Las empresas VTR y Claro Chile dieron una sorpresa al mercado de las telecomunicaciones, tras acordar recientemente crear una nueva sociedad conjunta a través del joint venture.

Este negocio se está realizando a nivel de sus matrices: América Móvil (multinacional mexicana) y Liberty Latin America (proveedor estadounidense).

Claro Chile aportará su base móvil y fija, que reúne alrededor de 6.5 millones de suscriptores móviles, mientras que VTR, el líder del servicio de TV de pago y banda ancha, pondrá a disposición esta última red que actualmente está convirtiéndose a fibra óptica.

Según informaron las empresas mediante un comunicado, este acuerdo tendrá como objetivo colocar en primer plano los servicios móviles de quinta generación (5G).

La operación, que se venía negociando hace varios meses, deberá pasar primero por distintas aprobaciones regulatorias. Por parte de la empresa mexicana, fueron asesorados por Carey, mientras que de los estadounidenses se ocupó el Estudio Cariola Díez Pérez-Cotapos, se señala en el Diario Financiero.

En materia de libre competencia, Nicole Nehme asesorará a VTR (Liberty Latin America), y Pedro Rencoret a Claro Chile (América Móvil).

En el comunicado, las firmas señalaron que para 2025 se espera que la red fija del joint venture (trabajo conjunto) cubra 6 millones de casas pasadas, la mayoría de las cuales tendría acceso a infraestructura de fibra óptica.

Millonaria transacción

Dentro de las condiciones económicas de la sociedad, Liberty Latin America contribuirá con una deuda neta de US$ 1.500 millones, mientras América Móvil con US$ 400 millones. Junto a esto, la norteamericana realizará un pago a su contraparte por unos US$ 100 millones.

“Las partes esperan que el joint venture genere beneficios operativos significativos, incluyendo el correspondiente valor asociado, con un estimado de sinergias mayor a los US$ 180 millones, esperando completar el 80% de las mismas dentro de los primeros tres años posteriores al cierre de la transacción”, se detalla en el comunicado.

Además, el negocio de televisión de pago satelital de propiedad de Claro Chile, no podrá ser operado por VTR debido a las restricciones impuestas por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), luego de su adquisición a Metrópolis en 2005.

Esta mañana, los altos ejecutivos de ambas compañías se reunieron con las autoridades locales para informarles la millonaria transacción. En la reunión estuvo presente la ministra Gloria Hutt y el subsecretario de Telecomunicaciones, Francisco Moreno.