Sociedad
¬ŅEres un psic√≥pata? Dos acertijos que ponen a prueba tu nivel de frialdad
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La psicopat√≠a o trastorno de la personalidad antisocial es definida por la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos como “una afecci√≥n mental por la cual una persona tiene un patr√≥n prolongado de manipulaci√≥n, explotaci√≥n o violaci√≥n de los derechos de otros”, agregando que “a menudo este comportamiento es delictivo”.

El mismo organismo indica que si bien estos individuos suelen mostrarse encantadores, alegres y aduladores, son expertos en manipular la emociones de los demás, sienten muy poco temor -por lo que son propensos a arriesgarse o arriesgar a los demás, son fríos, mentirosos, egocéntricos, impulsivos y no muestran sentimientos de empatía, remordimiento o culpa.

De hecho, se indica que la crueldad con los animales durante la infancia es un rasgo que se repiten en quienes tiene una personalidad antisocial o psicop√°tica.

Lee tambi√©n: 10 se√Īales de que tu pareja es un psic√≥pata

‚ÄúLos psic√≥patas no se sienten culpables porque son ciegos de la culpa,‚ÄĚ afirm√≥ Frank Ochberg, ex psiquiatra del FBI que estuvo a cargo del equipo de consejer√≠a tras la matanza de Columbine. El profesional se√Īal√≥ en declaraciones recogidas anteriormente por BioBioChile que a diferencia de la psicosis -que implica una alucinaciones- los psic√≥patas saben perfectamente lo que hacen.

Se cree que la causa de este trastorno deriva de factores genéticos y ambientales. Algunos postulan que el maltrato infantil contribuye a su desarrollo y que quienes se criaron con padres antisociales o alcohólicos también tienen más riesgo. Asimismo, se estima que los hombres son mucho más afectados que las mujeres.

Sin embargo, tambi√©n hay psic√≥patas que no crecieron en ambientes vulnerables, por lo mismo, se cree que hay un componente gen√©tico que puede desarrollarse con las circunstancias y el tiempo. ‚ÄúUno no nace psic√≥pata, pero la base est√° ah√≠‚ÄĚ, asegura Robert Hare, profesor em√©rito de psicolog√≠a de la Universidad de British Columbia y autor del libro ‚ÄúSin Conciencia: el inquietante mundo de los psic√≥patas entre nosotros‚ÄĚ.

No todos los psicópatas son despiadados criminales

Pero no todos los psic√≥patas son asesinos o malvados. Seg√ļn postula el psic√≥logo ingl√©s Kevin Button en su libro ‚ÄúLa sabidur√≠a de los psic√≥patas‚ÄĚ, un psic√≥pata no es necesariamente un inminente criminal.

Seg√ļn Dutton, tambi√©n existen ‚Äúpsic√≥patas funcionales‚ÄĚ, quienes usan estas tendencias de su comportamiento para sobresalir en sus campos laborales. Se trata de persona que sobresalen en cargos de poder, porque tienen la capacidad de tomar decisiones objetivas basadas en hechos en vez de emociones.

De hecho, de acuerdo al psic√≥logo, las profesiones con mayor tendencia a emplear psic√≥patas son: 1. CEO (presidente del directorio de una empresa); 2. Abogado; 3. Personalidad de Radio o TV; 4. Ejecutivo de ventas; 5. Cirujano; 6. Periodista; 7. Polic√≠a; 8. Sacerdote o Pastor;9. Chef (jefe de cocina); y 10. Empleado p√ļblico.

“Nadie mejor que un psic√≥pata para planear algo, tienen toda la paciencia del mundo para cuidar hasta el √ļltimo detalle y hacer que su plan funcione a la perfecci√≥n, sin contratiempos”, comentan Andy McNab y Duttton en el libro Manual de un buen psic√≥pata, en el cual revelan c√≥mo las personas con este trastorno -que no son asesinados despiadados- pueden triunfar en sus carreras, tal como consign√≥ el diario espa√Īol ABC.

Las 3 claves del comportamiento psic√≥pata en el trabajo, seg√ļn McNab y Dutton

1. Temeridad

Como no le temen a nada (ni nadie) no se sienten intimidados por ninguna persona, aunque tenga mucho poder. Eso los lleva a enfrentarse al presidente de la compa√Ī√≠a o un desaf√≠o sin miedo.

