Nacional
Jueves 28 febrero de 2019 | Publicado a las 17:17 路 Actualizado a las 17:43
Las historias de personas viviendo con VIH en pareja: superando estigmas y prejuicios sociales
驴Encontraste alg煤n error? Av铆sanos visitas

2018 dej贸 casi 7 mil nuevos diagn贸sticos de VIH, por lo que la poblaci贸n de chilenos que vive con esta enfermedad, de acuerdo a datos proporcionados por el Instituto de Salud P煤blica (ISP), ya se encumbra sobre los 40 mil.

Pero, seg煤n las 煤ltimas estimaciones, todav铆a hay otros 40 mil que no saben que viven con VIH, algo que preocupa a las autoridades, a los profesionales de la salud y que debiera encender las alarmas en aquellas personas que no conocen su estatus.

Por d茅cadas, la falta de informaci贸n y debate, discriminaci贸n y estigmas en nuestra sociedad han invisibilizado a los seropositivos, socavando su posici贸n como miembros comunes y corrientes de nuestro entorno.

Pero 驴qu茅 tan terrible es vivir con VIH hoy en Chile?, 驴qu茅 pasa despu茅s del diagn贸stico y la confirmaci贸n de la segunda muestra?, 驴qu茅 sucede con la vida amorosa y sexual siendo positivo? Esperamos que los testimonios de esta nota despejen tus dudas, o que veas alguna similitud si el virus es parte de tu vida.

Gaspar y su vecino

Gaspar tiene 26 a帽os, es profesor, vive en Santiago y fue diagnosticado con VIH hace m谩s de un a帽o tras adquirir el virus teniendo relaciones sexuales casuales sin cond贸n con un vecino.

“Siempre pens茅 que si llegaba a tener VIH iba a ser como una sentencia de muerte para m铆, pero en realidad al recibir el diagn贸stico no caus贸 lo que esperaba. De hecho ni siquiera llor茅 y siento que lo tom茅 de una forma m谩s madura s贸lo por tener un leve conocimiento del beneficio del tratamiento antirretroviral que tomaban conocidos a mi alrededor”, dijo Gaspar en conversaci贸n con BioBioChile (BBCL).

“Igual es fuerte cuando ya sabes que tienes VIH y quieres tener una relaci贸n seria con alguien. De hecho yo me encerr茅 en mi mundo y no quer铆a conocer a nadie amorosamente. Pero cuando me habl贸 mi actual pareja decid铆 probar y luego de tres citas le cont茅 que ten铆a VIH, pero que era indetectable”, sostuvo.

“En ese momento pensaba que me dejar铆a hablando solo y se ir铆a. Por el contrario, lo tom贸 de forma relajada y me dijo que no por eso me iba a dejar y as铆 comenzamos nuestra relaci贸n de forma seria. Ya llevamos 2 a帽os y 4 meses. 脡l al contrario mio no es positivo”, revel贸 el docente.

En l铆nea con lo anterior, admiti贸 que los cuidados a la hora de tener sexo son primordiales, principalmente con el uso de preservativos y lubricantes, los que obtienen de manera gratuita y mensual en el centro asistencial donde lleva adelante su terapia.

C茅sar Beltr谩n | Agencia UNO
C茅sar Beltr谩n | Agencia UNO

Iancu

Iancu Cordescu es el director ejecutivo de la fundaci贸n Chile Positivo y est谩 en pareja desde hace alg煤n tiempo. Ambos tienen VIH, pero se conocieron al tiempo de ser diagnosticados, seg煤n cont贸 a BBCL.

A su juicio, el proceso de b煤squeda -tanto de pareja estable como para encuentros sexuales- es complejo dependiendo de cu谩nta informaci贸n maneje la otra persona.“Me pas贸 que tuve un pololo que era negativo y que no tuvo ning煤n problema, porque 茅l sab铆a qu茅 era el VIH, sab铆a que ten铆amos que usar cond贸n siempre y no era tema”, relat贸.

“En este momento mi pareja tambi茅n es seropositiva, sabemos cu谩les son los cuidados que tenemos que tener ambos para no reinfectarnos. Entonces conversar con la persona sobre el diagn贸stico para generar m谩s lazos, que esa persona se transforme en un miembro m谩s de la red de apoyo que tengo, ha sido importante”, se帽al贸.

