Sociedad
S√°bado 11 mayo de 2019 | Publicado a las 11:04
5 emociones que eran habituales en la antig√ľedad pero que sus significados cambiaron con el tiempo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Diariamente sentimos diferentes emociones seg√ļn nuestro estado de √°nimo y situaciones que se nos presentan.

Felicidad, temor o tristeza son algunos ejemplos de emociones universales y biológicamente básicas.

Sin embargo, aunque cueste creerlo, existen otras manifestaciones de este tipo que aunque eran sumamente comunes hace alg√ļn tiempo, evolucionaron a tal punto que hoy son conceptos diferentes.

1- Acedía

Sarah Chaney, experta del¬†Centro para la Historia de la Emociones, se√Īal√≥ en conversaci√≥n con¬†BBC Radio 3 que hoy en d√≠a la aced√≠a podr√≠a ser catalogada como depresi√≥n.

Se trata de un concepto sumamente específico que sentían los monjes que vivían en monasterios durante la Edad Media. Quienes la padecían, experimentaban desazón, desgano y especialmente, un fuerte deseo de abandonar la vida santa.

‚ÄúEstaba espec√≠ficamente asociada con una crisis espiritual y con la vida en un monasterio‚ÄĚ, agreg√≥ Chaney.

En tanto, el portal Psiquiatr√≠a la catalog√≥ como un t√©rmino introducido en la Edad Media, y que luego se extendi√≥ a toda la cristiandad. “Durante alg√ļn tiempo la Iglesia la consider√≥ como un pecado capital”, a√Īade.

2- Frenesí

La experta menciona que el frenes√≠ es otra emoci√≥n “medieval”, similar a la ira aunque m√°s espec√≠fica que el concepto de ira que entendemos en la actualidad.

De acuerdo a Chaney, una persona que experimentaba frenes√≠ en aquella √©poca se habr√≠a sentido sumamente agitado, “teniendo ataques violentos de furia, y habr√≠a hecho pataletas y mucho ruido”.

En ese sentido, aclara, habría sido imposible sentir frenesí en la Edad Media y quedarse completamente quieto.

La batalla de Agincourt de 1415 (CC) Wikimedia Commons
La batalla de Agincourt de 1415 (CC) Wikimedia Commons

3- Melancolía

Hoy en día la melancolía es definida como un estado anímico permanente y vago, de tristeza y desinterés, que aparece por causas físicas o morales.

‚ÄúPero en el pasado, la melancol√≠a era diferente‚ÄĚ, puntualiz√≥ la especialista. ‚ÄúA inicios del per√≠odo moderno, se pensaba que la melancol√≠a era una aflicci√≥n f√≠sica que se caracterizaba por el temor‚Äú, asever√≥.

En la antig√ľedad, los fil√≥sofos cre√≠an que el cuerpo humano estaba compuesto de cuatro sustancias b√°sicas, llamadas humores (l√≠quidos). Su equilibrio indicaba el estado de salud de la persona.

De esta manera, las enfermedades resultarían de un exceso o déficit de alguno de estos cuatro fluidos corporales, identificados como bilis negra, bilis, flema y sangre.

Es as√≠ como la melancol√≠a aparec√≠a cuando la persona ten√≠a mucha bilis negra. “Uno de los s√≠ntomas de la melancol√≠a en ese entonces era el miedo. En algunos casos, la gente ten√≠a terror de moverse porque pensaba que estaba hecha de cristal y se romper√≠a”, detall√≥ Chaney.

4- Nostalgia

La experta mencion√≥ que a√ļn cuando hoy en d√≠a hablamos muy frecuentemente del concepto “nostalgia”, cuando comenz√≥ a usarse, “se refer√≠a a algo que se pensaba que era una enfermedad f√≠sica”.

Anteriormente, la nostalgia era catalogada como una enfermedad del siglo XVIII que sufrían los marineros cuyo gran anhelo era regresar rápidamente a casa.

Sin embargo, en la actualidad se relaciona con el sentimiento de anhelo por un momento, situación o acontecimiento pasado.

blogcatedranaval.com
blogcatedranaval.com

5- Demencia moral

Acu√Īado por el doctor James Cowles Prichard en 1835, el concepto de “demencia moral” significaba ‚Äėlocura moral’‚ÄĚ.

Lo anterior, porque “por mucho tiempo la palabra ‚Äėmoral‚Äô significaba ‚Äėpsicol√≥gica‚Äô, ‚Äėemocional‚Äô y tambi√©n ‚Äėmoral‚Äô en el sentido en el que usamos la palabra ahora‚ÄĚ, se√Īal√≥ Chaney.

“√Čl sent√≠a que hab√≠a un gran n√ļmero de pacientes que pod√≠an funcionar como cualquier otra persona, pero que no pod√≠an controlar sus emociones, o comet√≠an cr√≠menes de forma inesperada”, a√Īadi√≥.

Un ejemplo es la cleptomanía, trastorno del control de los impulsos que provoca una necesidad irresistible de robar.

En las mujeres de alta sociedad, esto era visto como un signo de demencia moral debido a que, sencillamente, no tenían la necesidad de robar bienes ajenos.

Tendencias Ahora