Estimadas autoridades de Gobierno, miembros de la prensa y compatriotas:

Por medio de la presente, nos dirigimos a ustedes, en nuestra desesperación, para solicitar se dispongan los recursos necesarios para efectos de poner término a los graves incendios que actualmente -y desde hace semanas- azotan la Región de Aysén.

Con consternación hemos visto como, una vez más, se han postergado las necesidades de la ya aislada Región de Aysén, dejándola a merced de fuegos descontrolados, sin obtener de nuestras autoridades más que promesas vacías y declaraciones que carecen de asidero en la realidad.

Hemos sido testigos de la priorización, por parte de nuestras autoridades, de otras zonas, dejando a nuestra querida región, a nuestros valles, a nuestros bosques nativos, a nuestras cordilleras y, sobre todo, a nuestras familias y pertenencias, a merced del mayor desastre ecológico de esta generación.

Con impotencia, hemos sido víctimas de cómo se ha acallado a nuestra autoridad local y a cualquier otro que ha hecho ver la soledad a la que se ha condenado a nuestra zona. Peor aún, hemos sido víctimas del silencio de la Autoridad Central, que ha fallado en informarnos sobre el verdadero estado de la tragedia.

Al día de hoy, el fuego ha consumido decenas de miles de hectáreas, y a nadie más que a los Ayseninos le ha importado. Hemos visto como, con sus actos y declaraciones, la Autoridad Central nos señala que Aysén no es urgente o, al menos, esta urgencia tiene menos ocupada la mente de nuestras autoridades que la imaginaria organización de un mundial a realizarse en más de una década.

Pedimos, con toda humildad, a nuestro Gobierno que ayude, que dé a Aysén la misma prioridad que daría a la Zona Central. Pedimos a la prensa que cubra este desastre, que lo comuniquen al resto de los chilenos y que nos den la importancia que merecemos.

Pedimos a nuestros compatriotas que no nos olviden, que recuerden su tierra patagona, reserva de vida, y que compartan y comuniquen este desastre en la medida de sus posibilidades. Pedimos a los chilenos que presionen a sus dirigentes para que den respuesta a la emergencia que azota nuestra tierra. Los necesitamos, a todos, y les pedimos, en nuestra desesperación, que no nos abandonen.

Aysén existe, Aysén importa. No dejemos que Aysén se consuma bajo el fuego.

Agustín Rueda Leigthon.
Humberto Rivera Zanzana.
Héctor Alarcón Escobar.
Carlos Sobarzo.
Juan Escobar Muñoz.
Adalio Muñoz Parada.
Víctor Pucci.
Gilberto Chacano.
Florentino Parada.
Gustavo Delgado.
Aliro Oliveros.