2. Falta de empatía

Como son poco emp√°ticos no tienen problemas en pedir al resto que deje sus problemas en la casa y se dedique a trabajar. Tampoco les tiembla la mano a la hora de despedir a alguien.

3. Crueldad

Ligado a lo anterior, son buenos para tomar decisiones y no se mortifican por haber roto el corazón de alguien, pues saben que lamentablemente es parte del trabajo y la vida.

¬ŅCrees ser un psic√≥pata? Resuelve estos dos dilemas planteados por Dutton en su libro La Sabidur√≠a de los Psic√≥patas.

1. Acertijo propuesto por la filósofa Phipilla Foot:

“Un vag√≥n de ferrocarril corre por unas v√≠as. En su camino se encuentran cinco personas atrapadas, que no pueden escapar. Afortunadamente, usted puede darle a un interruptor que desviar√° el vag√≥n a una v√≠a muerta, apartando as√≠ el vag√≥n de las cinco personas… pero con un precio. Hay otra persona atrapada tambi√©n en ese desv√≠o, y el vag√≥n matar√° a esa persona. ¬ŅDeber√≠a usted darle al interruptor?”

Dutton explica que “la mayor√≠a de nosotros experimenta pocas dificultades a la hora de decidir qu√© hacer en esa situaci√≥n. Aunque la perspectiva de darle al interruptor no es agradable, la opci√≥n utilitaria (matar solo a una persona en lugar de cinco) representa la menos mala. ¬ŅNo?”, dice y propone un segundo acertijo.

2. Acertijo propuesto por la filósofa Judith Jarvis Thomson

“Como antes, un vag√≥n de ferrocarril va descontrolado por una v√≠a hacia cinco personas. Pero esta vez, usted se encuentra de pie detr√°s de un desconocido muy corpulento en una pasarela peatonal por encima de las v√≠as. La √ļnica forma de salvar a las cinco personas es arrojar al desconocido a las v√≠as. √Čste morir√° al caer, desde luego. Pero su corpulencia considerable bloquear√° el vag√≥n, salvando as√≠ cinco vidas. ¬ŅDeber√≠a usted empujarle?”

Dutton dice que aqu√≠ “podr√≠amos decir que nos encontramos ante un dilema real”, porque aunque el recuento de vidas es el mismo que en el ejercicio anterior, nosotros ser√≠amos participantes activos de una muerte.

En su libro, el psic√≥logo ingl√©s cita a su colega Joshua Greene, de la Universidad de Harvard, quien se√Īala que estos problemas afectan a regiones distintas del cerebro.

El caso 1 es un dilema moral impersonal. “Se aloja en esas zonas del cerebro, el c√≥rtex prefrontal y el c√≥rtex parietal posterior, principalmente implicadas en nuestra experiencia objetiva de la empat√≠a fr√≠a: el razonamiento y el pensamiento racional”, comenta Dutton. Mientras, el caso 2, “es lo que podr√≠amos llamar un dilema moral personal, y llama a la puerta del centro de emociones del cerebro, conocido como am√≠gdala: el circuito de la empat√≠a caliente”.

De este modo, los acertijos pueden hablar de tu nivel de psicopatía dependiendo de tu respuesta:

“Como la mayor√≠a de los miembros normales de la poblaci√≥n, los psic√≥patas no tienen demasiado problema a la hora de resolver el dilema presentado en el caso 1. Dan al interruptor y el tren se desv√≠a, matando a una sola persona en lugar de matar a cinco. Sin embargo (y aqu√≠ es donde la cosa se pone interesante), a diferencia de la gente normal tampoco tendr√≠an demasiados problemas en el caso 2. Los psic√≥patas se quedar√≠an muy tranquilos empujando al tipo gordo a las v√≠as sin pesta√Īear, si no queda m√°s remedio”, explica Dutton.

El experto dice que en el fondo en el dilema 1, las personas “normales” y las psic√≥patas actuar√≠an de la misma manera ante un dilema moral impersonal, pero en el segundo caso, mientras un individuo sano dudar√≠a y sentir√≠a mucho remordimiento, un psic√≥pata actuar√≠a sin pensar.

URL CORTA: http://rbb.cl/elso
Tendencias Ahora