persona y su vida social y laboral.

Tipos de Hipersomnia

Hipersomnia recurrente o primaria: Si bien es poco frecuente (sólo se registran 200 casos), es la más grave.

Puede ser causada por trastornos como depresión clínica, uremia, hiperglucemia y fibromialgia; como también puede estar derivada de otros desórdenes del sueño como narcolepsia o apnea del sueño.

Hipersomnia idiopática con sueño prolongado: somnolencia excesiva que se extiende durante al menos tres meses. Quienes la padecen duermen de 12 a 14 horas diarias y -aún así- se sienten cansados todo el día.

Hipersomnia idiopática con sueño reducido: Al contrario del padecimiento anterior, en este trastorno la persona duerme entre 6 y 10 horas seguidas (considerado “normal” para una persona adulta), pero le es de gran dificultad despertarse en la mañana o después de las siestas.

Sueño insuficiente inducido por el comportamiento: Puede ser ocasionado por conductas voluntarias, pero no buscadas directamente. Deriva de comportamientos que impiden alcanzar la cantidad de sueño necesario para mantener un adecuado nivel de vigilia y alerta.

Otros tipos de hipersomnia: Aquellos que se desprenden de una enfermedad médica (enfermedades neurológicas o trastornos metabólicos, entre otros), hipersomnia secundaria al consumo de fármacos o drogas, e hipersomnia no debida a trastorno mental.

Los doctores concluyen que el tratamiento para combatir la Hipersomnia siempre incluye medicamentos. “Se pueden prescribir estimulantes como anfetaminas, metilfenidato y modafinilo. Entre otras drogas para el tratamiento existen la levotiroxina, levodopa, bromocriptina, antidepresivos e IMAOs”, comentan.

Sin embargo, es importante que los pacientes eviten el consumo excesivo de café y de alcohol para recuperar la sensación de descanso.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados