Sr. Director:

A raíz de los infundados ataques, difundidos en su medio, en contra del alcalde Daniel Jadue y en contra la dirigencia de nuestra Comunidad, por parte del Centro Simon Wiesenthal y de la Comunidad Judía de Chile, las cuales nos acusan de “antisemita”, pareciera ser más bien una instrumentalización política del sionismo para acallar a quienes se atreven a criticar a Israel, tratando de ocultar la ilegal e interminable ocupación de Palestina.

Es cierto que Chile alberga a la comunidad palestina más grande fuera del mundo árabe, pero se aleja de toda verdad el hecho de que “en los últimos años, su liderazgo se ha radicalizado”(sic).

La Comunidad Palestina de Chile no está abanderizada con ninguna causa política, movimiento o agrupación sino que más bien se caracteriza por su gran transversalidad centrada en el irrestricto apoyo al pueblo Palestino y al respeto al Derecho Internacional que condena la ocupación ilegal de territorio Palestino por parte del gobierno de Israel.

Acusar de “antisemitas” a quienes denuncian la violación de los derechos humanos del pueblo palestino y abogan por el fin de la colonización israelí, es un intento por manipular a la opinión pública, cuando es sabido que Israel viola las leyes internacionales cometiendo crímenes que deberían denunciar no solo los palestinos, sino todos como incluso lo hacen los Judíos por la Paz y la Justicia y Jewish Voice for Peace, entre otras organizaciones judías antisionistas (¿serían éstas también antisemitas?).