A煤n as铆, Cordescu ha tenido experiencias que distan de la relaci贸n que mantiene hoy en d铆a. “No faltan con los que he salido y que no tienen idea lo que es el VIH. Ah铆 es donde entran las preocupaciones”.

Ya habiendo recorrido parte de este camino de vida, Cordescu reconoci贸 su responsabilidad debido a que, para ser una persona “que sab铆a qu茅 era el VIH, que sab铆a c贸mo se transmit铆a, ten铆a muchos amigos que viv铆an con VIH, tomar la decisi贸n de no utilizar cond贸n fue lo que finalmente gener贸 que yo haya adquirido el virus (…). Entonces mi mea culpa es haber perdido la percepci贸n de riesgo frente al virus”, admiti贸.

Aunque, en parte, tambi茅n tuvo cr铆ticas a la educaci贸n sexual que no recibi贸 tanto en casa como en el colegio. “Hab铆a mucho pudor”, recuerda. Por ello, sostuvo que “hablar de sexo hoy es muy importante, porque eso nos va a permitir reducir el estigma asociado al virus, a las ETS”.

“Me gustar铆a que a futuro cont谩ramos con una Ley de educaci贸n sexual integral que se traduzca en acciones en el colegio, la v铆a p煤blica. Las campa帽as comunicacionales que tiene elaboradas el Gobierno no son suficientes: a pesar de tener un mont贸n de recursos, no est谩n atacando la poblaci贸n objetiva”, critic贸.

“Normalicemos el uso del cond贸n, entregu茅moslo en todas partes, discos, liceos, parques, porque el sexo se practica en cualquier espacio, no s贸lo en un dormitorio y una cama, que no haya que ir a un consultorio y pedir una hora con una matrona para que te den tres condones”, termin贸.

Leonardo Rubilar Chand铆a | Agencia UNO
Leonardo Rubilar Chand铆a | Agencia UNO

Carlos, el querido

Carlos es bi贸logo, pansexual, es parte del C铆rculo de Estudiantes Viviendo con VIH (Cevvih) y calific贸 su historia como “particular, el ideal de muchos”. 驴Por qu茅? Porque tuvo la suerte de estar rodeado de gente informada.

“Pocas veces ten铆a sexo sin protecci贸n en lo penetrativo”, dijo, pero se infect贸 durante su segundo a帽o de doctorado, luego que una polola lo dejara sin mayores explicaciones. Esa crisis se vio mezclada con “cinco minutos de libertad”, como 茅l mismo lo calific贸.

“No tengo muy claro como lo adquir铆. Tengo dos hip贸tesis de c贸mo pudo haber sido: tuve un touch and go con un chico y la otra es que tuve una ‘relaci贸n’ de cinco meses con una chica y las 煤ltimas veces que tuvimos sexo fue sin cond贸n”, explic贸. “Fue una de esas dos personas a trav茅s de la cual lo adquir铆. En agosto son tres a帽os”, agreg贸.

驴Y c贸mo supo? Se fue a hacer un chequeo rutinario y le entregaron todos los ex谩menes, menos el del VIH, lo que lo llev贸 a tener “la peor semana de su vida” no por sospechar que ven铆a un resultado positivo, sino por el simple hecho de no saber qu茅 pasaba. “Nadie me dec铆a nada”, record贸 en el contacto.

“Entend铆a que era un virus que tiene tratamiento y que con 茅ste se bloquea la transmisi贸n, pero la angustia me hizo buscar ayuda en una amiga -un tanto conservadora- y su primera reacci贸n fue incre铆ble: darme un abrazo, muy tranquilizador”, se帽al贸

Con esta misma viaj贸 a un congreso de su 谩rea de estudio, junto a su esposo e hijo. “En ning煤n momento le impidi贸 al ni帽o jugar conmigo, saltar encima de m铆, que me metiera los dedos a la boca y eso fue muy c贸modo porque me hizo sentir que cuando hay conocimiento no hay discriminaci贸n. Eso para m铆 fue clave”.

Tal vez la 煤nica experiencia amarga la tuvo cuando fue a la isapre para activar la patolog铆a 18 de la canasta GES. Quien lo atendi贸 le asegur贸 que los infectados con VIH tend铆an a ser irresponsables en su tratamiento y que “hacen alborotos” cuando no est谩n los medicamentos por su falta de organizaci贸n.

