Parlamentarios y autoridades de instituciones estatales coincidieron con los dichos del director del Instituto Nacional de Derechos Humanos, quien aseguró que el derecho a manifestarse no incluye la violencia. Estas palabras se dan de cara a las manifestaciones anunciadas a partir del domingo 1 de marzo.

A un día de que inicie marzo, instituciones estatales se preparan a lo que será una serie de manifestaciones ya anunciadas para el próximo mes.

En entrevista con El Mercurio, el director del Instituto Nacional de Derechos Humanos, se refirió a cómo la institución enfrentará marzo, donde aseguró que el derecho a manifestarse no incluye la violencia.

Al respecto, diputados miembros de la Comisión de Derechos Humanos, como del Ministerio Público, coincidieron con los dichos de Micco, ya que aseguran que el legitimo derecho de manifestación no puede ser facultativo de una comisión de delito.

El diputado de la Democracia Cristiana y miembro de la Comisión de Derechos Humanos, Mario Venegas, aseguró que pese a que la violencia puede ser entendida, no se justifica ya que ello va generando más violencia.

El diputado de Renovación Nacional y también miembro de la comisión, Diego Schalper, coincidió con los dichos del director del INDH, ya que señaló que la violencia pone en riesgo la democracia.

Desde el Ministerio Público, el presidente de la Asociación de Fiscales, Claudio Uribe, coincidió con los dichos de Micco, y agregó que para marzo la entidad persecutora destinará recursos adicionales de cara a las manifestaciones ya anunciadas.

El jefe del área jurídica del INDH, Rodrgio Bustos, detalló que como institución trabajarán de forma colaborativa con la entidad persecutora con el fin de esclarecer los hechos de violaciones de derechos humanos.

Sergio Micco, además detalló que desde la institución aumentarán su capacidad de respuesta, tanto en comunas como capitales provinciales que no pudieron estar durante 2019, con el fin de que el uso de la fuerza se realice respetando los derechos humanos y el derecho de reunión pacífica.