TV y Espect√°culo
Domingo 13 enero de 2019 | Publicado a las 15:57
La antigua tradición real que la princesa Diana rompió y que Meghan Markle volvería a cambiar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Es sabido que la realeza tiene estrictas reglas protocolares, especialmente para las integrantes femeninas de la familia. Estas cubren desde cómo vestirse hasta cómo deben comportarse en el embarazo e incluso al dar a luz.

Hasta el d√≠a de hoy el nacimiento de un nuevo integrante de la familia real es un evento de conocimiento p√ļblico, por lo que cualquier cambio es inmediatamente notado.

Es por ello que llamó tanto la atención cuando la princesa Diana decidió romper con una antigua regla para el nacimiento de su primer hijo en 1982: Lady Di optó por dar a luz en un hospital.

Durante siglos las mujeres de la realeza tenían a sus hijos en sus hogares y con la ayuda de varias parteras que asistían el alumbramiento, sin embargo, Diana quiso hacer las cosas diferentes debido al complejo embarazo que había tenido.

El centro asistencial elegido por la entonces esposa del príncipe Carlos fue la maternidad Lindo Wing, en el hospital St. Mary en Paddington, donde más tarde también nacerían su segundo hijo y sus tres nietos.

En dicho lugar apresuraron el parto de Diana, seg√ļn confes√≥ la princesa a su bi√≥grafo Andrew Morton “porque ya no pod√≠a soportar la presi√≥n de la prensa por m√°s tiempo, se estaba volviendo insoportable. Era como si todos estuvieran vigil√°ndome todos los d√≠as”.

Diana, Carlos y William
Diana, Carlos y William

El 21 de junio los médicos indujeron el parto de la princesa para el nacimiento del Príncipe William, el primer heredero al trono en llegar al mundo en un hospital.

Su abuela, la reina Isabel II, en tanto, llegó al mundo gracias a una cesárea realizada el 21 de abril de 1926, en la residencia de sus abuelos maternos, mientras que su padre, Carlos, lo hizo en el Palacio de Buckingham.

Reina Isabel y el príncipe Carlos
Reina Isabel y el príncipe Carlos

La presencia del padre

Diana también abrió el camino para que los padres pudieran ingresar a la sala de partos en el momento del nacimiento, algo que estaba prohibido en el pasado, pues solo mujeres podían rodear a la madre. De hecho, se pedía que ellas ejercieran de testigos, para evitar un posible intercambio de bebés en caso de que un heredero naciera muerto.

Durante muchos a√Īos los padres ni siquiera esperaban la llegada de sus hijos en una sala conjunta. Cuando Isabel II dio a luz al pr√≠ncipe Carlos, su esposo el Pr√≠ncipe Philip estaba ocupado jugando squash en otro palacio.

Seg√ļn la revista Town & Country, ‚Äúel nacimiento de William fue la primera vez que un padre real estuvo presente en la sala de parto. Antes de la presencia de √©l, la sala de parto ten√≠a que ser completamente femenina”.

Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido con William, el pr√≠ncipe Carlos no estuvo presente para el nacimiento del pr√≠ncipe Harry, su segundo hijo. De hecho, rumores aseguran que estaba decepcionado pues √©l esperaba que fuera una ni√Īa, lo cual le hizo saber a Diana.

Diana, Carlos y Harry
Diana, Carlos y Harry

Las nuevas generaciones

31 a√Īos despu√©s que Diana rompiera el protocolo, Kate Middleton, esposa de su hijo William, sigui√≥ sus pasos y fue a dar a luz a su primer hijo en el mismo centro hospitalario.

Tanto el príncipe George como sus hermanos, la princesa Charlotte y el príncipe Louis, también llegaron al mundo en el mismo lugar, convirtiéndose en una especie de tradición que incluso siguió la hermana de Middleton, Pippa.

AFP
AFP

La tradición, sin embargo, correría peligro pues al parecer Meghan Markle, la esposa de Harry, quiere agitar las cosas y optar por otro lugar para tener a su primer hijo.

Seg√ļn han informado diferentes medios ingleses, la duquesa de Sussex estar√≠a evaluando el hospital Frimley Park, que queda m√°s cerca de su casa de campo y donde Sophie, la condesa de Wessex, tuvo a sus dos hijos.

¬ŅC√≥mo es la maternidad que presenci√≥ el nacimiento de cinco herederos a la corona?

Seg√ļn consigna el diario ingl√©s Mirror, las mujeres pagan cerca de seis y medio millones de pesos chilenos por una noche en el ala de la maternidad Lindo Wing.

El lugar proporciona un servicio de primera calidad para las embarazadas, ya que todos los pacientes reciben una habitaci√≥n privada con ba√Īo propio, que adem√°s cuenta con televisores y un mini refrigerador.

Las habitaciones o suites de lujo también están disponibles para cualquiera que esté dispuesto a pagar, y se cree que Kate dio a luz en uno de estos cuartos.

Entre otros servicios para las nuevas mam√°s se incluyen masajes y una guarder√≠a que cuida a los otros ni√Īos que pueda tener. Tambi√©n ofrece televisi√≥n por sat√©lite con los principales canales internacionales, as√≠ como radio, WiFi y peri√≥dicos.

Tienen men√ļs extensos y pueden satisfacer cualquier requerimiento diet√©tico, sin mencionar la gran variedad de vinos y champa√Īa a su disposici√≥n.

Tendencias Ahora