Tecnología
Miércoles 05 diciembre de 2018 | Publicado a las 09:33
El peligro del deshielo del permafrost, la capa de suelo que dejaría escapar virus olvidados y gases
Por Denisse Charpentier
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Al derretirse, los suelos fr√≠os del permafrost amenazan con dejar escapar virus olvidados y miles de millones de toneladas de gases con efecto invernadero que encierran desde hace miles de a√Īos, lo que podr√≠a acelerar el cambio clim√°tico.

¬ŅQu√© es el permafrost?

El permafrost son los suelos que est√°n congelados todo el a√Īo y que cubren el 25% de la superficie terrestre del hemisferio norte, sobre todo en Rusia, en Canad√° y en Alaska. Pueden estar compuestos de peque√Ī√≠simos fragmentos de hielo o de grandes masas y su espesor puede ser de unos metros a varios cientos.

Encierran alrededor de 1,7 billones de toneladas de carbono, es decir, cerca del doble del dióxido de carbono (CO2) presente en la atmósfera.

Mike Beauregard | Wikipedia (CC)
Mike Beauregard | Wikipedia (CC)

Con el aumento de las temperaturas, el permafrost se calienta y empieza a derretirse, liberando progresivamente los gases que ten√≠a neutralizados. El fen√≥meno, seg√ļn los cient√≠ficos, deber√≠a acelerarse.

Aceleración del calentamiento global

El deshielo del permafrost ya pone en aprietos el objetivo, anunciado por el acuerdo de Par√≠s, de limitar el calentamiento global a menos de +1,5 ¬ļC respecto a la era preindustrial, seg√ļn un estudio publicado en septiembre.

Los científicos describían un círculo vicioso: los gases emitidos por el permafrost aceleran el calentamiento, que acelera el derretimiento del permafrost.

Para 2100, este √ļltimo podr√≠a, seg√ļn el escenario menos malo, disminuir un 30% y liberar hasta 160.000 millones de toneladas de gases con efecto invernadero, alert√≥ en 2015 la investigadora Susan Natali, del Woods Hole Research Center.

Virus olvidados

Además de sus efectos climáticos, el deshielo del permafrost, que alberga bacterias y virus a veces olvidados, representa también una amenaza sanitaria.

En el verano de 2016, un ni√Īo muri√≥ en Siberia de carbunco (√°ntrax), desaparecida desde hac√≠a 75 a√Īos en esa regi√≥n.

Para los científicos, la causa se remontaba muy probablemente a la descongelación de un cadáver de reno que había muerto de ántrax décadas antes. Liberada, la bacteria mortal, que se conserva en el permafrost durante más de un siglo, infectó a numerosas manadas de renos.

La amenaza no se limita al √°ntrax. Investigadores descubrieron que en los √ļltimos a√Īos, dos tipos de virus gigantes, uno de 30.000 a√Īos de antig√ľedad, estaban conservados en el permafrost.

En esas regiones árticas, que el deshielo del permafrost hizo más accesibles para la industria minera y petrolera, los científicos vaticinan que algunos de esos virus podrían despertarse un día si los hombres remueven demasiado el subsuelo.

Por √ļltimo, el deshielo del permafrost provoca tambi√©n costosos da√Īos materiales: edificios que se derrumban, corrimientos de tierras, carreteras y pistas de aeropuerto inestables. Seg√ļn un informe de Greenpeace de 2009, las compa√Ī√≠as rusas gastaban en aquel momento hasta 1.300 millones de euros anuales en reparar las tuber√≠as, los edificios y los puentes deformados por los efectos del calentamiento global y de la fundici√≥n de tierras congeladas.

Tendencias Ahora