El ministro de Justicia, Hernán Larraín, se refirió esta tarde a la reunión que sostuvo con los voceros del machi Celestino Córdova, afirmando que fue una “muy buena conversación”, pese a que no se acordó que depusiera su huelga de hambre.

En ese sentido declaró que “vamos a hacer lo posible para que el machi celestino córdova y todos los que están en huelga de hambre, lo depongan”.

El secretario de Estado sostuvo que los voceros de Córdova propusieron modificaciones a la normativa penitenciaria, y que se tenga en consideración el Convenio 169, de modo que los internos que pertenezcan a pueblos originarios “tengan el reconocimiento para que sus costumbres puedan expresarse mientras cumplen sus condenas”.

A la instancia también habían sido convocados los voceros de los ocho comuneros mapuches en huelga de hambre en la cárcel de Angol, sin embargo, no se sumaron a ésta.

Respecto a la inasistencia de estos voceros, el ministro de Justicia comentó que “lo lamentamos porque nosotros somos partidarios del diálogo. Al final del día, este tipo de situaciones, y en general, todo el conflicto que existe en La Araucanía no tiene otra vía de solución que por el diálogo”.

Junto con ello, sostuvo que “los hemos invitado a ellos de forma muy expresa para desactivar su huelga de hambre, y en particular, para conocer cuáles son las peticiones concretas que tienen, porque nos han dicho que tienen un nuevo petitorio pero nosotros no lo conocemos”.

Por otro lado, pese a que sólo pudieron conversar con los voceros de Celestino, destacó la instancia de diálogo que se logró.

“Ha sido un día importante, hemos avanzado en algún sentido y no hemos perdido la esperanza de seguir conversando con quienes representan a los comuneros de Angol. Hoy día no estuvieron, pero estamos seguros que más temprano que tarde, ese diálogo se va a producir porque no creo que en esta materia puedan ganar los violentistas, aquí van a ganar los que están por la paz y por el dialogo”, expresó Larraín.