Blogs
Mapuches: Todos bienvenidos
Publicado por: Eric Melillanca Torres
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Alejandra Cheuquepan es una profesional del √°rea de la salud, se re√ļne semanalmente con su grupo de amigas, lee la revista Vogue, viste bien, tiene cuenta en Pinterest y su vida es acorde a su actividad.

Pedro Llanquileo es obrero, juega f√ļtbol en una liga los fines de semana. No tiene una opci√≥n pol√≠tica determinada ya que el tema le da absolutamente lo mismo, piensa que ‚Äútodos roban‚ÄĚ y gane quien gane, al otro d√≠a se tendr√° que levantar a trabajar igual.

Casos como estos se repiten en distintas ciudades. Son personas que se criaron en un ambiente como cualquier ciudadano, se les inculc√≥ patriotismo; en sus primeros a√Īos de escolaridad les ense√Īaron que sus h√©roes eran los hermanos Carrera, O‚ÄôHiggins y Prat. Se formaron como estudiantes, profesionales y trabajadores. Aparentemente, lo √ļnico que les hace diferentes al resto de la poblaci√≥n es su apellido: suena diferente, dio lugar a bromas y los dem√°s se complican al escribirlo.

Situaciones como la de Alejandra y Pedro existen miles, tal vez millones. Se nombran como ‚Äúdescendientes de mapuche‚ÄĚ, a ambos lados de la cordillera formados como chilenos o argentinos; sienten lo mapuche como lejano, no entienden de ritos, machis o lonkos. Cuando hablan de lo mapuche lo hacen hablando de ‚Äúellos‚ÄĚ y no desde un “nosotros‚ÄĚ.

Existen varios motivos para esta condici√≥n. Mucho se ha hablado de la influencia de los contenidos en planes de educaci√≥n, discriminaci√≥n, entre otros, pero por lo general se deja fuera un factor muy importante: las trabas que hemos puesto los mismos mapuche a nuestros pe√Īi y lamngen (hermanos y hermanas) para integrarse a un mundo que les corresponde por derecho propio.

‚ÄúDeben ir a las marchas‚ÄĚ, ‚Äúdeben tener vinculaci√≥n con las comunidades‚ÄĚ, ‚Äúque deben estar contra el capitalismo (imperialismo, neoliberalismo o cualquier otro ‚Äėismo‚Äô)‚ÄĚ, ‚Äúno pueden tener una vida con comodidades mientras sus hermanos lo pasan mal en las comunidades‚ÄĚ, entre muchos otros juicios. Yo, en el lugar de Pedro o Alejandra, escuchar√≠a eso y me dar√≠a una lata tremenda, no me motiva a integrarme a lo mapuche. Un pensamiento totalmente l√≥gico ser√≠a quedarse en la comodidad de la rutina diaria y no andar buscando problemas. No les pongamos cargas.

A todos esos mapuche que tienen esa inquietud y dudas de reconocerse como tales les cuento que somos un pueblo diverso, del que ustedes tambi√©n son parte. Existen personas de pensamiento muy radical y otras tambi√©n muy conservadoras; hay militantes en partidos pol√≠ticos y movimientos de izquierda, tambi√©n en partidos de¬†derecha, y quienes no se interesan en pol√≠tica; est√°n los que gustan de m√ļsica tradicional mapuche, del rock, hip-hop, m√ļsica cl√°sica; est√°n quienes no se pierden de marchas y tambi√©n quienes no est√°n de acuerdo ellas y por ello no dejan de ser mapuche.

Muchos y muchas son humildes trabajadores y as√≠ tambi√©n hay mapuches en cargos gerenciales, tambi√©n un posible candidato presidencial y hasta hace poco un subsecretario. En fin, ejemplos de diversidad hay por mont√≥n, lo importante es saber que no existen trabas, nadie puede decirle al otro c√≥mo vivir su mapuchidad ya que es un proceso personal. Lo √ļnico que debes hacer es identificarte como mapuche, nadie te lo puede negar. Son todos bienvenidos.

Nuestro pueblo vivi√≥ tres invasiones: Inca, espa√Īola y chileno-argentina. Que lleves un apellido mapuche quiere decir que eres hijo (o hija) de quienes lucharon y resistieron a todo esto y eres de los √ļltimos v√°stagos de una naci√≥n milenaria. Medita y toma conciencia de ello.

Las tecnologías de información y las redes sociales como Twitter permiten que estés a solo un click de destacados mapuche que puedes contactar y de seguro te orientarán si quieres profundizar.

Si eres estudiante de educaci√≥n superior tienes grandes oportunidades. Mucho se habla del conocimiento ancestral mapuche y est√° muy bien ¬Ņpero qu√© pasa con el nuevo conocimiento? Por lo menos yo, no quiero vivir en el siglo XVIII o XIX. Tenemos que construir el nuevo conocimiento mapuche. Sugiero considerarlo en temas de tesis y tratar los temas de tu √°rea con pertinencia cultural; por ejemplo un estudiante de medicina puede investigar la medicina mapuche, sus fundamentos y proyectarlos al d√≠a de hoy; en el √°rea de la nutrici√≥n hay un mundo por descubrir; las distintas ingenier√≠as tambi√©n tienen cabida; es conocido el caso del pe√Īi Eliseo Huencho quien incorpor√≥ elementos de la cosmovisi√≥n mapuche a dise√Īos arquitect√≥nicos, y as√≠ un largo etc√©tera. El tema que elijas te llevar√° necesariamente a interiorizarte en la sabidur√≠a de tu propio pueblo. Hay mucho por hacer.

Eric Melillanca Torres
Ingeniero Civil en Inform√°tica
Magíster (C) en Ingeniería Industrial
Presidente de Corporaci√≥n de Desarrollo Mapuche Traw√ľn

Tendencias Ahora