Sociedad
Los 9 misterios que se esconden en la Catedral de Concepción
Publicado por: Fabián Barría
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Todos los penquistas y quienes han visitado Concepci√≥n conocen, al menos, la fachada de la Catedral Metropolitana de la ciudad. Con 36 metros de altura, desde el suelo hasta la Virgen de la Sant√≠sima Concepci√≥n de bronce, ubicada en la c√ļspide, son varias las historias que guarda.

El templo ha sido destruido en innumerables momentos por los terremotos que han afectado a la zona. A√ļn as√≠, el actual comenz√≥ a construirse en 1940, tras resultar seriamente da√Īado durante el gran sismo de Chill√°n de 1939.

La decoraci√≥n de la Catedral, llena de simbolismos religiosos, estuvo a cargo de Alejandro Dalmati, un escultor chileno de nacimiento, radicado en Espa√Īa, que falleci√≥ hace tan s√≥lo 8 a√Īos.

La techumbre interna, que contiene cientos de piezas talladas a mano y ensambladas una por una, fue realizada por el padre del pintor. Por esto, el sacrist√°n de la Catedral, Miguel Mu√Īoz, coment√≥ a BioBioChile que “es una construcci√≥n familiar”.

De todos modos, son varios los lugares y objetos sagrados centenarios que permanecen allí. Una cripta subterránea con restos de arzobispos; unas campanas de fechas remotas; restos de mártires romanos escondidos en la mesa del altar central, entre otros que te presentaremos a continuación:

Los restos de m√°rtires romanos

‚ÄúLa catedral est√° consagrada‚ÄĚ, dice Mu√Īoz. Pero para los desconocidos del tema podr√≠a resultar un poco confuso todo este tecnicismo religioso.

Explica que la condici√≥n la entrega el hecho de que en el interior de la mesa del altar central, descansan peque√Īos restos de obispos m√°rtires romanos.

Se trata de San Jenaro, obispo de Benevento, actual Italia, en el siglo III; San Blas, obispo de Sebaste, actual Turqu√≠a, en el siglo IV; y San Fructuoso, obispo de Braga, actual Portugal; adem√°s de “otros m√°rtires”, de los que ya no hay forma de saber sus identidades.

Fabián Barría | BioBioChile
Fabián Barría | BíoBíoChile

El campanario

Unas angostas escaleras, que alcanzan los 36 metros de altura, y que permiten subir hasta el techo del templo religioso, también llegan hasta el lugar donde se encuentran las campanas, una zona de importantes reliquias de valor histórico y patrimonial en la ciudad.

La campana m√°s grande de la catedral, con 2.600 kilos, data de 1943. En el metal se encuentra tallado, en lat√≠n, ‚ÄúSilenciada por el gran terremoto de 1939, y vuelta a sonar con gran j√ļbilo en 1942‚ÄĚ

Adem√°s, hay dos campanas secundarias m√°s peque√Īas de 1.600 kilos, entre ellas la m√°s antigua, amoldada en 1737, y la otra en 1903. De hecho, fueron rescatadas de la antigua catedral, demolida tras el terremoto.

Miguel Mu√Īoz
Miguel Mu√Īoz

La subida por las escaleras es acompa√Īada de varias ventanas verticales que ascienden hasta la c√ļspide, que seg√ļn dijo el sacrist√°n, simbolizan las antiguas torres, destruidas por el movimiento tel√ļrico.

La cripta

Fabián Barría | BioBioChile
Fabián Barría | BíoBíoChile

Sí. Aunque suene increíble, a un costado de la entrada de la catedral, una escalera caracol guía hacia una cripta subterránea que data desde la construcción del primer templo, emplazado en la misma cuadra.

Un lugar lleno de mármol y simbolismos religiosos, en donde descansan los restos de 12 arzobispos y obispos de la ciudad de Concepción.

Desde el primer obispo muerto, en 1805, los restos de las m√°ximas autoridades de la iglesia penquista deben dar una vuelta por la plaza de la independencia, para luego ser sepultados bajo la Catedral.

Además, el sacristán especificó que los obispos están sepultados con sus vestimentas correspondientes al cargo.

Los desconocidos

En la misma cripta descansan los restos de tres antiguos obispos auxiliares, de los que se desconoce su real identidad.

Seg√ļn coment√≥ el sacrist√°n, ‚Äúlos encontr√© porque ellos estaban aqu√≠ cuando yo abr√≠ la sepultura para enterrar a uno de los √ļltimos obispos fallecidos”.

De todos modos, inform√≥ que las urnas datan de 1914, 1918 y 1932, y corresponder√≠an a sacerdotes de apellido Quintanilla, Olave y Sep√ļlveda, respectivamente.

