Notas
Concejal de Los Andes asegura que cerrar un liceo en la zona ser√≠a avalar 10 a√Īos de mala administraci√≥n
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Así lo califica el Concejal de Los Andes, Alejandro Tapia, frente a la eventualidad de cerrar uno o más establecimientos de área educacional municipalizada por factores económicos y de baja matrícula.

La discusión de un inminente cierre de al menos un establecimiento a corto plazo, divide a la comunidad educacional con las autoridades locales.

En un comunicado p√ļblico enviado por el edil, √©ste asegura que “un fantasma recorre, en los √ļltimos meses, los pasillos de los liceos andinos. El eventual cierre de un establecimiento a√ļn no sindicado con claridad, ha sembrado incertidumbre e inquietud entre profesores, apoderados y alumnos. Todos ellos esperan que tama√Īa maldici√≥n no les alcance y que su revoloteo no sea otra cosa que un mal sue√Īo o tal vez un mal entendido”.

Agregando que nadie sabe bien como esa amenaza cobr√≥ forma, m√°s de alg√ļn inter√©s pol√≠tico y particular hay en ello.

“Sin embargo, en el fondo del problema yace una realidad brutal. El sistema educacional municipal presenta un d√©ficit anual enorme de 350 millones en una aproximaci√≥n muy conservadora. Este descalabro se ha ido incrementando a partir del 2000. Desde entonces mientras las matr√≠culas disminuyen anualmente los costos han crecido a√Īo tras a√Īo. Desde el punto de vista de la administraci√≥n el sistema de educaci√≥n ha sido arrastrado a la bancarrota” afirma.

Asimismo, asegura que “algunos cronistas del problema aducen que se ha perdido a raz√≥n de un liceo por a√Īo, s√≠ de n√ļmero de matr√≠culas se habla. Es bien sabido que el a√Īo 2000 las finanzas del sistema estaban equilibradas, no m√°s de 400 profesores para 12.000 alumnos. Ocho a√Īos m√°s tarde la mitad de esos alumnos ‘financian’ el doble de aquellos docentes. A la luz de estas comparaciones la grave situaci√≥n deficitaria se hace evidente. Lo m√°s preocupante es que por a√Īos se ha usado el DAEM como caja pagadora de favores y gastos municipales no relacionados con los colegios”.

“He tra√≠do la historia del problema para reforzar la idea de que cerrar colegios no ser√≠a otra cosa que la validaci√≥n y amnist√≠a para una d√©cada de administraci√≥n voluntarista y negligente. Tambi√©n para se√Īalar que es responsabilidad de esta administraci√≥n resolver el problema evitando las soluciones facilistas y asign√°ndoles a cada uno su cuota de responsabilidad y costo. En esta hora, hecho de menos los resultados de una auditor√≠a que no se hizo y que podr√≠a probar que estas decisiones ya estaban predestinadas desde entonces” contin√ļa.

El concejal manifiesta que “las responsabilidades en la mala administraci√≥n son atribuibles siempre al administrador. Sin embargo, en la p√©rdida de alumnos hay responsabilidades gremiales. La comunidad no valora como antes nuestros establecimientos producto de las debilidades que la ense√Īanza en ellos manifiesta. Por eso que resulta jocoso escuchar a dirigentes como Jaime Gajardo recordar las obligaciones del Estado y las autoridades para con la educaci√≥n sin rozar siquiera lo esencial y es que los usuarios de la educaci√≥n tienen la opci√≥n de elegir donde matriculan a sus hijos y nadie puede obligar a los andinos a preferir tales o cuales establecimientos”.

“Me opongo a la idea de cerrar un liceo para sanear financieramente un sistema en crisis, porque equivale a amputarle un miembro a un cuerpo que tiene todas sus extremidades comprometidas. Finalmente, me revelo a la idea de sumergir a las personas en la inseguridad a partir de nuestras propias indecisiones y cuando digo esto quiero decir del concejo municipal en pleno, pues en todo esto solo he percibido siempre n√≠tida la posici√≥n de un solo concejal” agrega.

Finalmente propone que “el saneamiento del sistema de educaci√≥n se haga con racionalidad, a partir de criterios objetivos de urgencia y pertinencia. En primer lugar descargando de la ‚Äúmochila‚ÄĚ de la educaci√≥n p√ļblica, todas aquellas funciones repetidas o de escasa eficiencia comprobada. Tambi√©n todas aquellas que el municipio debe asumir de su propio presupuesto. Sin embargo a√ļn si estas medidas tienen un √©xito temporal, la verdadera estabilidad se lograr√° si se asume que los profesores y los alumnos son los m√°s interesados en la preservaci√≥n de los colegios los unos para trabajar en mejores condiciones y los otros para recibir crecientemente una educaci√≥n de calidad”.

URL CORTA: http://rbb.cl/65no
Tendencias Ahora