TV y Espect√°culo
Jueves 21 marzo de 2019 | Publicado a las 15:33 · Actualizado a las 15:44
Emilia Clarke confiesa que tuvo dos aneurismas en medio de temporadas de Game of Thrones
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En una larga declaración escrita en primera persona y publicada en la revista The New Yorker, la actriz británica confesó que ha sufrido dos aneurismas.

“Justo cuando todos los sue√Īos de mi infancia parec√≠an haberse hecho realidad, casi perd√≠ mi mente y luego mi vida. Nunca he contado esta historia p√ļblicamente, pero ahora es el momento”, comienza el manifiesto titulado “Una batalla por mi vida”.

La estrella de la exitosa serie Game Of Thrones cont√≥ que el primer ataque fue a inicios de 2011 cuando ten√≠a s√≥lo 24 a√Īos y hab√≠a terminado reci√©n de filmar la primera temporada de la producci√≥n de HBO basada en la saga literaria Canci√≥n de Hielo y Fuego de George R.R. Martin,

“Con casi ninguna experiencia profesional a cuestas, me hab√≠an dado el papel de Daenerys Targaryen”, indic√≥, a√Īadiendo que aunque estaba feliz con el rol, se sent√≠a muy presionada por lo que estaba viviendo. “Los creadores del programa, David Benioff y D. B. Weiss, han dicho que mi personaje es una mezcla de Napole√≥n, Juana de Arco y Lawrence de Arabia. Y, sin embargo, en las semanas posteriores a que termin√°ramos de rodar la primera temporada, a pesar de la inminente emoci√≥n de una campa√Īa publicitaria y el estreno de la serie, dif√≠cilmente me sent√≠a con un esp√≠ritu conquistador”, coment√≥.

Game of Thrones | Temporada 1
Game of Thrones | Temporada 1

“Estaba aterrada. Aterrorizada por la atenci√≥n, aterrorizada por un negocio que apenas entend√≠a, aterrorizada por tratar de hacer valer la fe que los creadores de ‘Tronos’ hab√≠an puesto en m√≠. Me sent√≠, en todos los sentidos, expuesta. En el primer episodio, aparec√≠ desnuda y, a partir de la primera promoci√≥n de la serie con la prensa, siempre me hac√≠an la misma pregunta con alguna variaci√≥n: ‘interpretas a una mujer tan fuerte y, sin embargo, te quitas la ropa. ¬ŅPor qu√©?’. En mi cabeza, respond√≠a: ‘¬ŅCu√°ntos hombres tengo que matar para demostrar mi valor?"”, continu√≥.

El primer aneurisma

Luego revel√≥ que para aliviar el estr√©s, comenz√≥ a hacer ejercicio. “Yo era una actriz de televisi√≥n ahora, despu√©s de todo, y eso es lo que hacen los actrices de televisi√≥n. Entrenamos. En la ma√Īana del 11 de febrero de 2011, me vest√≠a en el camar√≠n de un gimnasio en Crouch End, en el norte de Londres, cuando comenc√© a sentir un fuerte dolor de cabeza. Estaba tan cansada que apenas pod√≠a ponerme las zapatillas. Cuando comenc√© mi entrenamiento, tuve que esforzarme incluso en los primeros ejercicios”, indic√≥.

“Entonces mi personal trainer me pidi√≥ hacer la posici√≥n de tabla, e inmediatamente sent√≠ como si una banda el√°stica me apretara el cerebro. Trat√© de ignorar el dolor y seguir, pero simplemente no pude. Le dije a mi entrenador que ten√≠a que tomar un descanso. De alguna manera, casi arrastr√°ndome, llegu√© al camar√≠n. Llegu√© al ba√Īo, me puse de rodillas y me enferm√© violenta y voluminosamente. Mientras tanto, el dolor ‚ÄĒdirigido, punzante, constrictivo‚ÄĒ empeoraba. En alg√ļn nivel, sab√≠a lo que estaba sucediendo: mi cerebro estaba da√Īado”, sentenci√≥.

Clarke dijo que intent√≥ controlar el dolor y las n√°useas dici√©ndose a s√≠ misma que no la paralizar√≠an. “Mov√≠ los dedos de las manos y los pies para asegurarme de que esto fuera cierto. Para mantener mi memoria viva, trat√© de recordar, entre otras cosas, algunas l√≠neas de Game of Thrones”, detall√≥.

