Notas
Nagoya: 190 pa√≠ses se re√ļnen para evitar la 6¬ļ gran extinci√≥n de especies
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una conferencia de Naciones Unidas sobre la diversidad biológica inició sus trabajos este lunes en Nagoya (centro de Japón) para buscar soluciones destinadas a prevenir la sexta gran pérdida de especies animales y vegetales.

Foto: Mshobi en Stock.xchng

Foto: Mshobi en Stock.xchng

La 10¬™ Conferencia de la Convenci√≥n sobre la diversidad biol√≥gicas re√ļne durante 12 d√≠as el conjunto de los 190 pa√≠ses que firmaron este tratado adoptado en la Cumbre de la Tierra de R√≠o de 1992.

“Vamos a discutir sinceramente sobre el futuro de la Tierra para encontrar una soluci√≥n”, declar√≥ el lunes el ministro japon√©s de Medioambiente, Ryu Matsumoto, al pronunciar del discurso de apertura.

“Transmitir una Tierra bella, con una rica biodiversidad, a las pr√≥ximas generaciones, es el deseo compartido por todos en todo el mundo”, agreg√≥.

Los delegados tendr√°n que reconocer que, hasta el momento, han fracasado en concretar los objetivos fijados en la primera conferencia celebrada en 1992.

El ritmo de extinción de las especies es ahora mucho más elevada que en el pasado, recordó la ONU, que atribuye ese fenómeno a la sobreexplotación de los recursos, la contaminación, la modificación de los hábitats y el cambio climático.

Una especie anfibia de cada tres, más de un pájaro de cada ocho, más de un mamífero de cada cinco y más de una especie conífera de cada cuatro están amenazadas de extinción.

El empobrecimiento afecta también a los genes y a los ecosistemas, una verdadera amenaza para muchos sectores, en primer lugar el de la alimentación.

“Lleg√≥ la hora de pasar a la acci√≥n y hay que hacerlo aqu√≠”, dijo Ahmed Djoghlaf, secretario ejecutivo de la Convenci√≥n.

“Proteger los bosques protege a las especies pero tambi√©n ayuda a absorber las emisiones de di√≥xido de carbono que provocan un cambio clim√°tico”, agreg√≥ Djoghlaf.

“Nuestra prosperidad y nuestra sobrevivencia dependen de ecosistemas sanos”, declar√≥ por su lado Jim Leape, jefe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

“Los bosques, los oc√©anos y los r√≠os son el fundamento de nuestra sociedad y de nuestra econom√≠a”, agreg√≥ Leape.

Los delegados van a estudiar tres asuntos clave: fijar nuevos objetivos para frenar la pérdida de especies antes de 2020, encontrar un acuerdo internacional sobre la condiciones de acceso de las industrias del Norte a los recursos genéticos de los países del Sur, esbozar la evolución de la ayuda a los países más pobres para proteger los recursos naturales.

La b√ļsqueda de un marco jur√≠dico para repartir equitativamente los beneficios logrados por la explotaci√≥n de los recursos gen√©ticos -esencialmente plantas, con aplicaciones farmac√©uticas, la qu√≠mica y la cosm√©tica- estar√° en el centro de los debates.

La firma de un “protocolo ABS”, siglas en ingl√©s de Access and Benefits Sharing (acceso y reparto de ventajas), cuya negociaci√≥n comenz√≥ en 2002, dar√° la pauta del fracaso o √©xito de la cita de Nagoya.

“Para nosotros no es aceptable ir a Nagoya y no lograr un protocolo ABS”, advirti√≥ a comienzos de octubre la ministra brasile√Īo de Medioambiente, Izabella Teixeira.

De forma m√°s o menos expl√≠cita, varios pa√≠ses del Sur han vinculado esta negociaci√≥n a la de la creaci√≥n de un “GIEC de la biodiversidad”, que permitir√≠a, tal como ocurre en la lucha contra el cambio clim√°tico, disponer de un instrumento de medida confiable para guiar a los pol√≠ticos que toman las decisiones.

Bautizado IPBES, este organismo podría ser aprobado por la asamblea general de Naciones Unidas -en las semanas que seguirán a Nagoya- antes del final de su 65ª sesión en diciembre.

URL CORTA: http://rbb.cl/62xs
Tendencias Ahora