Lo ha visto dos veces y pese a que Carlos le ha dado la mano para saludar o despedirse 茅l nunca se la ha tomado.

Actualmente tiene un cortejo con una chica que sabe de su estatus y orientaci贸n sexual. “Ah铆 estamos viendo”, revel贸.

Sebasti谩n Beltr谩n Gaete | Agencia UNO
Sebasti谩n Beltr谩n Gaete | Agencia UNO

Luz ten铆a SIDA y no sab铆a

Luz estudia Derecho en Concepci贸n, tiene 24 a帽os, es heterosexual, fue diagnosticada en 2015 y, al igual que Carlos, participa del Cevvih.

Tambi茅n tiene un mea culpa, de hecho es el mismo de los anteriores testimonios: no haber utilizado preservativo con un expololo que no sab铆a su estado serol贸gico. “Ese fue el problema”, dispar贸.

Pero, al igual que Cordescu, cree que el tema de fondo es el contexto en el que creci贸. Su colegio, evang茅lico igual que sus padres, ofrec铆a como educaci贸n sexual la abstenci贸n, nada m谩s.

“No es que culpe al resto, pero nunca me hablaron de preservativos, mis pap谩s tampoco nunca me hablaron del tema”, relat贸. No obstante, Luz considera que disfrut贸 su sexualidad. “Como cualquier joven me hice el test y dio positivo no m谩s”.

Pero el resultado fue lapidario: el conteo de linfocitos CD4 -las c茅lulas que el VIH ataca- estaba muy por debajo de lo que se considera anormal (96), o sea estaba en etapa SIDA. 驴Por qu茅 no se hab铆a dado cuenta? Pues Luz es una paciente asintom谩tica.

Sin embargo, llegar a tomarse el test en primer lugar fue otro “via crucis”: su ginec贸loga no quer铆a darle la orden porque ella era heterosexual. “Prejuicios”, lo tild贸 Luz.

“Cuando me enter茅 fui con mi mam谩. Pensaba que pod铆a tener cualquier cosa, menos VIH. Me hicieron pasar a una salita y me dijeron que hab铆a salido positivo”.

Tom贸 el test en un centro privado, donde no le hicieron ni pre ni post consejer铆a. “Qued茅 a la deriva y, para qu茅 estamos con cosas, cuando uno es heterosexual lo ve lejano, entonces yo no ten铆a informaci贸n, no sab铆a que exist铆an medicamentos. Estuve una semana pensando que me iba a morir, que est谩bamos en los noventa”, dijo.

“Despu茅s me fui informando, decid铆 irme a Santiago e inici茅 terapia de inmediato. Al mes de tomar terapia ya estaba indetectable, por eso es tan importante tomar la medicaci贸n”.

Con el tiempo tuvo que cambiar de terapia y pas贸 de tres pastillas diarias a s贸lo una. No tuvo mayores problemas con los medicamentos, aparte de los v贸mitos y mareos del principio. Lo que s铆, sus defensas responden de manera muy severa ante situaciones m谩s bien leves. “He estado hospitalizada por un resfriado com煤n, una alergia, gastroenteritis. Me da una alergia peque帽a y toda la piel se ve afectada”, ejemplific贸.

Actualmente est谩 saliendo con un chico, quien no ha manifestado problemas con su estatus. “He tenido parejas y andantes, como no se habla del tema no se sabe que existe la indetectabilidad, lo que significa que es intransmisible cuando una persona sabe su estado serol贸gico y toma su medicaci贸n de forma responsable”, finaliz贸.

Rodrigo S谩enz | Agencia UNO
Rodrigo S谩enz | Agencia UNO

J

J tiene claro que a los heterosexuales les cuesta m谩s aceptar el hecho que viven con VIH debido al estigma que pesa sobre la enfermedad, algo exclusivo del mundo gay.

“Ten铆a un amigo con VIH, sab铆a que era una enfermedad cr贸nica, que no se iba a morir. Yo creo que eso se ha concientizado y se piensa que nunca va a pasar, especialmente cuando hay confianza”, dijo.

J adquiri贸 el virus tras terminar con una pareja de a帽os y estar con una chica a las dos semanas sin usar protecci贸n ni pedir ex谩menes.