“Luego o√≠ la voz de una mujer al lado m√≠o pregunt√°ndome si estaba bien. No, no lo estaba. Ella vino a ayudarme y me puso de lado, en posici√≥n de recuperaci√≥n. Entonces todo se volvi√≥ ruidoso y borroso. Recuerdo el sonido de una sirena, una ambulancia; Escuch√© nuevas voces, alguien diciendo que mi pulso era d√©bil. Yo estaba vomitando bilis. Alguien encontr√≥ mi tel√©fono y llam√≥ a mis padres, que viven en Oxfordshire, y les dijo que se reunieran conmigo en la sala de emergencias del Hospital Whittington”, revel√≥.

“Una niebla de inconsciencia se pos√≥ sobre m√≠. Desde una ambulancia, me condujeron en una camilla en un pasillo lleno del olor a desinfectante y los ruidos de personas en peligro. Como nadie sab√≠a qu√© me pasaba, los m√©dicos y las enfermeras no pod√≠an administrarme medicamentos para aliviar el dolor”, prosigui√≥.

View this post on Instagram

I mean I really don‚Äôt know how many more times I can remind myself that last night happened…not only because the end seems rather erm… hazy now.. Safe to say we got LIT UP. Who knew the #oscars2019 could be so damn fun?! From my insane @balmain dress to my insanely magical @niwaka_collections bling to my perfect colour (NOT DONE BY ME OUT OF A BOX!) but by the fantabulous kind saw me on the last day of her holidays @nicolaclarkecolour to @jennychohair @jilliandempsey @jennahipp @petraflannery my sisters from other mistas thank you for making me sparkly and shine and get me to the damn party on time! #littyinthecity #brunetteshavemorefunandnowiveprovedit #ūüĒ• #‚̧ԳŹ #ūüí™ūüŹĽ

A post shared by @ emilia_clarke on

Finalmente, dijo la actriz, le realizaron una resonancia magn√©tica y descubrieron que ten√≠a una hemorragia subaracnoidea, “un tipo de accidente cerebrovascular potencialmente mortal, causado por una hemorragia en el espacio que rodea el cerebro. Hab√≠a tenido un aneurisma, una ruptura arterial. Como supe m√°s tarde, aproximadamente un tercio de los pacientes con este tipo de aneurisma mueren inmediatamente o poco despu√©s. Para los pacientes que sobreviven, se requiere tratamiento urgente para sellar el aneurisma, ya que existe un riesgo muy alto de una segunda hemorragia, a menudo mortal”, explic√≥, agregando que debieron someterla a una cirug√≠a urgente.

“Recuerdo que me dijeron que deb√≠a firmar un formulario de autorizaci√≥n para la cirug√≠a. ¬ŅCirug√≠a cerebral? Estaba en medio de mi ajetreada vida, no ten√≠a tiempo para la cirug√≠a cerebral. Pero, finalmente, firm√©. Y despu√©s estaba inconsciente. Durante las siguientes tres horas, los cirujanos se ocuparon de reparar mi cerebro. Esta no ser√≠a mi √ļltima cirug√≠a, y no ser√≠a la peor”, coment√≥.

Emilia dijo que nunca se preocup√≥ por su salud y que siempre se consider√≥ “saludable”. “A veces me mareaba un poco, porque a menudo tengo presi√≥n arterial baja y ritmo card√≠aco bajo. De vez en cuando, me mareaba y me desmayaba. Cuando ten√≠a catorce a√Īos, tuve una migra√Īa que me mantuvo en cama durante un par de d√≠as, y en la escuela de teatro colapsaba de vez en cuando. Pero todo me parec√≠a manejable, parte del estr√©s de ser actriz y de la vida en general. Ahora creo que podr√≠a haber estado experimentando se√Īales de advertencia de lo que vendr√≠a”, coment√≥.

La actriz explic√≥ que la primera cirug√≠a que le hicieron fue “m√≠nimamente invasiva” y dur√≥ alrededor de 3 horas y le dijeron que si en un lapso de dos semanas estaba bien, sus posibilidades de buena recuperaci√≥n ser√≠an altas.