“Uno de ellos habr√≠a sido fundador de un pueblo chileno‚ÄĚ, dijo el sacrist√°n. ‚ÄúIncluso le estaban haciendo un monolito para rendirle un homenaje, pero no s√© qu√© pas√≥‚ÄĚ, coment√≥.

La primera piedra

Como en toda construcción, la ceremonia de la primera piedra es una de las más simbólicas.

El pedazo de concreto se encuentra bajo la cripta, entre una gruesa pared y la loza del suelo. En una de sus caras tiene tallada la fecha en que se enterró: un 3 de noviembre de 1940.

Para poder observarla, es necesario retirar parte del piso. A√ļn as√≠, BioBioChile tuvo acceso al lugar. En la imagen, con un poco de esfuerzo, se puede leer la inscripci√≥n “3 – XI – 40”.

Fabián Barría | BioBioChile
Fabián Barría | BioBioChile

La entrada al revés

El sacristán comentó que las puertas principales de la Catedral son uno de los errores más importantes y poco notorios en la construcción del templo.

La gran entrada es un relato artístico de los episodios más importantes del Antiguo y el Nuevo Testamento de la Biblia. El problema es que, cuando las ensamblaron -cual Puente Cau Cau- lo hicieron al revés.

“Deber√≠a ir el Antiguo Testamento primero, y luego el Nuevo. As√≠ se lee, de izquierda a derecha. Contrario a la forma en que est√°n puestas las grandes piezas de bronce” dijo Mu√Īoz.

Agreg√≥ que, para Dalmati, esto fue un motivo de un fuerte enojo, puesto que demostraba “la manera de hacer las cosas de los chilenos”.

Los falsos Ad√°n y Eva

Una de las principales atracciones de la Catedral son las obras de arte y los objetos históricos insertos en ella. Pero, claro, el arte siempre se interpreta y, muchas veces, nos hace reflexionar sobre el real objetivo del autor.

En este sentido, el sacrist√°n coment√≥ que el fresco central de la c√ļpula, pintado por Dalmati, retrata los pasajes de la Biblia en que Ad√°n y Eva, estando en el Ed√©n, consumen el fruto prohibido.

Lo que pocos saben es que Ad√°n y Eva, en realidad, no son tales. Seg√ļn Mu√Īoz, se trata de pinturas que corresponden a autorretratos del mismo pintor, Dalmati y su esposa.

Fabián Barría | BíoBíoChile
Fabián Barría | BíoBíoChile

El presagio

En los bordes de la c√ļpula de la Catedral se encuentran perpetuados los rostros de cada uno de los arzobispos de la di√≥cesis de Concepci√≥n.

whatsapp-image-2017-02-08-at-16-47-27
Fabián Barría | BíoBíoChile

Es as√≠ como, Dalmati, en uno de sus pasos por Chile, relat√≥ que cuando pint√≥ a uno de los obispos, mir√≥ la imagen de un desconocido Manuel S√°nchez, haci√©ndolo pasar por el monse√Īor Roa y Alarc√≥n, del que no exist√≠a registro fotogr√°fico.

Lo curioso de esto, es que el arzobispo de la √©poca, Alfredo Silva, le dijo a Dalmati “¬Ņno cree usted que lo ha hecho obispo demasiado pronto?”.

Y Manuel Sánchez fue, justamente, quien sucedió a Silva en el cargo de arzobispo, luego de su muerte en 1963.

Muerte en la misa

El exsacrist√°n de la catedral, Leonardo Dur√°n, estuvo 40 a√Īos a cargo del templo. Durante el periodo -coment√≥- presenci√≥ incre√≠bles hechos que tuvieron lugar en la construcci√≥n.

As√≠ fue como relat√≥ que, cuando corr√≠a el a√Īo 1967, un 27 de febrero, el monse√Īor Juan Figari realizaba su habitual misa de domingo, a las 12 del mediod√≠a.

Estaba en eso, cuando casi al finalizar la eucaristía, el cura cayó repentinamente de espaldas al suelo. Ante la perplejidad de los cientos de feligreses, Figari había muerto en plena misa de un paro cardíaco.

“Fue una muerte hermos√≠sima”, coment√≥ el exsacrist√°n. “Imag√≠nate morir con las botas puestas”, a√Īadi√≥.

Para salir del paso, otro cura que se encontraba en el altar debi√≥ concluir la misa, mientras retiraban el cuerpo sin vida de la c√ļpula principal.

Si quieren saber a√ļn m√°s, la Catedral est√° abierta todos los d√≠as y, feligreses o no, pueden visitar cada rinc√≥n.

Tendencias Ahora