Vida Actual
S√°bado 01 diciembre de 2018 | Publicado a las 12:10
¬ŅQu√© tan nocivo es consumir alcohol para una persona con VIH?
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El VIH no es un tema que se acostumbre a tocar en contenidos de ficción de la televisión chilena. La primera vez que se mostró en pantalla en una teleserie, fue en El circo de las Montini, cuando al personaje de Néstor Cantillana le detectaban el virus y tenía que enfrentarse a su esposa y colegas del circo.

De eso han pasado 16 a√Īos y pese a que las estad√≠sticas hablan por s√≠ solas en cuanto a la cantidad de personas que viven con el virus, muchas de ellas sin siquiera saberlo, no existen mayores esfuerzos por mostrar esta realidad en alg√ļn contenido que eduque, concientice y motive a tomar resguardos.

Quiz√° lo que est√° haciendo la actual teleserie de las 15:00 horas de Mega Verdades Ocultas, podr√≠a servir como ejemplo de un intento por poner nuevamente el tema en discusi√≥n en un producto que goza de alto rating y popularidad, asegur√°ndose as√≠ que el mensaje llegue a la mayor cantidad de p√ļblico presente.

En este caso en particular, el personaje en cuesti√≥n tiene VIH y se enter√≥ tras unos a√Īos de vivir con la enfermedad. Primero lo mantuvo en total secreto, y poco a poco fue asumi√©ndolo como parte de su vida. Una realidad de la que no tiene por qu√© avergonzarse. Adem√°s, dieron a entender que al ser responsable con su tratamiento, puede llevar una vida como cualquier otra persona.

Eso hasta un reciente episodio en el que se le ve a Gonzalo, rol interpretado por el actor Renato Jofré, sufriendo una delicada descompensación producto de beber un par de copas de vino.

Si bien se sabe que el alcohol no es un buen compa√Īero para ninguna persona que est√° en un tratamiento de tales caracter√≠sticas y que deber√° seguir de por vida. Lo cierto es que la reacci√≥n que tuvo el personaje despert√≥ varias dudas entre los televidentes, quienes la tildaron de “exagerada” y un tanto “desinformada”, pero ¬Ņser√° tan as√≠?

M√°s all√° de entregar una respuesta a si una persona con VIH puede o no consumir alcohol, es m√°s importante conocer y entender cu√°l es el real efecto del alcohol en el organismo de una persona que vive con VIH.

Frente a lo anterior, existen a lo menos dos estudios recientes que dan cuenta de lo da√Īina que puede ser esta sustancia, ya sea por la interacci√≥n que tiene con los f√°rmacos o porque puede afectar el funcionamiento de distintos √≥rganos.

Una investigación de la Universidad de Yale, Estados Unidos, concluyó que beber alcohol es más peligroso para las personas con VIH que para aquellos que no lo tienen.

En el estudio en que participaron pacientes tratados por el Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos entre 2008 y 2012, se incluyeron más de 18.000 pacientes VIH positivos y a más de 42.000 personas sin el virus. Lo anterior para estudiar y comparar el vínculo entre el consumo de alcohol, la muerte y otros problemas de salud que pudieran desarrollar los pacientes en cuestión.

Tras el análisis, los expertos indicaron que los pacientes con VIH que bebían cantidades incluso moderadas de alcohol tenían más probabilidades de desarrollar problemas de salud relacionados con esta sustancia que aquellos que eran VIH negativos.

El estudio publicado en febrero de 2016 en la revista especializada Drug and Alcohol Dependence, determinó que incluso los que tenían el VIH suprimido mediante la terapia antirretroviral (TARV), corrían el mismo riesgo que cualquier otro paciente con el virus.

Las medidas utilizadas fueron de una a dos bebidas alcohólicas por día.

“El estudio demostr√≥ que incluso entre las personas que toman TARV y con una carga viral suprimida, que est√°n mucho menos enfermas en general, sigue habiendo un efecto a√Īadido del alcohol entre esos individuos, en comparaci√≥n a las personas sin el VIH”, asegur√≥ la investigadora y doctora Amy Justice, profesora de medicina general y de salud p√ļblica de la Facultad de Salud P√ļblica de la Universidad de Yale en Connecticut.

Asimismo, agreg√≥ que la investigaci√≥n “sugiere que el umbral de consumo seguro de alcohol probablemente sea distinto para las personas con el VIH”.

Beber y saltarse los f√°rmacos: grave error

Otro estudio realizado en Estados Unidos por la Universidad de Connecticut, publicado en la revista Journal of General Internal Medicine, se√Īal√≥ que muchos pacientes suelen saltarse los f√°rmacos cuando beb√≠an alcohol para as√≠ evitar alguna reacci√≥n “t√≥xica” en su organismo, lo que es totalmente err√≥neo.

Este comportamiento no es aconsejable seg√ļn los autores de este estudio, pues indican que incluso podr√≠a aumentar la carga viral en personas que viven con VIH.

La investigaci√≥n evalu√≥ durante un a√Īo a casi 200 personas con VIH que tomaban antirretrovirales responsablemente y que beb√≠an alcohol. En este contexto, descubrieron que el 51% dejaba de tomar sus pastillas cuando sab√≠a que beber√≠a, y no s√≥lo por “olvidos” debido a un estado de ebriead, sino por la “extendida y err√≥nea creencia de que mezclar el alcohol con los f√°rmacos puede ser t√≥xico”.

