Sociedad
Miércoles 15 abril de 2020 | Publicado a las 09:47
Espa√Īa: cajera de supermercado recibe indignante carta de vecinos exigi√©ndole que se cambie de casa
visitas

Mientras gran parte de la población aplaude la labor de trabajadores que permiten que las sociedades sigan funcionando durante la pandemia de coronavirus, hay personas que no ven sus empleos con los mismos ojos.

Miriam Armero, una cajera de supermercado en Cartegena, Espa√Īa, es v√≠ctima de ellos. A trav√©s de sus redes sociales cont√≥ c√≥mo sus vecinos le escribieron una carta pidi√©ndole que se cambie de casa por el riesgo que significa su trabajo.

“Somos tus vecinos y queremos pedirte que por el bien de todos, te busques otra vivienda mientras dure esto. Ya que hemos visto que trabajas en un supermercado y aqu√≠ vivimos muchas personas, y no queremos m√°s riesgos. Gracias”, se lee en la misiva.

Lo que m√°s le doli√≥ a la mujer no fue la carta en s√≠, sino que el hecho que su hijo de 10 a√Īos la encontrara. “Todav√≠a estoy que no me lo creo”, reconoci√≥.

“Me parece un poco cobarde dejarla debajo de la puerta de mi casa, que la coja mi hijo de 10 a√Īos y la lea. Que mi hijo se tenga que poner a llorar pensando que nos van a echar de la casa porque su madre trabaja en un supermercado”, afirm√≥.

“Trabajo en un supermercado y estoy orgullosa de decirlo porque estamos ayudando a muchas personas, a√ļn poni√©ndonos nosotros mismos en riesgo”, reconoci√≥.

A pesar de su indignaci√≥n, intent√≥ mantener la calma. “He contado hasta 10 para no salir a la puerta de la casa y cagarme en la puta madre de todo el mundo”, dijo, pero agreg√≥ que responder√°.

“Lo he pensado mucho y voy a contestar a la nota… me da lo mismo. Voy a dejar una notita abajo… Quien tenga un problema, que venga a mi casa y me lo diga a mi, estar√© encantada de contestarle”, sentenci√≥.

“Aqu√≠ la gente no se da cuenta que quienes trabajamos en supermercado tambi√©n tenemos familia, tambi√©n estamos en riesgo, nos exponemos a contagiarnos y a contagiar a nuestras familias”, recalc√≥.

Adem√°s, la mujer y el due√Īo de la casa que ella arrienda interpondr√°n una denuncia a la comunidad por el hecho. “No voy a consentir que dejen an√≥nimos debajo de mi puerta y no me voy a ir de mi casa. Yo s√© perfectamente lo que tengo que hacer cuando llego a mi casa. Yo soy la que le puede darle un puto beso a mi hijo, hasta que me quito la ropa. As√≠ que no me van a venir a dar lecciones”, asegur√≥.

“Escrib√≠ la nota con buenas palabras, porque me estoy conteniendo, pero prefiero que la persona (que escribi√≥ el an√≥nimo) tenga los cojones de venir a mi casa porque le voy a contestar de otra manera”, dijo.

“Y es que no s√© que m√°s decir, porque tengo a mi hijo llorando, lo estoy viendo desde aqu√≠ y est√° llorando. Y me voy a contener mucho porque… no hay derecho a esto. Ya tenemos bastante nosotros con lo que tenemos que pasar todos los d√≠as, para tener que soportar esto”, finaliz√≥.

A través de redes sociales es posible encontrar varias denuncias de este tipo donde incluso personal de la salud ha recibido mensajes amenazantes de sus vecinos, para que se muden de sus hogares por temor al contagio.

Tendencias Ahora