A los meses comenz贸 a sentirse mal y recorri贸 una serie de cl铆nicas, pero nunca le hicieron el test del VIH, hasta que en otro centro privado se lo realizaron y termin贸 siendo diagnosticado.

Efectivamente esa chica le trasmiti贸 el virus sin saber que lo ten铆a. Su expareja la hab铆a infectado y ella nunca supo. Pese a que hoy en d铆a est谩 soltero, y s贸lo sale con alguien, desde que fue diagnosticado -hace casi tres a帽os y medio, para Fiestas Patrias- ya ha tenido dos parejas VIH negativas.

“Al principio quedan pa dentro, pero de a poco se fueron informando. El mejor consejo es tomarse la terapia, ser un reloj, eso te hace instransmisible”, destac贸. “Hay que ocupar cond贸n. Y si est谩s saliendo con alguien hay que cuidarse igual, no s贸lo por el VIH sino tambi茅n por otras ETS”, agreg贸.

J no descarta tener familia, sabe que puede ser padre sin transmitirle el virus a su pareja o al fruto de aquella relaci贸n. “La vida es mucho m谩s normal de lo que la gente cree, hay mucho mito”, finaliz贸.

C茅sar Beltr谩n | Agencia UNO
C茅sar Beltr谩n | Agencia UNO

Lucas

Lucas N煤帽ez tiene 24 a帽os, es otro miembro del Cevvih, estudi贸 de forma paralela Artes Visuales y Est茅tica en la Universidad Cat贸lica y fue diagnosticado con VIH en abril de 2018.

驴C贸mo supo? “Me diagnosticaron por un s铆ndrome retroviral agudo y estuve una semana y d铆as hospitalizado, porque pensaban que ten铆a meningitis”, se帽al贸 en la entrevista.

“De ah铆 fue muy fuerte porque no ten铆a la informaci贸n suficiente, pensaba que iba a estar peor, que mi cuerpo se iba a deteriorar m谩s, pero al final result贸 todo lo contrario”, agreg贸, junto con valorar el apoyo de sus amigas que lo acompa帽aron desde el principio.

Lo anterior, sobre todo a la hora de cont谩rselo a su familia: no s贸lo tuvo que informar que ten铆a el virus, tambi茅n debi贸 transparentar su homosexualidad. Doble golpe, al menos en muchos hogares en Chile.

“Al comienzo fue complejo porque, aparte de no tener mayor informaci贸n (la que obtuvo finalmente) mi mam谩 llor贸 harto, eso fue dif铆cil”. Su madre, de hecho, pensaba que iba a morir puesto que asimilaba VIH a p茅rdida de peso, gente p谩lida, humanos agonizado, con la piel manchada.

Para hacer las cosas peores, Lucas record贸 que la segunda toma de rigor debi贸 hacerla en reiteradas ocasiones dado que en el hospital perd铆an la muestra. “El tr谩mite se demor贸 cuatro meses. Ahora estoy bien, estoy tranquilo, pero cuando no ten铆a el tratamiento, ese tiempo era para m铆 tener miedo y no saber qu茅 hacer”, record贸.

En su caso tambi茅n hay mea culpa: no usar cond贸n ante un exceso de confianza que nunca debi贸 existir, dijo en el contacto telef贸nico. “脡l no sab铆a su estado”, a帽adi贸.

Actualmente Lucas est谩 soltero, pero al poco tiempo de ser diagnosticado conoci贸 a alguien que lo ayud贸 a no sentir verg眉enza ni miedo de relacionarse con otros de manera sexoafectiva. Pese a ello, dos personas lo han discriminado por el hecho de tener VIH, aunque est茅 en tratamiento.

VIH antes

Las historias anteriores demuestran c贸mo se ha avanzado en materia de salud, en el 谩mbito social y en la mejora de la calidad de vida de quienes viven con el virus, panorama que dista diamentralmente del de los a帽os ochenta y noventa.

As铆 lo estipul贸 Guillermo Moscoso, artista visual de Concepci贸n que, desde hace unos a帽os, desarrolla dentro de su obra tem谩ticas alusivas al VIH/SIDA, justamente “para visibilizar problem谩ticas sociales que est谩n en crisis en nuestra sociedad, desde el cuerpo, la memoria y el territorio”, dijo.

