Turismo & Viajes
Miércoles 18 diciembre de 2019 | Publicado a las 15:51 · Actualizado a las 12:25
No aptos para claustrofóbicos: hoteles cápsula se posicionan y son cada día más cotizados
Por Verónica Reyes
La información es de Agence France-Presse
visitas

Dormir en una cabina de metro y medio de altura y de ancho, en una cama de dos metros de largo es el nuevo concepto de “hotel c√°psula” que lleg√≥ a Mil√°n, la capital italiana de la moda en pleno auge tur√≠stico.

Dragan Kupresanin, un croata de 31 a√Īos que trabajaba en Dubl√≠n, quer√≠a probar la aventura con dos amigos.

¬ŅQu√© les atrajo? “La novedad, el estilo futurista, entrar en ese tipo de caja para dormir”, confiesa.

“Realmente me gust√≥. Este tipo de hoteles deber√≠an desarrollarse en todo el mundo. Muchas personas evitan los albergues juveniles por el problema de privacidad (con literas), pero aqu√≠ la tienen garantizada”, explica.

Las ocho c√°psulas est√°n pegadas una al lado de la otra con un ba√Īo compartido. Las duchas se encuentran al final del pasillo.

Dentro de la cabina hay una cama de 90 cm por 2 metros con almohada y edred√≥n, dos enchufes para cargar el tel√©fono o la computadora, una caja fuerte para guardar el propio bolso y una mesita de noche integrada. Todo por un precio que oscila entre 19 euros ($16 mil aproximadamente, con desayuno incluido) durante los per√≠odos de menor actividad, y hasta 150 euros durante la Semana del Dise√Īo.

Una idea japonesa

elpatagonico.com
elpatagonico.com

El concepto “naci√≥ en Jap√≥n, precisamente en Osaka, en 1979”, recuerda la blogger especializada en viajes, Agnese Sabatini.

Ese sistema de hospedaje “resuelve problemas” y se desarroll√≥ r√°pidamente en las principales ciudades asi√°ticas, ya que lo pueden utilizar simples asalariados o empleados en trajes de corbata que desean disfrutar una velada. Pero tambi√©n los desafortunados que perdieron el √ļltimo tren para regresar a casa.

El concepto se ha extendido al resto del mundo. Primero en los aeropuertos, desde Par√≠s a Mosc√ļ, pasando por Bangkok. Luego, gradualmente a ciudades como Singapur, Se√ļl o Bombay.

En Europa, fuera de los aeropuertos, los hoteles c√°psulas son raros. Entre ellos figura City Hub de Amsterdam y el “Hotel c√°psula Lucerna”, el primero abierto en Suiza a finales de 2018.

Mil√°n es la primera ciudad italiana que inaugura ese concepto de hotel y el grupo italiano ZZZleepandGo y su filial Ostelzzz planean expandirse.

El grupo italiano se ha convertido en un peque√Īo imperio. A finales de este a√Īo desembarca en seis aeropuertos europeos a los que se agregar√°n r√°pidamente en 2020 Viena y cuatro de Brasil, incluido Rio de Janeiro, con los que se convierte en l√≠der mundial, asegura su gerente general, Gianmaria Leto.

Adem√°s de estar presente en “cinco a seis aeropuertos m√°s cada a√Īo”, el objetivo es “crear uno o dos hoteles c√°psulas por a√Īo en los pr√≥ximos cinco a√Īos en las principales ciudades europeas”, explic√≥.

No aptos para claustrofóbicos

Pixabay
Pixabay

Para Agnese Sabatini el √ļnico aspecto negativo de un hotel c√°psula “es la sensaci√≥n de encierro, la claustrofobia que puede desencadenar en algunas personas”, reconoce.

Peque√Īos, sin ventanas, como una nave espacial, ofrecen en cambio “privacidad, tarifas reducidas y la ciudad a la mano”, sostiene el editor del blog “Volver√© B”.

“Los espacios peque√Īos no son un problema para los j√≥venes”, sostiene.

“Lo que est√°n pidiendo ahora es mayor tecnolog√≠a”, como el check-in autom√°tico, pero tambi√©n espacios comunes para reuniones, explica.

La elecci√≥n de Mil√°n para el primer hotel c√°psula de Italia no es una casualidad. La capital financiera y de la moda est√° en pleno auge tur√≠stico desde la Exposici√≥n Universal de 2015, gracias a eventos como la moda, el dise√Īo y su vida nocturna.

De 4,2 millones de visitantes en 2011, aumentó a 6,8 millones en 2018, de los cuales alrededor del 65% eran extranjeros, con un aumento de más del 60%.

En s√≥lo septiembre pasado, Mil√°n recibi√≥ a m√°s de 700.000 turistas, un auge del 18% en un a√Īo. Entre ellos una creciente proporci√≥n de j√≥venes.

“Antes hab√≠a tres albergues juveniles, ahora hay 26. El crecimiento es notable”, subraya el director operativo de ZZZleepandGo, Fabio Rocchetti.

Sus hoteles son usados en un 25% por “residentes”, entre ellos estudiantes y trabajadores.

Como Mónica Vici, quien duerme en Ostelzzz mientras busca apartamento.

“Tienes privacidad en la habitaci√≥n, pero tambi√©n hay una cocina, conoces a mucha gente y el personal, todos menores de 40 a√Īos, ayudan”, explica la estudiante de 22 a√Īos mientras trabaja con su computadora en la moderna sala com√ļn.

Lo mismo dice Patricia Ann Wells, profesora de ingl√©s de 48 a√Īos, quien pernocta all√≠ tres noches a la semana por sus cursos.

“El ambiente es familiar, me siento como en casa”, reconoce.

Tendencias Ahora