Sin embargo, tras ese periodo de 15 d√≠as, tuvo una complicaci√≥n seria. “Una noche, despu√©s de haber pasado esa marca crucial (de las dos semanas), una enfermera me despert√≥ y, como parte de una serie de ejercicios cognitivos, dijo: ‘¬ŅC√≥mo te llamas?’ Mi nombre completo es Emilia Isobel Euphemia Rose Clarke. Pero no pod√≠a recordarlo. En su lugar, palabras sin sentido salieron de mi boca y entr√© en un p√°nico ciego. Nunca hab√≠a experimentado un miedo as√≠, una sensaci√≥n de fatalidad acerc√°ndose. Pod√≠a ver mi vida por delante, y no val√≠a la pena vivirla. Yo soy actriz, necesito recordar mis l√≠neas. No pod√≠a recordar ni mi nombre”, se√Īal√≥.

“Estaba sufriendo una afecci√≥n llamada afasia, una consecuencia del trauma que hab√≠a sufrido mi cerebro. Incluso cuando estaba murmurando tonter√≠as, mi madre tuvo la gran amabilidad de ignorarlo y tratar de convencerme de que estaba perfectamente l√ļcida. Pero sab√≠a que estaba desvariando. En mis peores momentos, quise desconectarme. Le ped√≠ al personal m√©dico que me dejara morir. Mi trabajo, todo mi sue√Īo de lo que ser√≠a mi vida, centrado en el lenguaje, en la comunicaci√≥n… Sin eso, estaba perdida”, record√≥.

Tras eso la enviaron de vuelta a la UCI y al cabo de una semana superó la situación. Un mes después fue dada de alta y estaba lista para retomar su vida.

Duro regreso

“Regres√© a mi vida, pero, mientras estaba en el hospital, me dijeron que ten√≠a un aneurisma m√°s peque√Īo en el otro lado de mi cerebro y que pod√≠a ‘explotar’ en cualquier momento. Los m√©dicos dijeron, sin embargo, que era peque√Īo y que era posible que permaneciera inactivo e inofensivo indefinidamente. S√≥lo tendr√≠amos que vigilar cuidadosamente. Y la recuperaci√≥n no fue instant√°nea. Todav√≠a ten√≠a que lidiar con el dolor y con la morfina para mantenerlo a raya. Le cont√© a mis jefes en ‘Tronos’ acerca de mi condici√≥n, pero no quer√≠a que fuera un tema de discusi√≥n p√ļblica”, relat√≥.

Clarke cont√≥ que cuando estaba lista para empezar a rodar la segunda temporada del show se sent√≠a muy mal. “A menudo estaba tan mareada, tan d√©bil, que pens√© que iba a morir. Al hospedarme en un hotel en Londres durante una gira promocional, recuerdo vivamente haber pensado, ‘no puedo seguir ni pensar ni respirar, y mucho menos tratar de ser encantadora’. Tom√© sorbos de morfina entre las entrevistas. El dolor estaba ah√≠, y la fatiga era como el peor agotamiento que hab√≠a experimentado, multiplicado por un mill√≥n. Y, seamos sinceros, soy una actriz. La vanidad viene con el trabajo. Pas√© demasiado tiempo pensando en c√≥mo me ve√≠a”, record√≥.

“En el primer d√≠a de rodaje de la temporada 2, en Dubrovnik, me dec√≠a a m√≠ misma: ‘Estoy bien, tengo veinte a√Īos, estoy bien’. Me dediqu√© al trabajo. Pero, despu√©s de ese primer d√≠a de rodaje, apenas regres√© al hotel me desplom√© de agotamiento”, indic√≥.

“En el set, no perd√≠ ni un segundo, pero luch√©. La temporada 2 fue mi peor momento. No sab√≠a lo que estaba haciendo Daenerys. Si realmente soy honesta, cada minuto de cada d√≠a pens√© que iba a morir”, sentenci√≥.

El segundo aneurisma y una recuperaci√≥n a√ļn m√°s dolorosa

El segundo episodio ocurrió en 2013 después de terminar la temporada 3 de Game Of Thrones, cuando Emilia había decidido participar de una obra en Broadway.

“Mientras todav√≠a estaba en Nueva York por la obra, me hice una exploraci√≥n cerebral, algo que ahora ten√≠a que hacer con regularidad. El crecimiento en el otro lado de mi cerebro se hab√≠a duplicado en tama√Īo, y el m√©dico dijo que deber√≠amos ‘cuidarlo’. Me prometieron una operaci√≥n relativamente simple, m√°s f√°cil que la √ļltima vez. No mucho despu√©s, me encontr√© en una habitaci√≥n privada en un hospital de Manhattan. Mis padres estaban ah√≠. ‘Nos vemos en dos horas’, dijo mi madre, y luego fui a cirug√≠a”, expres√≥.

“Cuando me despertaron, estaba gritando de dolor. El procedimiento hab√≠a fallado. Tuve una hemorragia masiva y los m√©dicos dejaron en claro que mis posibilidades de sobrevivir eran precarias si no operaban de nuevo. Esta vez necesitaban acceder a mi cerebro de la manera tradicional, a trav√©s de mi cr√°neo. Y la operaci√≥n ten√≠a que hacerse de inmediato”, explic√≥.

La protagonista de la serie de HBO se√Īal√≥ que la recuperaci√≥n fue a√ļn m√°s dolorosa que la primera.

“Parec√≠a que hab√≠a pasado por una guerra m√°s espantosa que cualquiera que haya experimentado Daenerys. Sal√≠ de la operaci√≥n con un drenaje que sal√≠a de mi cabeza. Partes de mi cr√°neo hab√≠an sido reemplazados por titanio. Ahora ya no puedes ver la cicatriz que se curva desde mi cuero cabelludo hasta mi o√≠do, pero al principio no sab√≠a que no ser√≠a visible”, rememor√≥.

“Estaba, sobre todo, la preocupaci√≥n constante por las p√©rdidas cognitivas o sensoriales. ¬ŅAfectar√≠a la concentraci√≥n? ¬ŅMemoria? ¬ŅVisi√≥n perif√©rica? Ahora le digo a la gente que lo que me rob√≥ es el buen gusto por los hombres. Pero, por supuesto, nada de esto parec√≠a remotamente divertido en ese momento”, a√Īadi√≥.

Tras este segundo episodio estuvo otro mes en el hospital. “Por momentos, perd√≠ toda esperanza. No pod√≠a mirar a nadie a los ojos. Hab√≠a una terrible ansiedad, ataques de p√°nico. (…) Pasando por esta experiencia por segunda vez, toda esperanza retrocedi√≥”.

“Recuerdo estar convencido de que no iba a vivir. Y, lo que es m√°s, estaba segura de que saldr√≠a la noticia de mi enfermedad. Y as√≠ fue, por un momento fugaz. Seis semanas despu√©s de la cirug√≠a, el National Enquirer public√≥ una historia corta. Un reportero me pregunt√≥ sobre eso y lo negu√©”, confes√≥.

“Pero ahora, despu√©s de guardar silencio todos estos a√Īos, les estoy diciendo la verdad en su totalidad. Por favor, cr√©eme: s√© que no soy el √ļnico, que no estoy sola. Innumerables personas han sufrido mucho peor, y sin nada como la atenci√≥n que tuve tanta suerte de recibir”, manifest√≥.

“En los a√Īos transcurridos desde mi segunda cirug√≠a, me he curado m√°s all√° de mis esperanzas m√°s irrazonables. Ahora estoy al cien por cien. M√°s all√° de mi trabajo como actriz, decid√≠ dedicarme a una organizaci√≥n ben√©fica que ayud√© a desarrollar junto con socios en el Reino Unido y Estados Unidos. Se llama SameYou, y tiene como objetivo brindar tratamiento a las personas que se recuperan de lesiones cerebrales. Siento una gratitud infinita: a mi madre y mi hermano, a mis m√©dicos y enfermeras, a mis amigos. Todos los d√≠as, extra√Īo a mi padre, que muri√≥ de c√°ncer en 2016, y nunca puedo agradecerle lo suficiente por sostener mi mano hasta el final”, expres√≥.

“Hay algo gratificante, y m√°s all√° de la suerte, de llegar al final de ‘Tronos’. Estoy muy feliz de estar aqu√≠ para ver el final de esta historia y el comienzo de lo que venga despu√©s”, finaliz√≥ el relato.

Tendencias Ahora