驴Su raz贸n? “A mediados y finales de los noventa, amigos comenzaron a morir a causa del SIDA, situaci贸n que me llevo a reflexionar y dejar constancia en mi obra sobre la maquinaria de la discriminaci贸n y el estigma imperante en la sociedad-pa铆s en torno a esta enfermedad. El desaf铆o fue visibilizar diversos procesos bio-pol铆ticos de los cuerpos invisibilizados por la epidemia”, explic贸.

“Hace 20 a帽os las personas viviendo con VIH en etapa SIDA estaban condenadas a la muerte f铆sica, porque no exist铆a cobertura universal de tratamientos antirretrovirales”, lament贸.

Lo anterior, debido a una serie de factores que se entrelazaban: “los servicios de atenci贸n para los afectados eran precarios tanto en infraestructura como el personal m茅dico, falta de educaci贸n sexual y prevenci贸n de SIDA de parte del Gobierno, los poderes del Estado, la religi贸n en general haci茅ndose participe de un genocidio al negar campa帽as educativas de prevenci贸n de SIDA y as铆 un largo etc茅tera”.

Debido a lo anterior, el artista destac贸 que la situaci贸n del VIH haya mejorado tanto, “fue una lucha que dimos todos los activistas a nivel nacional, se promulg贸 la ley de SIDA y luego pas贸 a ser garant铆a GES. Lamentablemente, la discriminaci贸n y el estigma siguen vigentes, con campa帽as educativas deficientes por parte del Ministerio de Salud”, dispar贸 Moscoso.

As铆, en su opini贸n, “los altos 铆ndices de notificaciones estos 煤ltimos a帽os son el reflejo de pol铆ticas p煤blicas erradas, falta de educaci贸n sexual en las mallas curriculares del Ministerio de Educaci贸n, la falta de informaci贸n en la ciudadan铆a”.

A Moscoso tambi茅n le molesta que el lenguaje utilizado a la hora de hablar del VIH muchas veces sea el errado, como por ejemplo cuando una transmisi贸n es catalogada como contagio. Tampoco le gusta escuchar t茅rminos como portador e incluso infectado.

A eso “agr茅gale la xenofobia, homofobia, transfobia. Los discursos y declaraciones de la ciudadan铆a en general dejan mucho que desear. Es preferible hablar de personas viviendo con VIH/SIDA en vez de portadores o infectados. El VIH se adquiere, no se contagia. Las personas que viven con VIH/SIDA no son portadoras de nada, conviven con un virus que los vulnera y, en la actualidad, m谩s llevadero incluso que una diabetes. El vivir con VIH/SIDA no es una carga que se deba portar para expiar alg煤n tipo de pecado, claramente desde la visi贸n judeo-cristiana de nuestra sociedad”, finaliz贸 Moscoso.

Guillermo Moscoso
Guillermo Moscoso

VIH hoy

En contacto con la vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Infectolog铆a, Claudia Cort茅s, la m茅dico infect贸logo y acad茅mico de la Universidad de Chile asever贸 que hoy en d铆a, en Chile, nadie muere de VIHsiempre y cuando se diagnostique a tiempo y siga su terapia como corresponde.

En concreto, detall贸 la especialista, el VIH es el Virus de la Inmunodeficiencia Humana que s贸lo se transmite de persona a persona, mayoritariamente por v铆a sexual, vertical (de madre a hijo) y por compartir jeringas para drogadicci贸n endovenosa.

El SIDA, por otro lado, es la etapa cl铆nica donde las defensas est谩n tan deterioradas que el cuerpo queda a merced de otras infecciones, como una neumon铆a grave o una diarrea.

“No todas las personas que tienen VIH evolucionan al SIDA, pero s铆 todos en esta etapa tienen VIH”, explic贸.

En Chile, el 99% de los casos corresponde a v铆a sexual, es decir por sexo vaginal, anal y oral, entre heteros y homosexuales: el VIH no distingue orientaci贸n sexual.

No obstante, en el sexo oral el riesgo es m谩s bajo y depende de la existencia de lesiones en la cavidad bucal o en los genitales y la cantidad de fluidos involucrados. Cuando se tiene contacto con lesiones que tienen sangre visible, 茅ste aumenta.

