Internacional
Refugiados sirios en Líbano viven como una "injusticia" el decreto de Trump
Publicado por: Guido Focacci
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“¬ŅQu√© ha hecho el pueblo sirio para merecer esto?”. Tiritando de fr√≠o en un campamento de L√≠bano, Abu Mahmud al Ghul alza la voz contra el decreto del presidente Donald Trump que proh√≠be la entrada de refugiados sirios en Estados Unidos.

Este hombre de 44 a√Īos es uno de los millones de sirios que huyeron de la guerra en busca de un refugio en pa√≠ses de acogida.

Al Ghul, de la ciudad siria de Quseir, en la provincia de Damasco, y con seis hijos, se refugi√≥ en un campamento improvisado en Marj, en el este de L√≠bano, un pa√≠s vecino de cuatro millones de habitantes que pese a ser peque√Īo acogi√≥ a un mill√≥n de refugiados sirios.

En el campamento de Marj, en la meseta de Bekaa, donde los propios refugiados instalaron las barracas o tiendas de campa√Īa, los ni√Īos est√°n ateridos, con temperaturas que rondan los cero grados.

Seg√ļn la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), la regi√≥n de la Bekaa acoge a m√°s de 360.000 refugiados sirios forzados a abandonar sus hogares por la violencia que ha causado m√°s de 310.000 muertos en casi seis a√Īos de guerra.

‘¬ŅPa√≠s democr√°tico?’

El viernes, el nuevo presidente estadounidense anunci√≥ un giro en la pol√≠tica migratoria y de acogida de los refugiados, contra algunos pa√≠ses musulmanes como Siria para detener, seg√ļn √©l, la posible entrada a Estados Unidos de “terroristas isl√°micos radicales”.

Seg√ļn el decreto, los refugiados sirios no podr√°n entrar hasta nueva orden en el pa√≠s, que s√≥lo acept√≥ a 18.000 de ellos desde 2011.

En otro campamento improvisado de la Bekaa, cerca de la localidad de Bar Elias, los refugiados viven el decreto como una gran injusticia.

“√Čl (Trump) no tiene el derecho de tomar semejante decisi√≥n”, afirma Ibtisam Yusef al Faraj, una mujer de 41 a√Īos con cuatro hijos. Es oriunda de la regi√≥n de la Ghuta oriental, un basti√≥n rebelde cerca de Damasco.

“Pretenden ser un pa√≠s democr√°tico y no lo son. Somos refugiados ¬Ņd√≥nde est√° el problema si entramos legalmente en Estados Unidos? ¬°Qu√© m√°s le dar√°!”, afirma, tocada con un velo verde.

‘Solidario’

Abu Mahmud y Ibtisam llegaron a L√≠bano como la mayor√≠a de los refugiados, en los primeros a√Īos de la guerra que estall√≥ en 2011. Beirut no es un pa√≠s firmante de la Convenci√≥n de Ginebra sobre los refugiados y no reconoce su estatuto.

Las reacciones de estos refugiados fueron recogidas antes de la firma del decreto de Trump.

Los refugiados viven en condiciones muy duras pese a las ayudas internacionales y muchos ni√Īos no est√°n escolarizados. Adem√°s, seg√ļn la ONU, la tasa de natalidad es muy alta entre ellos.

El decreto de Trump “es un error. Esperemos que cambie de opini√≥n sobre los refugiados sirios. No tiene m√°s que ver c√≥mo vivimos en los campamentos. Tiene que ser solidario con nosotros, y los pa√≠ses europeos tambi√©n”, insiste Ibtisam.

Los m√°s j√≥venes tambi√©n est√°n decepcionados. “Es una injusticia para el pueblo sirio, una gran injusticia”, afirma Qusai Yusef, de 12 a√Īos. “Espero poder volver a mi pa√≠s”.

URL CORTA: http://rbb.cl/fss7
Tendencias Ahora