Internacional
Miércoles 09 mayo de 2018 | Publicado a las 18:15 · Actualizado a las 20:05
Estudiante universitaria graba a profesor mientras la toca y acosa sexualmente
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Impacto en la sociedad colombiana provocó un video divulgado en redes sociales, donde una joven estudiante universitaria muestra el acoso sexual que sufrió por parte de un profesor en la Universidad Nacional de ese país.

Las im√°genes fueron difundidas por la propia v√≠ctima, Lizeth Sanabria, una estudiante de 26 a√Īos que cursa el magister en Ense√Īanza de Ciencias Exactas y Naturales. En ellas se aprecia c√≥mo el director del posgrado, Freddy Alberto Monroy, se abalanza sobre ella y realiza tocaciones en sus partes √≠ntimas mientras se le insin√ļa.

Durante la secuencia registrada en la oficina del docente, se aprecia como √©l coloca el brazo sobre su hombro y la intenta besar. En repetidas ocasiones se ve c√≥mo intenta liberarse al grito de “¬°No, profesor!”. Ella se levanta, pero √©l insiste en tocarla y coloca sus manos en sus nalgas. Durante varios minutos ella intenta alejarlo repiti√©ndole que debe irse.

Seg√ļn cont√≥ Sanabria en una entrevista con Radio W, tanto ella como otras compa√Īeras de estudios ven√≠an siendo v√≠ctimas hace tiempo de conductas abusivas por parte del profesor, por lo que decidi√≥ ocultar una c√°mara en su oficina para desenmascararlo.

La joven relat√≥ que la estrategia de Monroy era mostrarse muy servicial, para luego comenzar a pedir “favores”.

“En cada reuni√≥n el profesor de la maestr√≠a en ciencias exactas y naturales, que yo cursaba, se mostraba atento y comprometido en el trabajo. Despu√©s empez√≥ a decirme cosas que no me tomaba en serio. Me dec√≠a: ‚ÄėEs que t√ļ eres muy hermosa‚Äô, ‚Äėes que yo te ayudo porque t√ļ eres diferente‚Äô, ‚Äėyo quiero ayudarte mucho‚Äô (…) Estos sucesos empeoraron cuando el profesor traspas√≥ esa confianza, al momento de despedirnos me abrazaba por un tiempo m√°s prolongado y estos actos empezaron a generarme miedo”, recoge el diario colombiano El Espectador.

La situaci√≥n continu√≥ hasta que en agosto del a√Īo pasado, el profesor cit√≥ a Sanabria en uno de los laboratorios de la universidad.

“Mientras me mostraba un experimento con l√°ser me llev√≥ contra la pared y toc√≥ mi cintura y los senos. Pese a mi rechazo, me pidi√≥ que le diera un beso (…) Despu√©s, el 16 de febrero de este a√Īo, se me abalanz√≥ en su oficina a darme un beso y yo lo esquiv√© dici√©ndole que no. Le dije que estaba comprometida, y √©l dijo que quer√≠a sentirme, tocando mis nalgas y abraz√°ndome con fuerza. Esto es lo que se evidencia en el video que logr√© grabar desde mi celular”, sentenci√≥.

Al principio la estudiante dud√≥ respecto de qu√© hacer con el material, sin embargo este 6 de abril concurri√≥ hasta la Fiscal√≠a para estampar una denuncia por acoso sexual en contra de Monroy, delito que en Colombia es penado con hasta 3 a√Īos de c√°rcel.

S√≥lo a fines de abril y luego de que el material tuviera eco en los medios, la Universidad Nacional de Colombia emiti√≥ un comunicado a trav√©s de sus redes sociales donde manifest√≥ su “firme rechazo” contra cualquier conducta de acoso sexual o violencia basada en g√©nero, adem√°s de anunciar el comienzo de un sumario en contra del docente.

“A las mujeres no nos creen cuando denunciamos”

Aunque la estudiante ha tenido el apoyo de los dem√°s estudiantes de la facultad, quienes realizaron una manifestaci√≥n p√ļblica exigiendo el despido de Monroy, la joven asegur√≥ haber tenido ataques de ansiedad tras la difusi√≥n del video, y que incluso consider√≥ seguir sus estudios fuera del pa√≠s.

“Me causa tristeza porque la gente que ve el video dice que yo lo abrazo, pero esa era la √ļnica forma de salir de esa situaci√≥n sin que pasara nada m√°s grave. ¬ŅQu√© habr√≠a pasado si √©l se hubiera dado cuenta de que lo estaba grabando? A las mujeres no nos creen cuando denunciamos y necesitaba una prueba contundente”, se√Īal√≥.

Para Sanabria, uno de los mayores logros es que el tema se ponga en discusi√≥n y otras mujeres se atrevan a denunciar. “El abogado que me asesor√≥ me pregunt√≥ sobre qu√© pretend√≠a yo con la denuncia, y lo sostengo hoy: que no le pase esto a m√°s estudiantes y que otras personas digan: ‚Äės√≠, yo tambi√©n lo viv√≠‚Äô. Y creo que ya lo obtuve, porque m√°s mujeres han contado sus casos”, a√Īadi√≥.

Sin embargo la mayor satisfacci√≥n la encontr√≥ en sus propias alumnas, ni√Īas de sexto a√Īo a quienes ense√Īa biolog√≠a en una escuela de Bogot√°.

“Profe, ¬Ņen qu√© universidad es que estudias?‚ÄĚ, le pregunt√≥ la ni√Īa. “En la Nacional”, respondi√≥ ella. “T√ļ eres la ni√Īa del video, ¬Ņcierto? Lo siento mucho, t√ļ eres muy fuerte”, agreg√≥ su alumna mientras la abrazaba, describe el matutino que la entrevist√≥.

El Espectador
El Espectador
Tendencias Ahora