“Pero esta pr谩ctica puede transmitir otras cosas, herpes, s铆filis, gonorrea, no s贸lo VIH”, advirti贸 Cort茅s.

Mat铆as Delacroix | Agencia UNO
Mat铆as Delacroix | Agencia UNO

Grupos etarios

De acuerdo a los datos del ISP, en 2018 hubo casi 7 mil nuevos diagn贸sticos. “Eso es casi 1.100 pacientes m谩s con respecto a 2017”, dijo la galena.

En cuanto a comportamientos, asegur贸 Cort茅s, los hombres que tienen sexo con hombres siempre tendr谩n el mayor riesgo, siendo el grupo m谩s importante, que fluct煤a entre los 18 y 35 a帽os.

Lo anterior, como est谩 documentado en la literatura internacional, tiene que ver con que este grupo espec铆fico tiende a tener mayor n煤mero de parejas sexuales. Mientras m谩s contactos existan, m谩s altas ser谩n las posibilidades de adquirir el virus.

Pero los adultos mayores (sobre los 50 a帽os al hablar del virus), pese a que conforman entre el 10% y 15% de la poblaci贸n que vive con VIH, han ido en aumento, al menos desde hace 6 u 8 a帽os.

Ello tiene dos motivos asociados. “Ahora le gente con VIH vive muchos m谩s a帽os, por ende llega a ser adulto mayor. Antes se mor铆an j贸venes porque no hab铆a terapia. Hoy es una infecci贸n cr贸nica que con tratamiento la gente puede tener una expectativa de vida similar a la de la poblaci贸n general”, dijo Cort茅s.

“Si t煤 tienes VIH y partes tu tratamiento a tiempo, puedes eventualmente llegar a vivir 80 a帽os. Hace 20 a帽os te ibas a morir en 5, a帽adi贸 la especialista.

“La otra forma es que lo adquieras siendo adulto mayor. Eso est谩 dado b谩sicamente porque la vida sexual de la gente con m谩s edad se ha ido extendiendo gracias a drogas como el viagra, que permite que gente que antes no ten铆a una capacidad biol贸gica para tener relaciones sexuales ahora s铆 la tenga”, indic贸.

“Entonces lo adquieren m谩s viejos y algunos lo traen desde j贸venes y viven hasta viejos”, englob贸.

Vida en familia

En l铆nea con los testimonios del comienzo, y en base al hecho que llevando la terapia adelante y tomando los cuidados respectivos la cadena de transmisi贸n se corta, Cort茅s dej贸 claro que un seropositivo puede llevar una vida “completamente normal. Eso es lo que le digo a todos los pacientes que reci茅n diagnostico: si t煤 eres ordenado, lo que nosotros llamamos adherente al tratamiento, si te tomas tus remedios todos los d铆as, puedes tener una vida completamente normal, tambi茅n sexual”, reiter贸.

“Nosotros instamos a todos nuestros pacientes a seguir usando cond贸n porque el tratamiento del VIH efectivo s贸lo sirve para evitar transmitir el VIH, no la s铆filis, la gonorrea”, advirti贸.

“Pero yo puedo llegar a tener hijos y planificar un embarazo. El riesgo que si yo hago todo como corresponde, como se debe, que una guagua nazca con VIH es de menos del 1%. Entonces si yo soy una mujer que vive con VIH, o soy un hombre y mi pareja tiene VIH, o yo soy hombre y yo tengo VIH y mi mujer no, existe una posibilidad absolutamente real y cierta de tener hijos”, destac贸.

Aunque, en el mismo contexto, de no hacer nada, las posibilidades de transmisi贸n vertical se disparan al 50%.

Futuro

En cuanto al panorama a futuro del VIH en Chile, la especialista entreg贸 una serie de medidas que, a su parecer, son fundamentales para hacer frente al virus, partiendo por una “educaci贸n de una sexualidad responsable desde temprana edad, que es inexistente en este pa铆s”.

“Esto involucra al Ministerio de Salud, al de Educaci贸n, a las familias. Tenemos que ense帽arle a nuestros hijos c贸mo es mantener una vida sexual responsable. Eso es una parte. La otra, que est谩 muy olvidada, es hacer diagn贸sticos, testear a la mayor cantidad posible. Todas las personas que hayan tenido un contacto sexual en su vida tienen el riesgo”, subray贸.

