Opinión
Las listas de espera y el interesado populismo de Pi√Īera
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Sebasti√°n Pi√Īera ha asegurado tener la soluci√≥n para las listas de espera en los hospitales: entregar bonos para que las personas puedan atenderse en la salud privada. Por la gravedad del problema que el candidato intenta abordar, es preciso revisar con la m√°xima seriedad su propuesta. Es que no se puede jugar con el derecho a la salud de las personas. Sin embargo, un examen detenido de la medida, demuestra que eso es precisamente lo que Pi√Īera est√° haciendo.

La brecha de atenciones de especialidades en la salud p√ļblica es alta y se concentra principalmente en aquellas que est√°n fuera de la cobertura GES (ex AUGE). Las consecuencias son largas listas y tiempos de espera, adem√°s de un incremento del gasto de bolsillo de los pacientes que buscan atenci√≥n, generando discriminaci√≥n entre quienes tienen capacidad de pago y quienes no. En suma, al priorizar las patolog√≠as GES y sub-financiar la red p√ļblica, el Estado termina obligando a los pacientes a buscar atenci√≥n fuera del sistema o a carecer de ella, vulnerando el derecho a la salud de las personas.

Pero, ¬Ņpor qu√© la salud p√ļblica tiene este d√©ficit en primer lugar? La respuesta est√° en la fuga de recursos p√ļblicos hacia el sector privado-lucrativo a trav√©s de la ley GES, la Modalidad de Libre Elecci√≥n de Fonasa y la compra de servicios a privados. No es s√≥lo insuficiencia de recursos, es que el Estado destina los recursos existentes -dinero de las y los contribuyentes- al negocio de la salud, impidiendo una inversi√≥n eficiente de recursos en la red p√ļblica para, entre otras cosas, revertir el d√©ficit de especialistas. Acudir a la manoseada medida de prometer bonos para desviar la atenci√≥n de este dilema, es un recurso populista cuya pobreza ret√≥rica tecnocr√°tica es incapaz de ocultar.

En suma, la propuesta de Pi√Īera no s√≥lo propone algo que ya existe y no resuelve la enfermedad, sino que insiste en la causa que la genera. Hay algo muy c√≠nico en desfinanciar la salud p√ļblica, lamentar sus problemas y destinar recursos p√ļblicos al mucho m√°s costoso sistema privado. Pero es derechamente perverso y pol√≠ticamente inaceptable cuando adem√°s te beneficias de la medida. Y esa es la segunda caracter√≠stica de la propuesta de Pi√Īera: supone un flagrante conflicto de inter√©s.

Sucede que Emilio Santelices, l√≠der program√°tico del equipo de Salud del ex presidente, es asesor de la gerencia comercial de Cl√≠nica Las Condes y contralor de la Compa√Ī√≠a de Seguros de la misma empresa. Est√° a la cabeza de una de las instituciones que se beneficiar√≠a del bono que √©l mismo y Pi√Īera proponen. Cl√≠nicas como la se√Īalada ya lucran con la fuga de recursos p√ļblicos hacia el sistema privado de salud, de hecho ninguna otra cl√≠nica recibe m√°s desde el Estado por compra de camas que la Las Condes. El pi√Īerismo conoce bien la parte que cobra en este mes√≥n. Baste recordar al ex ministro de salud Jaime Ma√Īalich, quien fuera director de la misma cl√≠nica, o Carlos Alberto D√©lano, comprobado financista de campa√Īas pol√≠ticas de la derecha (y evasor de impuestos al mismo tiempo) y due√Īo del Holding Banm√©dica, en cuyo directorio tambi√©n figura el ex ministro y actual presidente de la CPC Alfredo Moreno.

Hay cosas mucho m√°s eficaces y menos costosas que se pueden hacer para acortar las listas de espera y, al mismo tiempo, orientar la acci√≥n estatal para atacar la ra√≠z del problema. Se pueden acordar recursos extra-presupuestos con Hacienda y el Congreso Nacional destinados a pagar honorarios m√©dicos para realizar consultas de especialidad e intervenciones quir√ļrgicas en la red p√ļblica de salud, utilizando la infraestructura que se mantiene ociosa durante las tardes y los fines de semana. El Estado sabe con exactitud cu√°les son los servicios de salud con problemas de listas de espera y a qu√© especialidades corresponden.

En el mediano plazo, es necesario fortalecer la red p√ļblica de salud para contar con mayor disponibilidad de horas m√©dicas de especialistas y una mejor utilizaci√≥n de la capacidad instalada en el sistema, adem√°s de la inversi√≥n de nueva infraestructura. El rol de planificaci√≥n de los servicios p√ļblicos de salud tambi√©n debe fortalecerse, promoviendo una mayor integraci√≥n y capacidad resolutiva en conjunto con la atenci√≥n primaria en su totalidad y no s√≥lo con ‚Äúconsultorios de excelencia‚ÄĚ, como propone Pi√Īera.

Finalmente, un sustancial salto en la satisfacci√≥n de las necesidades sanitarias de la poblaci√≥n se puede conseguir mejorando las condiciones de trabajo del personal m√©dico y no m√©dico, mediante un acuerdo de colaboraci√≥n con el Colegio M√©dico y los gremios de la salud. Trabajadores y usuarios de la salud tienen hoy diagn√≥sticos y propuestas mucho m√°s integrales que las concebidas por la tecnocracia del bipartidismo. Y que el liviano populismo de Pi√Īera, por cierto, cuyo foco no es mejorar la salud p√ļblica sino continuar subsidiando con recursos de todos los chilenos el negocio de sus √≠ntimos magnates de la salud.

Francisco Figueroa, Coordinador Nacional de Izquierda Autónoma
Natalia Henríquez, Frente de Salud de Izquierda Autónoma

URL CORTA: http://rbb.cl/hiae
Tendencias Ahora