Sociedad
Domingo 17 noviembre de 2019 | Publicado a las 16:56
El carrusel de emociones de los chilenos a un mes del estallido social que cambió al país
Por Bernardita Villa
La información es de Agence France-Presse
visitas

A un mes del estallido social, los chilenos transitan por un sube y baja de emociones. De la perplejidad inicial han pasado por el miedo, la angustia, la esperanza y la incertidumbre sobre cómo decantará la crisis y cuándo podrán retomar sus vidas.

Tras el acuerdo histórico del viernes de convocar a un plebiscito para luego redactar una nueva Constitución, tal como han pedido manifestantes en las calles, reinó el alivio pero sin disipar una desconfianza profunda en los políticos y una perplejidad generalizada.

Si bien las desigualdades de la sociedad chilena no eran un secreto, la fuerza de la explosión social dejó a todos perplejos.

La imagen de decenas de estaciones del metro de Santiago y varios edificios ardiendo ese viernes 18 de octubre son todavía un registro difícil de digerir, al igual que la furia de los saqueos, los enfrentamientos y la violencia policial que no han dado respiro durante un mes.

Pero también hay esperanza de un camino pacífico como lo expresó la gigantesca marcha que reunió a más de 1,2 millones de personas en el centro de Santiago el 25 de octubre, en una especie de catarsis colectiva donde los chilenos volvieron a mirarse a las caras para pedir mayor igualdad.

Agencia UNO
Agencia UNO

“Si de emociones se trata, he pasado por todas: alegr√≠a al sentir el despertar de Chile; miedo al ver los militares en las calles y el fantasma de la dictadura, desagrado e ira cuando muestran personas saqueando y quemando nuestro pa√≠s y tristeza cuando veo que hay chilenos que no son capaces de empatizar con las necesidades de otros”, dice Jimena Ban√ļs, gerente de una empresa de comunicaciones, de 42 a√Īos.

“Lo que me ha pegado m√°s fuerte, es sentir que desde mi lugar nunca not√© este malestar que se encub√≥ por a√Īos. Creo que de alguna forma se normalizaron ciertas situaciones y da tristeza”, agrega Carolina, una contadora de 38 a√Īos.

Incertidumbre

Un mes después, con el acuerdo político para realizar un plebiscito en abril para cambiar la Constitución, la incertidumbre sigue apoderándose de los chilenos, que transitan entre las ganas de que todo acabe ya pero también de que se concreten los cambios exigidos en la educación, salud, y sobre todo el sistema de pensiones.

“Ojal√° todo esto acabe pronto, pero tienen que haber cambios reales”
, dice Juan Carlos, un cajero de supermercado, de 56 a√Īos, que en sus d√≠as libres acomoda tambi√©n autos para poder mejorar su salario. “No puede ser que despu√©s de trabajar tantos a√Īos recibamos tan poca jubilaci√≥n. No es justo”, se queja mientras ruega porque no saqueen el lugar donde trabaja.

“Este mes es como que se acab√≥ el mundo para nosotros, m√°s pobres somos (…) Tenemos miedo de que los pol√≠ticos no se pongan de acuerdo y que esto se quede as√≠. A mi me gusta mi pa√≠s pero lo que sali√≥ a pedir la gente lo necesitamos, tenemos que estar mejor”, dice Mar√≠a Paredes, una empleada de limpieza por d√≠as, de 46 a√Īos.

Agencia UNO
Agencia UNO

Acostumbrados a vivir en un pa√≠s estable, los chilenos hacen frente ahora tambi√©n con preguntas hasta hace poco inimaginables: ¬ŅAbrir√° el supermercado?; ¬Ņhay marchas o clases?; ¬ŅHabr√° transporte p√ļblico?, ¬ŅD√≥nde hay barricadas?

Pero algunos se acostumbran ya a vivir en esta anormalidad.

“Aprend√≠ a adaptarme al caos, simplemente cambi√© de horarios y rutas para salir y llegar a casa, pero hago mi vida normal por sanidad mental”, afirma Ermy Morales, trabajadora de una agencia de comunicaciones, que vive en la zona cero de las protestas y enfrentamientos, en el centro de Santiago.

Los especialistas no ven una √ļnica forma de enfrentar este tipo de situaciones extremas ni tampoco una misma manera de canalizarlo.

AGENCIA UNO
AGENCIA UNO

Frente a una tragedia o fractura social, las emociones no se expresan en todos de la misma manera: desesperaci√≥n, p√°nico o inseguridad son vivencias que pueden experimentarse pero tambi√©n hay situaciones reparadoras que son fundamentales y son aquellas que han surgido en estos d√≠as, asociadas al lazo social y el compartir con otros”, plantea Albana Paganini, directora de la cl√≠nica psicol√≥gica de la Universidad Diego Portales.

Cabildos ciudadanos, encuentros de meditaci√≥n en plazas, espacios vecinales de conversaci√≥n y las marchas pac√≠ficas han resultado ser encuentros reparadores “en la medida que el entramado social permite aliviar la angustia”, agrega Paganini.

En una sociedad más bien introvertida han surgido espacios de catarsis colectiva en las que muchos han llorado, reído o expresado sus esperanza de que tras toda esta explosión emerja un país mejor.

Agencia UNO
Agencia UNO

“No todo es malo. Muchos nos hemos vuelto a encontrar. Todav√≠a tengo esperanza de un futuro mejor para este pa√≠s”, dice Alberto Cortez, un peluquero de 50 a√Īos.

Tendencias Ahora