Nacional
Miércoles 25 julio de 2018 | Publicado a las 18:49 · Actualizado a las 06:59
Una "mapuche fant√°stica": la cruda historia de una resiliente matrona transexual
Publicado por: Guido Focacci
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Mi primer apellido significa ‘Cuerpo de Puma’ y el segundo ‘Con Tres Esp√≠ritus"”, cuenta orgullosa Claudia Ancap√°n Quilape, una valiente mujer transexual orgullosa de sus or√≠genes mapuche.

Su historia de resiliencia tiene de momento un final feliz. Fue discriminada durante sus estudios, escuch√≥ c√≥mo era un pecado ser lo que es, fue prejuiciada, fue golpeada, violada, despedida m√ļltiples veces injustificadamente. Hoy ejerce la obstetricia, profesi√≥n que ama, en uno de los lugares donde siempre quiso estar.

“Mi cultura fue un factor protector, lo otro es prejuicio que lleg√≥ con el huinca. Nuestras ra√≠ces no tienen discriminaci√≥n, esos son males de la colonizaci√≥n que trajo la ideolog√≠a religiosa y la visi√≥n del pecado. Bajo esa mirada b√≠blica soy una pecadora. Por ejemplo, las figuras de los machi weye, que fueron personas de autoridad, especie de chamanes antiguos que utilizaban vestimenta de las machi y que siempre fueron respetados. Tienen s√≠miles en otras culturas como la india o los pueblos originarios mexicanos”, relata Claudia a BioBioChile.

“Nac√≠ mapuche, escuch√© nuestra lengua materna siempre en casa en palabras, nac√≠ trans, pobre y viv√≠ en mi infancia y adolescencia entre dos religiones poderosas en Chile. En mi infancia √≠bamos a la iglesia evang√©lica metodista y al llegar a mi adolescencia, estudie en un colegio cat√≥lico de la Orden Corazonista”, cuenta la obstetra en su fanpage de Facebook, El diario vivir de una mujer transexual Chilena.

La importancia de la universidad

Ingresar a la Universidad fue un triunfo, asegura Claudia. “En ense√Īanza media me di cuenta que siendo nerd me proteg√≠a, me proteg√≠a hasta ese entonces tambi√©n mi familia. Actuaba como tal para protecci√≥n. Pero en Valdivia -estudi√≥ en la Universidad Austral, titul√°ndose en 2007- conoc√≠ tambi√©n la discriminaci√≥n, el racismo y el bullying. En ese tiempo era andr√≥gina, viv√≠a mi transici√≥n de rasgos masculinos a femeninos”, se√Īala.

“Un d√≠a en 2005 un grupo de neonazis me atac√≥. Volv√≠a de una fiesta de unos amigos, fue tan humillante y terrible, no s√© c√≥mo sobreviv√≠. Me arrastraron, me violaron, me patearon la cabeza, me volaron los dientes. Quise venganza, pero hoy ya no. Luego lleg√≥ Facebook y encontr√© a mis agresores, eran estudiantes de otras carreras, compa√Īeros de universidad. Denunci√© la situaci√≥n a autoridades que ya no est√°n y no se hizo nada. Yo logr√© hablar con ellos y recib√≠ m√°s amenazas”, lamenta.

Claudia en su actual trabajo
Claudia en su actual trabajo

El prejuicio laboral

Luego vino el mundo laboral, no menos dif√≠cil para Claudia. “Recorr√≠ mi pa√≠s trabajando y segu√≠a la discriminaci√≥n. Fui muchas veces despedida por causales irrisorias, una vez por llegar un minuto tarde, otra por no usar los zapatos adecuados, otra porque un hombre no pod√≠a usar el pelo largo. En aquellos tiempos no hab√≠a justicia para nosotras”, recuerda.

Pero hoy, la vida le sonr√≠e y la ha puesto en el lugar que merece su esfuerzo. Trabaja en un recinto asistencial que atiende gente con VIH, enfermedad que conoce de cerca, no por padecerla, sino porque le ha arrebatado la vida de grandes amigos. Adem√°s, tiene una pareja hace nueve a√Īos, ya no esconde su vida, se efectu√≥ la cirug√≠a de reasignaci√≥n genital y es una activista Pro Derechos Humanos cuya historia ha sido llevada al cine, de manos de la √≥pera prima de Francisco Aguilar, Claudia, “Tocada por la Luna”, que ya est√° recorriendo el mundo mientras suma galardones. “En honor a mi ascendencia ind√≠gena y ser una mujer trans, porque la luna para la cultura mapuche simboliza poderosamente el poder de lo femenino”, indica orgullosa.

Tendencias Ahora