Sociedad
Viernes 26 octubre de 2018 | Publicado a las 00:01
El fantasma de Okiku: la escalofriante historia que inspiró a "Samara" y la película "El Aro"
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Se puede decir que la cinta de terror El Aro (2002) ha sido una de las buenas producciones de terror de las √ļltimas d√©cadas. Su argumento estaba basado en tres aspectos: una ni√Īa, un pozo y una cinta maldita.

En este sentido, la historia dec√≠a que Samara Morgan (Daveigh Chase) era una chica maldita, que fue arrojada a un pozo para luego volver al mundo real a trav√©s de una cinta misteriosa. Esta maldici√≥n consist√≠a en que cualquier persona que viera el video ten√≠a siete d√≠as para que la ni√Īa saliera del lugar y desatara su ira.

Pues bien, todo este argumento viene desde una antigua historia japonesa, la cual se sit√ļa en el castillo Himeji, donde en el siglo XIV muri√≥ una joven trabajadora llamada Okiku.

Seg√ļn detalla el diario espa√Īol La Vanguardia, Okiku era una bella sirvienta del calabozo del castillo. Su figura llam√≥ la atenci√≥n del samur√°i Tessa Aoyama, quien se enamor√≥ perdidamente de ella y prometi√≥ dejar a su esposa.

No obstante, la joven nunca estuvo de acuerdo con la proposici√≥n que hizo el guerrero. Esta decisi√≥n hizo que a√Īos m√°s tarde ella tuviera una muerte dram√°tica a muy temprana edad.

El trabajo específico de Okiku era cuidar diez platos dorados de Aoyama. Un día, el samurai decidió esconder uno de ellos y la amenazó indicándole que, si no accedía a irse con él, la acusaría del robo y sería torturada.

Seg√ļn detalla el portal de tendencias Vix, la historia dice que la chica se quit√≥ la vida lanz√°ndose al pozo de agua de las afueras del castillo, ya que no encontraba otra soluci√≥n a este problema.

Otra versi√≥n se√Īala que ella fue arrojada a ese pozo por el propio samurai Aoyama, quien no pudo soportar el rechazo de la joven a su propuesta de amor eterno.

Poza de "Okiku" | Castillo Himeji
Poza de “Okiku” | Castillo Himeji

Pero la historia no termina ahí. Se dice que en la víspera de la muerte de Okiku, ella se arrastraba fuera del pozo y se le apareció al samurai durante las siete noches siguientes, atormentándolo con gritos, en los que se oía cómo contaba los platos de oro en el salón.

Pues bien, cuando ella notaba que faltaba un plato, desataba su ira contra el hombre, quien finalmente enloqueció de terror.

El medio espa√Īol destaca que los dibujos que hacen referencia a Okiku son similares a los Samara, con cabello negro abundante sobre la cara y un vestido blanco que sobresale.

En concreto, este tipo de fantasmas se les denomina Yurei en Jap√≥n, lo que se traduce como “alma apagada o esp√≠ritu apagado”.

El pozo donde Okiku muri√≥ a√ļn se puede encontrar en el Castillo Himeji, pero en estos d√≠as se encuentra cerrado con barras de metal. Puede que esta medida se haya tomado para evitar que la historia se repita.

Cabe se√Īalar que la japonesa Ringu (1998) fue la primera pel√≠cula de terror que se hizo basada en esta tem√°tica.

Tendencias Ahora