Notas


Jason Becker: una estrella fugaz que aún lucha por no extinguirse

Jason Becker | promo
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Reconocido entre los guitarristas como uno de los más grandes de la historia del rock y el metal, una verdadera estrella “fugaz” que derrochaba toneladas de sentimiento en cada acorde y que además era dueño de una técnica inigualable.

Durante años acompañó a Marty Friedman en frenéticos duetos, lanzó una exitosa carrera solista y reemplazó a Steve Vai en la banda de David Lee Roth. Hablamos de Jason Becker, un guitarrista que en 4 años logró conquistar al mundo del rock.

Jason tenía sólo 5 años cuando, de manera autodidacta, comenzó a tocar guitarra inspirado por su padre y su tío, quienes pertenecían al mundo de la música. Sus inicios en los escenarios datan de 1986, cuando conoció a su eterno amigo Marty Friedman, con quien se uniría a una avanzada de melodías, sentimiento y técnica inigualable hasta el día de hoy, la cual fue conocida como “Cacophony“.

La banda que dio paso al Speed Metal se mantuvo girando en circuitos “Under” durante cuatro años, con un grupo de potentes músicos entre los que incluso estuvo Deen Castronovo (Journey), y con una combinación única de los sonidos neoclásicos de Jason Becker y las melodías exóticas de Marty Friedman. Sin embargo jamás lograron encontrar un vocalista que estuviera al nivel de la música que componían.

A pesar de lo atractivo de su proyecto y lo irregular de sus últimas composiciones, la banda sólo alcanzó a lanzar dos discos, Speed Metal Symphony (1987) y Go Off! (1988), ya que estaba tan mal gestionada que no tenía presupuesto para seguir grabando, incluso “había ocasiones en que pasaban semanas en gira y varios días sin comer”, según contó el mismo Marty Friedman en su visita a Concepción el año 2002.

Cacophony

Cacophony

En 1989 se produjo un quiebre que lanzó a los virtuosos por distintos caminos. Mientras Friedman se unía a las filas de Megadeth para grabar el disco Rust In Peace, Jason Becker se lanzaba a tocar su trabajo solista, que más tarde sería recordado como una de las obras iniciadoras del “Technical Metal”.

Perpetual Burn fue el nombre de aquel reconocido disco que fue lanzado al mercado en 1988 pero compuesto cuando Becker sólo tenía 17 años. El álbum alcanzó mayor potencia tras la separación de Cacophony y para ese entonces Becker ya acaparaba las portadas de las revistas especializadas y estaba a punto de recibir la invitación de su vida.

A finales de 1989 fue llamado para integrar la banda del ex Van Halen, David lee Roth, en el codiciado puesto para reemplazar al mega conocido guitarrista Steve Vai, que se retiraba para formar parte de Whitesnake.

Becker, quien acaba de ser nombrado “Guitarrista del Año” por la revista Guitar Magazine, tenía todo lo que un músico podía soñar. Sin embargo, mientras grababa el disco “A Little Enough” recibió la noticia que convertiría todos sus sueños en pesadillas. El virtuoso de las seis cuerdas fue diagnosticado con Esclerosis lateral amiotrófica (ALS), una enfermedad degenerativa neuromuscular que a la larga provoca una parálisis progresiva que podría llevar a la muerte.

En ese momento se inició la batalla de Becker, quien a penas pudo terminar el disco de Lee Roth, ya que sus piernas comenzaron a perder movilidad, y luego sus brazos, que para 1991 ya no tenían la fuerza suficiente para sujetar siquiera una guitarra.

David Lee Roth y Jason Becker

David Lee Roth y Jason Becker

Acompañado por su familia y amigos, Jason buscó la forma de no alejarse de la música, a pesar del doloroso proceso que estaba viviendo y de la constante amenaza de perder la vida, ya que le diagnosticaron de tres a cinco años más de existencia.

Durante ese periodo y hasta 1995, Becker perdió totalmente la movilidad, el habla y la capacidad de comunicarse, por lo que tuvo que comenzar a usar un sistema especial de patrones visuales creado por su padre Gary Becker, ya que a la larga sólo conservó la movilidad de sus ojos.

Jason no se rindió, y con el mismo sistema de patrones logró componer, nota por nota, un nuevo disco titulado “Perspective”, que sería lanzado en 1995 y que contó con la ayuda del guitarrista Michael Lee Firkins y de una orquesta.

El mundo de la música ya había olvidado a Becker, e incluso muchos lo daban por muerto, sin embargo él jamás se olvidó de su pasión por las melodías y hasta el día de hoy continuó componiendo.

Más tarde en 1999 editó el disco “Raspberry Jams” y en 2003 “Blackberry Jams”, ambos compuestos por demos, ensayos e improvisaciones que habían quedado guardadas durante los años.

Actualmente y a 22 años del fatal diagnostico, Becker y el actor de las secuelas de Rápido y Furioso, Matt Schulze, planean grabar una película sobre la vida del guitarrista, la cual sería titulado “End of the Begining”.

Además, junto con su familia se encuentran reuniendo fondos para la post producción de un largometraje titulado “NOT DEAD YET: The Story of Jason Becker”, un documental que narra la historia completa del virtuoso, desde su infancia, sus años de gloria en los escenarios y su batalla hasta el día de hoy, como una estrella que cruzó fugazmente por el espacio del rock, y que aún lucha por no extinguirse.

http://www.youtube.com/watch?v=wGFDWTC8B8g

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados