TV y Espect√°culo
Domingo 27 enero de 2019 | Publicado a las 12:09
La frase del príncipe Carlos que llevó finalmente a Diana a desarrollar bulimia
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La bulimia es un problema que afecta a millones de personas en el mundo, y aunque suele desarrollarse principalmente en la adolescencia, lo cierto es que puede aparecer a cualquier edad sin importar el sexo, origen y nivel socioeconómico.

Por lo general quienes padecen de este trastorno tienen una imagen distorsionada de sí mismos y baja autoestima, por lo que cualquier comentario hiriente podría llevarlos por ese camino.

Esto ocurri√≥ con la princesa Diana, quien durante a√Īos sufri√≥ de bulimia, causada por el constante estr√©s al que estaba sometida por su p√ļblica relaci√≥n con el pr√≠ncipe Carlos.

Seg√ļn relat√≥ la misma princesa en conversaci√≥n con su bi√≥grafo Andrew Morton, comenzar a salir con el futuro rey de Inglaterra signific√≥ un gran cambio en su vida, pasando de ser una joven de 19 a√Īos normal a convertirse en una asediada figura p√ļblica a quien la prensa no dejaba ni a sol ni a sombra.

Las cosas empeoraron tras su compromiso con Carlos, cuando diferentes medios de comunicación comenzaron a hablar sobre el peso de Lady Di, quien siempre tuvo una figura un poco más rellena que sus hermanas, a pesar de ser una amante de la danza y el ballet.

Netflix
Netflix

Pero no fue hasta que su futuro esposo hizo un comentario sobre su cuerpo, que Diana comenzó a desarrollar un trastorno alimenticio.

‚ÄúMi bulimia comenz√≥ la semana despu√©s que nos comprometimos. Mi esposo puso su mano en mi cintura y me dijo: ‚Äėest√°s un poco gordita, ¬Ņverdad?‚Äô. Eso desencaden√≥ algo en m√≠‚ÄĚ, afirm√≥ Lady Di a Morton, quien luego convirti√≥ sus conversaciones en el documental Diana: en sus propias palabras.

Pocos d√≠as antes de la boda en julio de 1981, la princesa tuvo su primer ataque de bulimia. ‚ÄúRecuerdo la primera vez que me provoqu√© ese mal. Estaba emocionada porque pensaba que era un modo de aliviar la tensi√≥n‚ÄĚ, revel√≥.

Y es que además del acoso de la prensa y los paparazzi, Diana tenía que lidiar con sus celos y con la intensa relación entre Carlos y Camila Parker Bowles, la mujer que él realmente amaba.

Con el paso del tiempo sus ataques se hicieron m√°s frecuentes y baj√≥ r√°pidamente de peso, lo que despert√≥ la curiosidad del p√ļblico. “La primera vez que me prob√© el vestido de novia, mi cintura era de 73 cent√≠metros. El d√≠a que nos casamos, med√≠a 58 y medio. Me achiqu√© a nada”, record√≥.

La noche anterior a la boda real, la princesa tuvo uno de sus peores ataques de bulimia. “Com√≠ todo lo que pude encontrar, lo que divirti√≥ a mi hermana porque estaba conmigo en Clarence House. Nadie entend√≠a lo que pasaba. Todo era muy secreto”, reconoci√≥.

“Al d√≠a siguiente despert√© a las cinco de la ma√Īana y estaba mortalmente calmada. Me sent√≠a como un cordero al matadero y lo sab√≠a”, dijo.

Netflix
Netflix

La boda no mejoró las cosas entre Diana y Carlos, al contrario. De hecho, para la luna de miel, él llevó ocho libros para leer y además un par de gemelos con el logo de Chanel (dos C entrecruzadas) que habían sido un regalo de Camila, lo que desató la furia de la princesa.

“La bulimia ya era espantosa. Absolutamente horrible, suced√≠a cuatro veces al d√≠a en el yate (donde pasaron parte de su luna de miel). Todo lo que encontraba lo engull√≠a y me enfermaba”, reconoci√≥.

Netflix
Netflix

La baja de peso de la princesa se volv√≠a m√°s y m√°s notoria a medida que pasaban los d√≠as. “Todo el mundo ve√≠a que adelgazaba cada vez m√°s y estaba m√°s y m√°s enferma”, revel√≥.

Entre agosto y septiembre, la pareja se hosped√≥ en Balmoral, la casa de vacaciones de la Reina. “En octubre estaba por cortarme las venas. Estaba muy mal. Pronto dej√© Balmoral para buscar tratamiento, no porque odiara el lugar, sino porque me sent√≠a muy mal. El mundo se derrumbaba a mi alrededor”, relat√≥.

Busc√≥ ayuda en psic√≥logos, psiquiatras, terapeutas, pero nadie logr√≥ ayudarla. “Me dieron altas dosis de ansiol√≠ticos. Yo les dec√≠a lo que necesitaba, ellos me recetaban las p√≠ldoras. Deb√≠a mantenerlos felices. Quer√≠an ir a dormir por las noches sabiendo que la princesa de Gales no apu√Īalar√≠a a nadie. Pero la Diana que a√ļn segu√≠a ah√≠, decidi√≥ que s√≥lo necesitaba tiempo y paciencia”, record√≥.

En octubre de 1981 quedó embarazada, pero sus problemas con la bulimia no mejoraron. A eso se sumaron las clásicas náuseas matutinas, que complicaron todo el proceso.

Seg√ļn explic√≥ Diana, su complejo embarazo la convirti√≥ en un problema para la familia real, ya que nadie hab√≠a sufrido molestias como esas durante la espera de sus hijos.

POPSUGAR Australia
POPSUGAR Australia

Luego de una fuerte pelea con Carlos, donde ella le reclamó desesperada que él no la entendía ni apoyaba, la princesa aseguró que se lanzó por las escaleras.

“No me import√≥ que llevaba un hijo. Me lastim√© el est√≥mago. La Reina sali√≥ totalmente horrorizada, temblaba, estaba muy asustada. Carlos estaba cabalgando y cuando volvi√≥ se port√≥ indiferente”, record√≥.

Ni el nacimiento de William ni de Harry ayudaron a Diana a superar la bulimia y depresión que la aquejaba.

Cuando era consultada por su baja de peso, se excusaba asegurando que simplemente no tenía tiempo para comer debido a su apretada agenda y a que en cada evento debía saludar a muchas personas, por lo que no le quedaban momentos libres para comer, y además que hacía mucho ejercicio.

La Reina, en tanto, conocía el estado de Diana y culpaba a su enfermedad de los problemas maritales entre su hijo y su nuera.

“Ella me dijo que cre√≠a que esa era la raz√≥n por la que nuestro matrimonio hab√≠a ido cuesta abajo, porque Carlos ten√≠a dificultades con la bulimia de Diana”, record√≥. “Eso hizo que me diera cuenta de que todos ve√≠an aquello como un problema del matrimonio y no como una consecuencia del matrimonio”, afirm√≥.

Woman's World
Woman’s World

Diana prefirió no contarle nada de lo que ocurría a su familia y no tenía nadie a su lado que la apoyara.

Tras cinco a√Īos de matrimonio, la bulimia ya se hab√≠a salido de control y comenz√≥ a interrumpir su vida p√ļblica, en una ocasi√≥n incluso se desmay√≥ frente a un grupo de personas.

Cuando comenzó a comprometerse con su trabajo voluntario y causas sociales, la princesa se dio cuenta de lo que podría perder si se dejaba llevar por sus enfermedades.

En esa época encontró un psiquiatra que realmente la ayudó y comenzó a recuperar su autoestima.

En 1990 logr√≥ detener su bulimia, lo que le permiti√≥ enfrentar las cosas de manera m√°s madura. Dos a√Īos m√°s tarde, confes√≥ su enfermedad al mismo Morton, quien lo public√≥ en su primer libro sobre la princesa.

Luego de eso se registr√≥ un incremento en el n√ļmero de casos de bulimia reportado en Inglaterra, lo que fue llamado como El Efecto Diana. Sin embargo, no significaba que m√°s gente estuviera lidiando con la enfermedad, sino que m√°s personas hab√≠an reconocido padecer un trastorno alimenticio.

Cosmopolitan India
Cosmopolitan India

¬ŅQu√© es la bulimia?

Seg√ļn la prestigiosa Cl√≠nica Mayo, la bulimia “es un trastorno alimentario grave y potencialmente fatal”. “Es posible que las personas con bulimia tengan en secreto episodios de atracones, es decir, que coman grandes cantidades de alimentos y pierdan el control de su alimentaci√≥n, y luego vomiten, para tratar de deshacerse de las calor√≠as adicionales de forma no saludable”, explican.

Las personas que padecen este trastorno no necesariamente recurren al vómito para perder las calorías que consumieron, sino que también pueden usar laxantes de manera inapropiada, suplementos para bajar de peso, diuréticos o enemas después del atracón. Aunque en ocasiones también pueden iniciar una dieta estricta o hacer ejercicio de forma excesiva.

El trastorno puede aparecer en personas con personalidades sensibles, poca autoestima y en quienes están sometidos a un gran estrés.

Seg√ļn la cl√≠nica, entre sus signos y s√≠ntomas se encuentran:

– Preocuparse por la forma del cuerpo y el peso
– Vivir con miedo de aumentar de peso
– Repetir episodios de comer cantidades excesivas de alimentos de una sola vez
РSentir una pérdida de control durante el atracón, como si no pudieras dejar de comer o no pudieras controlar lo que comes
РForzar el vómito o hacer demasiado ejercicio para no aumentar de peso después de un atracón
РUsar laxantes, diuréticos o enemas después de comer cuando no son necesarios
РAyunar, restringir las calorías o evitar ciertos alimentos entre atracones
РUsar suplementos dietéticos o productos a base de hierbas en exceso para bajar de peso.

Si crees que sufres de alg√ļn trastorno alimenticio, puedes acercarte a cl√≠nicas especializadas, donde podr√°n indicarte a qu√© programas acceder, como:

Santiago

– Centro Aida de atenci√≥n para des√≥rdenes en adolescentes, adultos, ni√Īos y familia. Fono (56-2) 29538110

РUnidad de trastornos alimenticios del Hospital clínico de la Universidad Católica. Fono 2 2676 7000

РCentro médico San Joaquín, Fono 2 2754 8800 (Atención mental clínica San Carlos de Apoquindo)

Concepción

РUnidad de Salud Mental de la Clínica Universitaria de Concepción. Fono (41) 226 6000.

РCentro Médico Integral Lo Pequén, Unidad de Salud Mental. Fono (41) 246 8968.

Tendencias Ahora