“Lo que Onusida estima es que 40 mil viven con el virus y no lo saben. Si nosotros fu茅ramos sumamente eficientes en el diagn贸stico y todos se hicieran el test, que es el gran problema que Chile tiene ahora, este 2019 terminar铆a con unos n煤meros gigantescos porque los cercar铆amos a todos. Despu茅s de 2020 tendr铆amos muy pocos”, se帽al贸 Cort茅s, aunque s铆 precis贸 que eso, lamentablemente, es una fantas铆a.

“Poco probable que eso ocurra, probablemente si las campa帽as siguen mejorando van a ir aumentando las cifras de diagn贸sticos anuales, porque estas personas se diagnosticar铆an ahora, pero adquirieron el virus hace tiempo”, aclar贸.

Por ello fue que recalc贸 la necesidad de realizarse el test: “si disminuimos el n煤mero de gente que no sabe que lo tiene, eventualmente a largo plazo disminuir谩n los casos y vamos a cortar la cadena de transmisi贸n”, dijo… pero s贸lo si todos saben su estado serol贸gico.

“El tratamiento demora algunos meses en que baje la carga viral pero, de llegar a ser indetectable, esa persona no le pasa el virus a otra, se acaba la transmisi贸n”, finaliz贸 Cort茅s.

Mensajes

Si no tienes informaci贸n al respecto, si tienes miedo, no sabes qu茅 hacer o tambi茅n te molesta la situaci贸n que se vive en el pa铆s, los testimonios del principio enviaron mensajes para concluir esta nota:

Lucas: “Se invisibiliza mucho a los VIH+ y la falta de informaci贸n lo hace peor. Adem谩s, hace falta educaci贸n sexual”.

J: “Choco con gente con VIH que se autoesconde y hacen que el miedo a la discriminaci贸n no les permita normalizar lo que viven, que es una enfermedad cr贸nica como cualquier otra. A eso s煤male el estigma homosexual, pero cada vez m谩s heteros lo tienen”.

Luz: “Lo podr铆amos llevar mejor si se hablara m谩s del tema, de los remedios, de la carga viral indetectable, porque todav铆a no se conversa de aquello. Me gustar铆a recalcar que se hable m谩s del tema, de lo que es el VIH hoy d铆a, en 2019, ya no es como antes, las mujeres podemos ser mam谩s, optar a parto normal”.

Carlos: “La Iglesia estuvo metida todo este rato, diciendo no al cond贸n, que es el derecho de los padres educar sexualmente a sus hijos porque saben lo que es correcto. Siento que esto debe ser un plan de salud del Gobierno central. Es lo mismo que decir que una persona tiene derecho a elegir si vacuna o no a sus hijos: si no lo haces, abrir谩s la ventana a enfermedades que ya han desaparecido”.

Iancu: “Tenemos un problema generalizado (…). La crisis del VIH radica principalmente en la falta de educaci贸n sexual integral, no sabemos qu茅 est谩 pasando con nuestra sexualidad. Chile es un pa铆s que en los 煤ltimos 20 a帽os no quiso hablar de sexo y, a prop贸sito de otras tem谩ticas, se ha ido abriendo la discusi贸n”.

Gaspar: “Mi mensaje a quien se entera hace poco es que no se eche a morir. Puedes vivir tranquilamente si tomas de forma adecuada tu tratamiento a diario y vas a los chequeos m茅dicos. De hecho se vive m谩s tranquilo que con enfermedades como la diabetes. Es necesario investigar del tema para conocer que existen tres etapas y estar en la 煤ltima es pasar a la enfermedad SIDA, por lo que no es llegar y decir -o que te digan- tienes SIDA, si puedes estar en las otras dos etapas previas de forma muy controlada sin sentirse enfermo. Encuentren apoyo en cercanos, ojal谩 sus amigos puedan tomarlo tan bien como los m铆os y es decisi贸n de cada uno si contarle a la familia. En mi caso encuentro innecesario decirle a mis padres porque no estoy mal y prefiero no asustarlos, pero s铆 saben mis hermanas. Queda a criterio de cada uno. Y obviamente no dejar que tener el virus te arruine psicol贸gicamente, porque as铆 te bajan las defensas y puede ser peor”.

Tendencias Ahora