La paternidad ha sido uno de los conceptos que más se ha modificado durante los últimos tiempos, principalmente porque poco a poco se han ido instalando nuevos tipos de paternidades, así como también nuevos tipos de masculinidad gracias a las amplias discusiones sociales sobre creencias que hasta hace algunos años no eran cuestionadas en el mundo del hombre, lo masculino o el ser padre.

Una de estas creencias que en algunos casos aún se mantiene en la sociedad es que la paternidad implica un tipo de habilidades en particular, por ejemplo: establecer el límite con los/as hijos/as, dejando a la madre con el lado de la contención y el cariño físico, obviando ese rol desde la figura paterna.

Sin embargo, con las investigaciones científicas y nuestro rol como profesionales del área psicosocial, se ha podido ir evaluando un cambio importante en este punto anteriormente mencionado: padres y madres tienen la misma posibilidad de dar amor, contención y establecer límites, no depende de uno u otro.

En la realidad chilena, ciertamente, aún se define mucho el rol paterno desde lo económico, y en variados casos es el único vínculo que los une con sus hijos/as. Es por eso que cabe preguntarnos ¿lo único que te vuelve padre es el vínculo sanguíneo y/o económico con los/as niños/as? Claramente no.

El rol de la figura paterna puede ser sostenido por otros adultos que se encarguen de la crianza del niño o niña, y ¿a qué nos referimos con crianza?, ¿es más importante calidad o cantidad de tiempo que pasamos con ellos/as? Ninguna de las anteriores, lo relevante es que cada vez que nuestros hijos/as se encuentren tristes o molestos o felices, ese padre esté ahí para ellos.

Por lo tanto, el ser padre es mucho más que un vínculo sanguíneo u económico, mucho más que poner reglas o límites y ciertamente puede ser sostenido por cualquier figura que cumpla un par de requisitos básicos: amor, preocupación y presencia constante durante la vida de ese niño/a, esto definitivamente aportará a la construcción de nuevas masculinidades en el orden de lo social y cultural.

Karla Donoso Bascur
Psicóloga equipo Plan de Apoyo Estudiantil UTEM