La actriz Aranzazú Yankovic se convirtió en mamá a los 40 años y compartió cómo ha sido su experiencia en el programa MILF, donde fue panelista invitada la semana pasada.

“Tengo 46… Fui mamá añosa. Me embaracé a los 43”, contó sobre su hijo, actualmente de 2 años.

Según la intérprete conocida por su trabajo en Adrenalina y Soltera Otra Vez, lograr convertirse en mamá no fue fácil. “Fui a un doctor, uno cree que no le va a importar. Pero igual me dijo: ‘no, tienes pocos óvulos’. Y yo lloraba como María Magdalena”, reveló.

Fue en ese momento que con su pareja, el oftalmólogo Guillermo Merino, pensaron en la fertilización in vitro, pero no alcanzaron a llegar a ese punto. “(El médico) me dijo: ‘Tómate estas vitaminas durante 2 meses y vuelves’. Y me detectaron hipotiroidismo, que parece que es súper importante para las mujeres que quieren ser mamás”, añadió.

No obstante, logró su objetivo. Quedó embarazada, pero a los pocos meses perdió a su hijo. “Fue súper triste, pero tampoco tan terrible. Y después me embaracé de nuevo, a los dos meses, y ahí nació mi hijo“, recordó.

“Después Guillermo se fue en vola (y dijo:) ‘Tengamos otro’. Pero me da susto, creo que no hay que mostrarle los dientes tanto a la vida. Ya me regaló algo”, reconoció.

El impacto de ser mamá siendo persona adulta, le llegó a la actriz durante sus primeras vacaciones con su bebé. “Decía: ‘¿Me están tonteando? ¿estas son las vacaciones? Yo que estuve 43 años yéndome a donde se me cantaba, me levantaba a la hora que se me cantaba. Fue súper fuerte… El llanto, el cólico. La espalda no es la misma de los 20. Pero lo bueno es que te trae juventud, te trae energía”, explicó.

Mamá a los 40

Tal como explicó previamente BioBioChile en una nota, desde hace años la maternidad se ha ido postergando por razones sociales como el desarrollo personal, profesional o estabilidad económica, y hoy es cada vez más frecuente ver a madres sobre los 40 años cargando lactantes. De hecho, en 2019, el 34% de las pacientes de Reproducción Asistida en el centro IVI Santiago tenían más de 40 años.

Y aunque cada experiencia es única, los especialistas reconocen que, la estabilidad emocional y económica son a menudo, los factores más favorables de la maternidad tardía.

Sin embargo, esta tendencia mundial -que llegó para quedarse a Chile-, no coincide con la edad reproductiva de la mujer; se sabe que la fertilidad empieza a disminuir a partir de los 35 años. De hecho, se estima que las probabilidades que una mujer de 40 logre naturalmente un embarazo bordean apenas el 8%.

“El principal problema de gestaciones más tardías es la alteración inherente en la calidad de los óvulos. Las mujeres nacen con una cantidad determinada de óvulos que se van perdiendo, con el pasar del tiempo. Van disminuyendo tanto la reserva ovárica como la calidad ovocitaria”, explica el ginecólogo Andrés Carvajal, experto en medicina reproductiva.

“De esta manera, una mujer de 40 años tiene en promedio sobre el 80% de los embriones producidos por sus óvulos tendrán alteraciones genéticas, lo que se puede traducir en fallos de implantación, abortos involuntarios o anomalías cromosómicas en los embriones”, añadió.

Por ello, los expertos en reproducción asistida no dudan en recomendar a quienes decidan posponer la maternidad, considerar técnicas de preservación de la fertilidad femenina como la vitrificación de ovocitos. Lo ideal es efectuar el procedimiento a edades tempranas no superiores a los 35 años.