“El da√Īo causado salt√°ndose la medicaci√≥n supera por lejos el da√Īo causado al mezclar ambas cosas, si la persona no tiene una enfermedad de h√≠gado”, afirm√≥ Seth Kalichman, profesor de la casa de estudios y autor principal del estudio.

Los investigadores también indicaron que las consecuencias de un consumo inconstante de los fármacos para el VIH puede ser realmente grave, incluso si no es por el alcohol. Los antirretrovirales permiten al paciente que el virus no gane terreno en el organismo.

En la misma l√≠nea, lo peligroso de esta pr√°ctica tambi√©n radica en que dejar y retomar el f√°rmaco puede provocar una resistencia al medicamento. “Las personas que viven con VIH y que de forma deliberada detienen su medicaci√≥n cuando beben, corren riesgo de que el tratamiento falle”, determinaron.

En el desarrollo del estudio, los académicos encuestaron a 178 personas. Cuatro de cada cinco hombres que mantenían una terapia con antirretrovirales afirmaron beber alcohol. Al principio del estudio, los investigadores consultaron sus opiniones respecto al consumo de alcohol, como si acaso creían que los medicamentos no funcionarían tan bien si mezclaban con esta sustancia. Otra pregunta fue si ellos evitaban tomar las dos cosas al mismo tiempo.

Al a√Īo despu√©s, el grupo control√≥ a los pacientes para evaluar el seguimiento que le hab√≠an hecho, a trav√©s de un recuento de p√≠ldoras. Asimismo, cada dos meses llamaron a los encuestados para preguntarles por la frecuencia con que hab√≠an bebido alcohol durante ese periodo.

Por su parte, los médicos midieron la carga viral (cantidad de virus presente en el organismo) de los pacientes y su salud inmunológica, y finalmente concluyeron que el 51% de los pacientes evitaba los medicamentos cuando bebía. La otra mitad seguía su tratamiento pero tampoco en las mejores condiciones.

Otro dato preocupante que arrojó la investigación, fue que la mitad de ese 51% aseguró que no volvía a tomarlas hasta que el alcohol estuviera fuera de su organismo.

Sumado a lo anterior, Kalichman y su equipo indicaron que aquellos que se saltaban su medicaci√≥n tambi√©n presentaban m√°s probabilidades de tener niveles m√°s altos de VIH en el cuerpo y menos c√©lulas CD4. Estas c√©lulas constituyen una parte esencial del sistema inmunitario, pues tienen la funci√≥n de activar al propio sistema alert√°ndolo sobre la presencia de pat√≥genos o de una replicaci√≥n err√≥nea de c√©lulas para que as√≠ pueda enfrentarlas y corregir la situaci√≥n, se√Īala la ONG espa√Īola Grupo Trabajo sobre Tratamientos del VIH.

“Creo que est√° bastante bien demostrado que el consumo de alcohol est√° vinculado a una pobre observaci√≥n (del tratamiento) y creo que la mayor√≠a considera que es porque los afecta de alguna forma o se les olvida (…) cuando aqu√≠ se ve que a menudo se saltan su medicaci√≥n de forma intencionada”, indic√≥ Catherine Grodensky, investigadora del Centro de Investigaci√≥n del SIDA de la Universidad de Carolina del Norte.

Alcohol y drogas + VIH: ¬Ņcu√°les son los principales riesgos para la salud?

De acuerdo al portal informativo InfoSIDA, perteneciente al departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, existen al menos tres da√Īos fundamentales a la hora de consumir alcohol y otras drogas recreativas cuando se es VIH positivo.

1) Puede debilitar el sistema inmune.

Se sabe que el VIH afecta el sistema inmune y dificulta el combate a infecciones y algunos tipos de c√°ncer, por lo que seg√ļn esta entidad el uso de drogas y/o alcohol puede da√Īar a√ļn m√°s el sistema inmunitario, afectando su funci√≥n y, por consiguiente, empoerando la infecci√≥n por el VIH.

2) Las drogas y el alcohol pueden da√Īar el h√≠gado y ‘enfermarlo’

El hígado tiene como una de sus funciones retirar las sustancias nocivas de la sangre. Las toxinas se producen cuando el hígado descompone las sustancias químicas, y esto incluye drogas y alcohol.

Su uso puede causar lesiones en este órgano, por lo que tendría que trabajar más duro para retirar las toxinas del cuerpo. Y si no funciona bien, la acumulación de toxinas debilita el cuerpo y el hígado se vuelve más y más vulnerable.

3) Algunas drogas recreativas pueden interactuar con los medicamentos antirretrovirales

El riesgo de efectos secundarios peligrosos aumenta considerablemente debido a la interacción entre los medicamentos antirretrovirales y las drogas recreativas.

El portal especialista indica que se han reportado sobredosis en casos donde los antirretrovirales interactuaron con drogas nocivas como el éxtasis o el GHB.

Asimismo, el uso de sustancias nocivas como drogas y alcohol tambi√©n puede dificultar la ingesta de los medicamentos a diario, y su omisi√≥n, desencadenar un da√Īo peor ya que ayuda a que el virus se multiplique y da√Īe a√ļn m√°s al sistema inmune.

Tendencias Ahora