Notas


Especialista explica aumento de las cesáreas en Chile

Luis Alfredo Cuitiño
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Pese a que la OMS recomienda que este tipo de cirugías no superen el 15% del total de partos, sólo en el primer trimestre de este año hubo un 37.6% de estas intervenciones en nuestro país. En este sentido, se incluyen motivos médicos como el caso de los embarazos con complicaciones.

Lo natural siempre es mejor que lo artificial, dice la premisa, pero las chilenas parecen no hacer mucho caso. Al menos así lo revelan los datos de la Subsecretaría de Redes Asistenciales que advierten que el primer trimestre de 2011 hubo un 37.6% de cesáreas, mientras que en igual período de 2010 fue de un 25.3%.

Si bien la OMS recomienda que las cesáreas no superen más del 15% del total de partos, en Chile los factores que han provocado el alza son múltiples. “Uno de ellos es la judicialización de la medicina. Las pacientes indican su preferencia por tener una cesárea ya que consideran que es un procedimiento más cómodo, menos doloroso y rápido. Ante esto, el doctor procede, pero a fin de evitar reclamos que pueden terminar en tribunales”, advierte el médico Luis Alfredo Cuitiño, Jefe del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Universidad San Sebastián.

Por otra parte, dice el especialista, el avance tecnológico de la medicina ha permitido detectar una gran cantidad de complicaciones que se producen en los embarazos como, por ejemplo, el aumento del líquido amniótico. “De esta forma, el ginecólogo puede decidir si es más adecuado realizar una cesárea porque será menos riesgoso para la paciente”.

“También es cierto, que muchos médicos se inclinan por la cesárea en vez del parto natural, pero la verdad es que ahí es donde entra a jugar un dilema ético”, revela el ginecólogo y académico USS.

Optar por lo natural
Pero sea preferencia de la madre o decisión médica, el parto natural es la mejor opción. “Es la forma normal de nacer y frente a eso siempre será mejor que una alternativa artificial”, dice el especialista.

Y agrega que las ventajas son muchas, “La recuperación de un parto natural es más rápida, mientras que en la cesárea es un poco más lenta por tratarse de una cirugía. A esto se suman mayores riesgos quirúrgicos y anestésicos”.

“Si lo miramos de manera simple, el feto está en el útero recibiendo presión negativa y cuando sale por vía vaginal avanza hacia una presión positiva. En la cesárea el feto no pasa por este proceso natural y paulatino, sino que sale de manera abrupta del cuerpo de la madre lo que incluso puede ocasionar riesgos de desgarro cerebral”, detalla Cuitiño.

Si bien el parto natural es la primera opción recomendada por la mayoría de los ginecólogos, las cesáreas deben realizarse por indicación médica en casos que la paciente presente complicaciones como estrechez pelviana, doble cicatriz de cesárea, fetos de más de 4 kilos, entre otras.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados